Deja sin existencias de zapatos para niños a una tienda para dárselos a los más necesitados

Carrie Jernigan iba un día a comprar zapatos a sus hijos cuando una de ellas, Harper, le preguntó si podían comprarle un par a un compañero de clase. Entonces fue cuando a esta madre de Arkansas se le ocurrió la idea de comprar las existencias de calzado para niños de una tienda de la zona para garantizar que el mayor número posible de pequeños empezasen el colegio en septiembre con zapatos nuevos. Esto fue en mayo y su campaña personal no ha cesado de crecer en apoyos y donaciones.

Ante el interés despertado por su iniciativa, esta madre de Arkansas que dejó sin existencias a una tienda de calzado de la zona ha decidido abrir una cuenta para recaudar más fondos con los que ayudar a los niños en la vuelta al colegio. (Foto: Captura de la campaña en GoFundMe)

En declaraciones a Fox News, esta madre que explica que viven en una región con un alto nivel de pobreza no ha querido detallar a cuánto ha ascendido la cuenta, que incluye un total de 1.500 pares de zapatos. Lo que sí ha reconocido es que en el ticket de compra de Payless ShoeSource, establecimiento con el que llegó a un acuerdo y que se caracteriza por sus enormes descuentos, figura un ahorro de 21.000 dólares y que pagó solo una parte de ese montante.

Jernigan, que preside la Junta Escolar de Alma, la localidad de Arkansas en la que reside junto a su familia, solo pensó en que con esta acción podría ayudar a miles de niños cuando tomó la idea de su hija y la multiplicó por 1.500.

Cuando Harper le pidió si podrían comprarle un par a un compañero, esta madre le preguntó, medio broma según ella, a uno de los empleados de la zapatería “¿cuánto costaría comprar el resto de los zapatos aquí?”. Después de aquello el gerente regional se puso en contacto con ella para saber si su interés era real y al final la cosa cuajó.

Y así fue como se hizo con 400 pares de zapatos. Sin embargo, cuando estaban en la tienda recogiéndolos llegó un nuevo cargamento y decidieron continuar con la obra social que habían iniciado buscando entre la mercancía que acababa de llegar todos los que fuesen para niños.

“12 horas, 95 cajas grandes, un enorme remolque y aproximadamente 1.500 pares de zapatos más tarde, estos tres niños entusiasmados [sus hijos] pudieron comprar la tienda”, ha contado.

La idea es hacer entrega de todos los pares en un evento benéfico organizado para el próximo 10 de agosto. Con su acción, Jernigan ha conseguido movilizar a la comunidad, ya que han sido muchos los que se han interesado por su iniciativa y algunos los que han querido contribuir a ella. “La respuesta ha sido asombrosa”, añade satisfecha.

En el acto del día 10 no solo habrá zapatos, también material escolar. Además, un donante anónimo le ha hecho llegar a Jernigan 1.000 dólares para que compren más artículos y por otro lado han ido sumando otros 3.500 dólares con el mismo fin.

Ella ha ido narrando esta aventura solidaria a través de su perfil de Facebook y ante las peticiones ha decidido abrir una cuenta en GoFundMe para quienes quieran sumarse.