La condición cardíaca que puedes desarrollar al tomar demasiado potasio

·6 min de lectura
La hiperpotasemia ocurre cuando el cuerpo no puede filtrar el exceso de potasio que no necesita. El potasio adicional interfiere con las células nerviosas y musculares. Esto puede conducir a complicaciones en el corazón y otras áreas del cuerpo. (Foto: Getty)
La hiperpotasemia ocurre cuando el cuerpo no puede filtrar el exceso de potasio que no necesita. El potasio adicional interfiere con las células nerviosas y musculares. Esto puede conducir a complicaciones en el corazón y otras áreas del cuerpo. (Foto: Getty)

El potasio es un electrolito esencial que el cuerpo necesita para funcionar correctamente, pero tener demasiado potasio en el torrente sanguíneo es tan perjudicial como tener poco y podría llegar causar una condición conocida como 'hiperpotasemia'.

Esta alteración electrolítica se define como una elevación del potasio en sangre por encima de 5,5 mmol/L. Llevar una dieta rica en potasio es uno de los desencadenantes de la hiperpotasemia. Alimentos como melones, plátanos, frutas secas, zumo de naranja, frijoles y lentejas son particularmente ricos en potasio.

Sin embargo, hay otras causas relacionadas con esta condición que deberías conocer. Se sabe que los riñones ayudan a controlar el equilibrio de potasio en el cuerpo mediante una hormona llamada 'aldosterona' que le indica a los riñones cuándo eliminar el potasio. Pero cuando los riñones no funcionan correctamente y no pueden eliminar el exceso de potasio del cuerpo o si toma ciertos medicamentos, es más probable que acumules un exceso de este electrolito y desarrolles 'hiperpotasemia'.

De hecho, las enfermedades que afectan los riñones, como la enfermedad de Addison, pueden retardar la producción de esa hormona que ayuda a los riñones a filtrar el potasio.

La hiperpotasemia también se ha relacionado con ciertos suplementos y medicamentos. "Los anticoagulantes, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), los suplementos de hierbas, los de potasio, la amoxicilina y varios medicamentos para la presión arterial pueden aumentar la cantidad de potasio en el torrente sanguíneo", según recoge un artículo de WebMd.

¿Y por qué te hablo de esto hoy? Porque la acumulación de potasio en el cuerpo puede perjudicar tu salud al alterar el sistema nervioso y el sistema cardiovascular, lo que lleva a una serie de complicaciones de salud.

Como te comentaba al principio, el potasio ayuda a que los nervios reaccionen de manera correcta y respondan a la estimulación. Esto sucede a través de señales eléctricas que viajan de una célula a otra. Como parte del sistema nervioso, el cerebro también necesita potasio. Este mineral permite que las células del cerebro se comuniquen, tanto entre sí como con las células que están más alejadas. Pues bien, los cambios en los niveles de potasio se han relacionado con el aprendizaje, la liberación de hormonas y el metabolismo.

Pero sin duda, lo más crítico es que la hiperpotasemia puede causar arritmia y palpitaciones cardíacas, tal y como recoge Healthline. Los altos niveles de potasio en el cuerpo pueden interferir con las señales eléctricas en el músculo del corazón, lo que hace que el corazón lata de manera anormal.

La arritmia ocurre cuando el corazón late demasiado rápido o demasiado lento, mientras que las palpitaciones pueden sentirse como si tu corazón estuviera acelerado o saltando. Si experimentas arritmia, palpitaciones, dolores en el pecho, dificultad para respirar o pulso débil, debes comunicarte con el médico de inmediato.

La hiperpotasemia también puede causar debilidad muscular, cambios de humor, náuseas, vómitos o diarrea y entumecimiento u hormigueo en las extremidades. Dependiendo de la persona, estos síntomas pueden ser sutiles y desarrollarse de manera gradual en el tiempo, lo que dificulta el diagnóstico de la hiperpotasemia.

En muchas ocasiones los síntomas del potasio alto pueden pasar desapercibidos. Es posible que solo descubras que tienes hiperpotasemia después de unos análisis de sangre rutinarios.

Para confirmar el diagnóstico, el médico escuchará los latidos de tu corazón y te hará preguntas sobre tu historial médico, dieta y medicamentos. Es importante asegurarse de que tu médico conozca todos los medicamentos que estás tomando, incluidos los productos de venta libre, como las hierbas y otros suplementos.

Lo más probable es tengas que someterte a algunas pruebas de laboratorio para verificar el nivel de potasio en tu sangre y orina. También te pueden un electrocardiograma, llamado ECG o EKG, para detectar problemas con el ritmo cardíaco. Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón.

En cuanto al tratamiento, si la hiperpotasemias es leve, basta con ingerir menos potasio o dejar de tomar fármacos que impiden que los riñones eliminen este mineral. Si los riñones funcionan de forma adecuada, se administra un diurético que aumenta la eliminación del potasio.

El potasio se disuelve con el agua, así que para eliminarlo de verduras frescas y legumbres tienes que ponerlas en remojo durante cuatro o seis horas, cambiándoles el agua. Posteriormente, cuécelas dos veces, desechando el agua de la primera cocción. Dado el frecuente consumo de patatas y legumbres en nuestra dieta, no está de más que que apliques este método a las mismas.

Para alimentos cocidos, cambia el agua a mitad de cocción por agua nueva con la que finalizará la cocción. No aproveches el agua de cocción para salsas ni tomes el caldo vegetal.

También conviene reducir o evitar el consumo de plátanos, frutos secos, dátiles, uvas negras, uvas pasas, melón, chirimoya. Respecto a verduras crudas y hortalizas, prescinde de espinacas, apio, champiñón, ajo, hierbas aromáticas, zanahoria, etc.

Ten en cuenta que entre otros alimentos que contienen mucho potasio se encuentran: los sustitutos de la sal (sal dietética: mezclas de cloruro de sodio y cloruro de potasio), la leche, el café, los jugos de ciertas verduras y algunos preparados deshidratados para bebidas.

Por otro lado, las frutas en conserva tienen menos potasio pero se deben escurrir bien, lavar y no tomar el almíbar porque lleva disuelto el potasio.

En los casos más graves, la concentración de potasio debe reducirse de inmediato. Durante el tratamiento, los médicos deben monitorizar continuamente el corazón. Para proteger el corazón, se suele administrar calcio por vía intravenosa, pero el calcio no disminuye la concentración de potasio. Así que a continuación, se administraría insulina y glucosa con el fin de desplazan el potasio de la sangre a las células, y disminuir la concentración sanguínea de este mineral. El salbutamol (albuterol), que se aplica con un inhalador y se usa sobre todo para tratar el asma, también contribuye a reducir el nivel de potasio.

En definitiva, el organismo debe mantener el nivel de potasio en sangre dentro de unos márgenes muy estrechos. Por eso, él mismo se ocupa de utilizar las grandes reservas de potasio almacenado en las células para mantener una concentración constante de potasio en la sangre. Como te hemos contado, una concentración de potasio demasiado alta (hiperpotasemia) o demasiado baja (hipopotasemia) tiene consecuencias graves, como las arritmias o incluso un paro cardíaco.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Lleva su cuerpo al límite tras 81 días comiendo carne cruda como experimento

El agua con limón ayuda a los riñones: ¿sí o no? Hablan los expertos

Dieta DASH, ¿solución a la hipertensión o también una forma saludable de adelgazar?

8 casos en los que sí hay que tomar suplementos de vitamina D (y medir sus niveles)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente