¡Deja de tirar comida! Cómo pasar de ‘foodwaste generator’ a reaprovechador

Pistas para evitar los errores que te llevan a desperdiciar alimentos 

Como consumidores debemos aprender a comprar, a consumir y a reutilizar las sobras. (Foto: Getty Images)

Comprar por los ojos y dejarse llevar por las ofertas están entre los errores más comunes, pero el motivo principal por el que despilfarramos la comida es que… ¡se nos olvida! 

Tal cual lo reconocen 7 de cada 10 personas consultadas: “se me estropean o caducan muchos productos antes de que puedan consumirlos”

La culpa (en parte) es de los establecimientos, y en concreto, de las promociones, que nos hacen comprar a mansalva alimentos que no necesitamos. 

Aunque, para ser francos, no vamos a tirar la piedra y esconder la mano, la responsabilidad última la tenemos nosotros, los compradores. Quienes más peligro tienen son los jóvenes de entre 25 y 34 años que viven solos. Si además eres canario o andaluz, respondes al perfil medio del consumidor español que más alimentos desperdicia. 

En concreto, el estudio sobre Hábitos de Aprovechamiento de Alimentación en los Españoles señala que los jóvenes desperdician “bastante” o “mucho”, un porcentaje que se reduce a medida que aumenta la edad del consumidor hasta llegar a solo el 8 por ciento en el caso de las personas que se encuentran en la franja de edad superior, entre 55 y 65 años.

En total, en España se desperdician 7,7 millones de toneladas de alimentos al año. Y es en los hogares españoles donde más comida se tira a la basura, representando el 40 por ciento del total, según los datos aportados por el responsable de prensa de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), Ángel Franco.

Los ‘despilfarradores’ son propensos a adquirir alimentos a través del canal online. (Foto: Getty Images)

Por sexos, son los hombres los que reconocen que tiran más alimentos, mientras que en los hogares formados por una pareja con hijos es donde menos desechan. 

Además, los hogares en los que la persona responsable de las compras trabaja fuera presentan pautas de desperdicio más elevadas, muy alejados de los encabezados por parados y pensionistas.

La mayoría de alimentos despilfarrados son alimentos sin procesar, es decir, productos que compramos y después ni siquiera son utilizados, mientras que el resto son alimentos de comida ya procesada o restos”, tal y como destaca el director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Fernando Burgaz.

Entre un 30 y un 50 por ciento de los alimentos comestibles acaban desechados. “El 80 por ciento se tiran a la basura en los hogares tal cual se han comprado. Solo el 20 por ciento son sobras”, señala Burgaz. Frutas, verduras y pan fresco son los alimentos más desechados y representan el 48,1 por ciento del volumen total de lo que se tira.

¿Sabías que uno de los alimentos que más desperdiciamos, los tomates, podrían reutilizarse para generar electricidad? (Foto: Getty Images)

La improvisación está entre los motivos principales de tanto despilfarro. Y es que tanto la falta de planificación de los menús como el no organizar bien la compra, pueden desencadenar el desastre. Acabarás comprando por azar y caerás en todas las tretas de los supermercados: segunda unidad gratis, multipacks ahorro, lo caro se ve más (lo colocan a la altura de los ojos), distribución absurda para tener que recorrerte todos los pasillos mientras buscas los productos básicos, diseminados sin sentido por toda la tienda… En fin, ¿qué te voy a contar que no sepas?

Si no quieres que te den gato por liebre sigue los consejos de los expertos. “El consumidor tiene que organizarse, planificar los menús y no dejarse llevar por ofertas si no lo necesita”, aconseja Gemma Trigueros, coordinadora de alimentación de la OCU. 

No congelar los productos, cocinar demasiada cantidad y consumir lo primero que se compra porque “es más apetecible”, dejando que otras cosas caduquen, son otros fallos muy habituales.

Te lo repito una vez más, para evitar cometer estos errores es necesario planificar los menús, congelar raciones para otros días y reutilizar los restos de las comidas para elaborar purés, ensaladas, croquetas o bocadillos.

Guarda las sobras en el momento, en porciones individuales y mételas en el congelador si crees que tardarás en consumirlas. (Foto: Getty Images)

Otra clave para aprovechar lo que compramos está en la nevera. Es importante organizar bien el frigorífico y seguir las instrucciones de almacenamiento, conservación y preparación que aparecen en las etiquetas de los alimentos.

También ayuda “hacer una lista de la compra, tratando de elegir productos locales y de temporada, y ceñirse a ella evitando tentaciones”, añade Pilar Cervera animó desde la Escuela de Nutrición Francisco Grande Covián del Instituto Danone.

Más consejos para no desperdiciar alimentos:

  • Cuidar la rotación de alimentos en casa para que no se estropeen, consumiendo primero lo que lleve más tiempo almacenado (y cocinado).
  • Ajustar las raciones a la hora de cocinar.
  • Comprar a granel y en mercados cercanos al domicilio.
  • ¡Orden y limpieza! Si colocas unas cosas delante de otras tapando aquellas que llevan más tiempo, al abrir la nevera no las verás y… siempre usarás las últimas que has comprado. Luego no te extrañes de ver comida en mal estado.
  • Usa siempre recipientes o film transparente, así podrás ver el contenido sin necesidad de abrirlo.  
  • Una vez a la semana revisa la despensa y ordena la nevera, apuntando lo que no hay o lo que se va a acabar.
  •  Lo ideal es que la nevera esté entre 1 y 5º C y el congelador a -18º C; además, tendrías que dejar los alimentos, paquetes y demás comida sin amontonar, separada de la paredes y del fondo.
  • Aprende a distinguir entre fecha de caducidad (que implica un riesgo para la salud cuando vence) y consumo preferente (se trata de una pérdida de calidad). 

También te puede interesar:

Cuanto más romántica sea tu cita peor comerás

Los productos bajos en grasas y en calorías no engordan, ¿seguro?