Del Mindfulnes al Shinrin-yoku o por qué salir al bosque una vez por semana

Mónica De Haro

En el día del árbol te invitamos a sumergirte en los aromas de los bosques centenarios, viajando a través del canto de los pájaros, para curarte emocional y físicamente

Esta terapia contra el estrés también tiene un efecto antidepresivo. (Foto: Getty)
Esta terapia contra el estrés también tiene un efecto antidepresivo. (Foto: Getty)

Hoy se celebra el Día Mundial del Árbol, y es la excusa perfecta para descubrir una tendencia que nos llega desde Japón de la mano de Francesc Miralles y Hector García, autores de Shinrin-yoku donde nos dan todas las claves de este arte milenario japonés que está ganando adeptos cada año y que ha aterrizado recientemente en España.

Es una disciplina terapéutica que consiste en pasear por el bosque de una forma meditativa y muy especial para reencontrar el equilibrio. Un ‘baño forestal’ que, según han demostrado diversos estudios es muy beneficioso para la salud porque, entre otras cosas, reduce el dolor y refuerza el sistema inmunitario.

<span><em>Shinrin-yoku</em> es la solución de salud japonesa para rejuvenecer y combatir el estrés. </span>(Foto: <span class="asset-item-link"><span class="asset-item-author">Grazia</span></span>)
Shinrin-yoku es la solución de salud japonesa para rejuvenecer y combatir el estrés. (Foto: Grazia)

¿Qué es y de dónde procede?
El término ‘Shinrin-yoku’ significa literalmente “absorber la atmósfera del bosque” y fue acuñado inicialmente por técnicos de la Agencia Forestal de Japón en los años ochenta. En esta época sufrieron una dura crisis económica que llevó a miles de japoneses al suicidio y a un alto consumo de ansiolíticos.

Puede que pienses que esta técnica no va con nosotros porque los occidentales no estamos en la onda adecuada para practicarla o nos falta ese punto místico-reflexivo para sacarle jugo. Sin embargo, Miralles, periodista especializado en psicología y espiritualidad, asegura que “estamos más que preparados, ya que Europa es muy rica en bosques, y ya los celtas atribuían cualidades curativas —para el cuerpo y el espíritu— a los árboles”.

Un paseo de 15 minutos entre los árboles nos permite alcanzar una sensación de bienestar al sincronizar nuestros ritmos con los del medio ambiente. (Foto:Yahoo Vida y Estilo)
Un paseo de 15 minutos entre los árboles nos permite alcanzar una sensación de bienestar al sincronizar nuestros ritmos con los del medio ambiente. (Foto:Yahoo Vida y Estilo)

¿Qué beneficios tiene esta tendencia?

Los ‘baños de bosque’ elevan el estado de ánimo y desactivan el estrés y la ansiedad, a la vez que promueve cambios muy positivos en todas las áreas de nuestra existencia.

Las investigaciones que se están haciendo desde universidades de todo el mundo demuestran que tanto la meditación —o el Mindfulness— como el Shinrin-yoku presentan beneficios muy claros:

  • Reduce el estrés y la presión arteria.

  • Mejora la calidad del sueño.

  • Fortalece el sistema inmunitario.

  • Mejora la memoria a corto plazo y nos ayuda a relativizar.

  • Aumenta nuestro nivel de energía y el funcionamiento cognitivo.

En una caminata de baño forestal podemos apreciar el aroma de un cedro o admirar una simple flor. También detenernos para tomar un té o recostarnos en un tronco, cerrar los ojos y respirar profundo escuchando al bosque, o tocar la textura de la tierra y los troncos.

Y sobre todo, es posible obtener estos beneficios al pasear por el jardín de una casa o por un parque. “Aunque siempre es mejor un bosque frondoso con árboles centenarios, si no tenemos uno a mano, podemos sentarnos en un parque a leer un libro o a respirar aire fresco es una buena ayuda, incluso tener plantas en casa o en la oficina”, apunta Miralles.

También podéis buscar un destino Wellnes para vuestras vacaciones y disfrutar de un masaje en medio de un paraje natural (Foto: La Vella Farga).
También podéis buscar un destino Wellnes para vuestras vacaciones y disfrutar de un masaje en medio de un paraje natural (Foto: La Vella Farga).

Otra relajante y cautivadora propuesta para entrar en contacto con la naturaleza y bajar las revoluciones son los masajes antiestrés al aire libre, y no hace falta irse tan lejos, puedes disfrutar de esta terapia en sitios tan paradisíacos como La Vella Farga, una antigua masía del siglo XI situada a los pies del Pirineo catalán.

Este evocador entorno envuelto de clorofila y verde es el escenario ideal para inhalar oxígeno fresco y recibir un revitalizante y terapéutico masaje en pareja, durante el atardecer o el amanecer.

Concéntrate y pon todos tus sentidos, presta atención a los sonidos que ofrece el paisaje de la naturaleza, con numerosos efectos beneficiosos para el cuerpo y la mente. Las reconexiones conscientes actúan positivamente sobre la ansiedad y el estrés, y también disminuyen la presión arterial.

Por cierto, antes y después del paseo meditativo, los guías usan monitores para medir la presión arterial, de forma que los caminantes puedan constatar el impacto positivo en su salud del baño forestal. En concreto, los baños forestales lograron bajar en un 12,4 por ciento los niveles de la hormona del estrés cortisol, en un un 1,4 por ciento la presión arterial y redujeron la incidencia de infartos en un 5,8 por ciento.

En cuanto a los beneficios, se ha demostrado que los beneficios de unas horas de Shinrin-yoku por semana se prolongan 5 o 6 días, por lo tanto, una salida por semana puede aportarnos mucho.

¿Conocías esta terapia? ¿Te apetece probarla? ¿Qué otras técnicas de relajación conoces?

También te puede interesar:

El poder oculto del abeto (negro) que aleja las superbacterias

Ten esto en cuenta si eres mujer y buscas casa: que haya árboles