¿Dejarías de comprar bebidas azucaradas si hacen esto?

Subir aún más el precio. Esta es la estrategia que reclaman los expertos en salud para luchar contra la epidemia de la obesidad (y destinar ese dinero a otras cosas muy útiles)

Los expertos afirman que las tasas aplicadas deberían ser al menos de un 20 por ciento y que se haga en función del contenido en azúcar que tenga la bebida. (Foto: Getty)
Los expertos afirman que las tasas aplicadas deberían ser al menos de un 20 por ciento y que se haga en función del contenido en azúcar que tenga la bebida. (Foto: Getty)

La obesidad se ha convertido en una epidemia en todo el mundo. Solo en España, el 60 por ciento de los ciudadanos sufre sobrepeso u obesidad y es especialmente preocupante entre la población infantil, ya que afecta a un 8 por ciento de las niñas y a un 13 por ciento de los niños.

Nuestro país es el segundo de Europa con más personas obesas y se estima que el coste de su tratamiento en el año 2012 fue el 7 por ciento del gasto sanitario anual, alrededor de 5.000 millones de euros.

Una de las principales causas de esta epidemia de obesidad es el consumo de bebidas azucaradas, desde los refrescos, bebidas deportivas o bebidas energéticas hasta los zumos de frutas industriales.

Además, su consumo aumenta el riesgo de caries en niños y adolescentes, el riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares, y enfermedades musculo-esqueléticas.

Ante esta situación, la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) ha elaborado un informe en el que pide a las administraciones públicas que tomen medidas para paliar esta situación. El Grupo de Nutrición, encargado de elaborar este trabajo, recomienda aumentar el precio de las bebidas azucaradas con un impuesto de al menos un 20 por ciento, e invertir lo recaudado en programas para reducir su consumo y prevenir la obesidad.

Dos de cada 10 niños españoles tienen sobrepeso y uno de cada 10 sufre obesidad, según la Encuesta Nacional de Salud. (Foto: Getty)
Dos de cada 10 niños españoles tienen sobrepeso y uno de cada 10 sufre obesidad, según la Encuesta Nacional de Salud. (Foto: Getty)

Los expertos de la SEE se muestran partidarios de que la tasa que se aplique sobre las bebidas azucaradas se haga directamente con un coste adicional por litro de bebida en función de su contenido en azúcar (impuesto fijo) para que, de esta forma, no se incite a comprar productos con mayores cantidades y precios más baratos para que el impuesto sea menor.

Pero además, piden que esta medida fiscal se acompañe de un mensaje de salud pública explícito para incrementar el apoyo de la población a la medida tomada. Por ejemplo, informando de que el objetivo es recaudar financiación para las revisiones dentales de los niños en edad pediátrica.

La SEE refleja la magnitud del problema con cifras como que en 2013 en España se consumieron 1.526 millones de litros de bebidas azucaradas, aproximadamente 34 litros por persona, el mayor consumo en hogares con niños de 6 a 15 años.

El fallo está en que cuando compramos un producto producto de este tipo no lo asociamos con el aumento de peso, la obesidad y la diabetes, ¿o ya sí? (Foto: Getty)
El fallo está en que cuando compramos un producto producto de este tipo no lo asociamos con el aumento de peso, la obesidad y la diabetes, ¿o ya sí? (Foto: Getty)

Y, a modo de ejemplo, recuerda que una lata de refrescos contiene 9 terrones de azúcar (35 gramos) y proporciona una media de 150 calorías. Por cierto, esto es lo que le pasa a tu cuerpo si consumes refrescos de manera habitual.

Para intentar cambiar los hábitos de compra proponen instaurar medidas como estas:

  1. Introducir cambios fiscales que eleven el coste de las bebidas azucaradas para desincentivar su consumo (gravar con al menos un 20 por ciento el precio de estas bebidas).

  2. Que el gravamen vaya en consonancia con la cantidad de azúcar que contengan para incentivar a la industria a reformular susproductos.

  3. Acompañar el aumento en la recaudación fiscal con:

  • Una bajada de precio de alimentos más saludables como las frutas yverduras.

  • Regulación de la promoción y publicidad dirigida a niños y adolescentes de este tipo de bebidas evitando su asociación con valores de éxito ysatisfacción.

  • Programas de prevención de obesidad, especialmente destinados a los niños yadolescentes.

También piden:

  1. Garantizar el suministro de agua potable a toda la población y regular la existencia de una fuente de agua potable en todos los centros educativos, así como en cualquier recinto de carácter público.

  2. Normalizar el etiquetado de las bebidas azucaradas que incluya, de forma visible, su contenido en azúcar, valor energético y advertencias gráficas de los riesgos para los usuarios, con un tamaño y tipo de letra estandarizados que garanticen su visibilidad.

  3. Establecer mecanismos de control de la publicidad en medios de comunicación, restringiendo su difusión en horario infantil.

  4. Generar mecanismos de control sobre el patrocinio de empresas de bebidas azucaradas en programas, actividades y proyectos que reciban cualquier tipo de financiación pública.

  5. Eliminar la oferta de bebidas azucaradas en máquinas expendedoras situadas en centros de titularidad pública opúblico-privada.

¿Estás de acuerdo con estas medidas? ¿Apoyarías esta propuesta? ¿Crees que funcionará?

También te puede interesar:

Por qué te equivocas (y mucho) cuando pides bebidas ‘light’ o ‘zero’

Cómo evitar que el azúcar que consumes a diario empeore tu salud

Deja de tomar esto, además de adelgazar (sin esfuerzo), evitarás muchas enfermedades crónicas

Sustitutos del azúcar, ¡no todos valen!

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente