Del lenguaje sexista a los 'micromachismos' del día a día

Mónica De Haro

#Yonosoyelsexodébil, la respuesta indignada de una usuaria a la Real Academia

¿En serio te crees mejor que yo? Espabila, la igualdad entre hombres y mujeres es un hecho. (Foto: Getty)
¿En serio te crees mejor que yo? Espabila, la igualdad entre hombres y mujeres es un hecho. (Foto: Getty)

No gusta oírlo ni tampoco decirlo, pero hay que hacerlo. Porque todavía hoy las mujeres tenemos que escuchar a diario términos y comentarios machistas. Por eso cuando alguien responde alto y claro ante una ofensa, por pequeña que parezca, debemos aplaudirlo (también los hombres) y apoyarlo.

Da igual si es Meryl Streep plantando cara a un misógino y racista Trump o una usuaria anónima que ha detectado un error garrafal en el diccionario de la Real Academia Española (RAE).

Que la Real Academia defina al conjunto de las mujeres como el ‘sexo débil’ es intolerable e imperdonable. ¿En qué mundo vivimos?

Ante la polémica generada, la RAE anuncia que habrá un cambio indicando que el término ‘sexo débil’ se puede aplicar irónicamente y que representa una forma de discriminación.
Ante la polémica generada, la RAE anuncia que habrá un cambio indicando que el término ‘sexo débil’ se puede aplicar irónicamente y que representa una forma de discriminación.

“Es increíble que en los tiempos que corren se sigan permitiendo estos machismos y más en una institución tan importante como es la Real Academia Española que dice “velar por el buen uso de la lengua española”. Creo que son definiciones que no deberían existir por el mero hecho de que seamos mujeres u hombres”.

¡Ya está bien de barbaridades! Ahora nos van a oír a nosotras. (Foto: Getty)
¡Ya está bien de barbaridades! Ahora nos van a oír a nosotras. (Foto: Getty)

Con este mensaje, Sara Flores exigió a la Real Academia de la Lengua que cambie las definiciones de ‘sexo débil’ y ‘sexo fuerte’. Y también lo hizo a través de change.org

Desde ese momento el hashtag #yonosoyelsexodébil ha sido el arma de los usuarios de redes sociales para expresar su desacuerdo ante este problema. También han señalado que el lenguaje es reflejo de la sociedad, y que se debería dejar de usar estas palabras para referirse a hombres y mujeres.

Por supuesto, la RAE ha indicado que en la próxima actualización del Diccionario en la red, prevista para finales de este año, añadirá a la entrada ‘sexo débil’ una marca de uso, en la que se indicará que esa expresión se utiliza “con intención despectiva o discriminatoria”.

Por desgracia, los términos despectivos hacia la mujer y los comentarios machistas están a la orden del día. Yo misma lo he vivido en primera persona en más de una ocasión y todavía hoy me hierve la sangre al recordarlo.

Nadie es menos que nadie y todos merecemos el mismo respeto, consideración y oportunidades. ¡A por todas! (Foto: Getty)
Nadie es menos que nadie y todos merecemos el mismo respeto, consideración y oportunidades. ¡A por todas! (Foto: Getty)

En mi primer año de carrera, un prestigioso profesor y reconocido político (aún en activo) me soltó la siguiente ‘perla’ en clase delante de todos mis compañeros: “Te crees que por ser rubia y mona puedes hacer lo que quieras, pero así solo vas a conseguir que te digan ‘ábrete de piernas'”. Tal cual, así de soez. Y todo porque no saqué la nota que el esperaba de mi. Fue denigrante y pasé uno de los peores momentos de mi vida. ¡Apenas tenía 20 años! En fin… pero esto no es todo.

El verano pasado estaba de vacaciones con mi familia y salimos a cenar. Era tarde, llegábamos de viaje hambrientos y cansados, con niños pequeños. Uno de ellos se puso de pie en la silla y el camarero me espetó: “Tú que eres mujer y sabes lo que cuesta limpiar y fregar, dile al niño que no haga eso”. ¡Palabra! No son cuentos chinos ni casos aislados. Ocurre más veces de lo que pensamos. Hay mucha gente por ahí que no debería abrir la boca ni trabajar de cara al público ni, por supuesto, ostentar cargos públicos.

Emma Watson encabeza una generación de jóvenes talentosas, valientes y sin pelos en la lengua. Sus inspiradoras frases son tan impactantes como su actuaciones en la gran pantalla. (Foto: Getty)
Emma Watson encabeza una generación de jóvenes talentosas, valientes y sin pelos en la lengua. Sus inspiradoras frases son tan impactantes como su actuaciones en la gran pantalla. (Foto: Getty)

En resumen, la batalla por la igualdad debe darse en todos los ámbitos, y se empieza por el lenguaje y la educación, y se continúa dando ejemplo desde las instituciones. Los expertos califican esta manera de hablar como ‘micromachismo’ y también es una forma de discriminación contra las mujeres, muy sutil, pero lo es.

Se trata de actitudes sexistas y machistas encubiertas y culturalmente aceptadas que se ocultan detrás del lenguaje, en la publicidad (utilizando el cuerpo femenino para vender cualquier cosa) o en los medios de comunicación, donde se ‘encumbra’ a las presentadoras ser físicamente perfectas.

Junto a otras actrices como Jennifer Lawrence están plantando cara al machismo imperante en Hollywood y dando visibilidad a las desigualdades de género. (Foto: Getty)
Junto a otras actrices como Jennifer Lawrence están plantando cara al machismo imperante en Hollywood y dando visibilidad a las desigualdades de género. (Foto: Getty)

Por ejemplo, ¿recuerdas las camisetas para bebés que puso a la venta Hipercor hace unos meses? Las de ellos, de color azul, tenían la siguiente inscripción en el pecho : Inteligente como papá”. En las de ellas, en rosa, la leyenda era: “Bonita como mamá”.

Otra cosa: ¿es normal que se puedan adquirir biquinis con relleno para niñas de nueve a 14 años? Qué mensaje les lanzamos, que si no tienes unas tetas grandes no vales nada. ¿Para cuando un bañador de niños con paquete incorporado?

Y qué me dices del autobús que ha estado circulando por Madrid con este mensaje: “Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen” y “Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”.

¡En serio! No, no estamos sacando las cosas de quicio, todo cuenta. Y cada palabra y cada acción deja su poso. Nuestros niños y niñas están creciendo en este mundo, ¡qué difícil lo tienen!

Por eso, es importante detectar estas formas de manipular e influir, tanto si son comportamientos masculinos que buscan reforzar la superioridad sobre las mujeres como si se trata de adoctrinar sexualmente o incitar al odio de cualquier colectivo.

Se puede aprender a detectar estas conductas, y enseñarlas a nuestras hermanas, hijas, amigas para que no se vean envueltas en una relación tóxica. Estas son algunas de las características del micromachismo:

  • Comportamiento que intimida.

  • Control del dinero.

  • Insistencia para lograr lo propuesto.

  • Anular y no tener en cuenta al otro.

  • Hacer sentir al otro como si fuera un hijo/a (actitud paternal).

  • Abuso emocional. Hacer sentir al otro sin valor y potenciar sentimientos negativos.

  • Falta de apoyo en las realización de las tareas domésticas.

  • Limitan la autonomía de la otra persona a la vez que la sobrecargan de actividades que ellos mismos no quieren hacer.

No te calles ni aceptes como válidas estas conductas. Ponte firme y defiende tus intereses e integridad.

También te puede interesar:

¿Qué es y para qué sirve el Día de la Mujer?

Qué les pasa a los hombres cuando su mujer se queda en estado