Un aficionado consigue mejorar el trabajo de Star Wars con las escenas retocadas de la Princesa Leia y Moff Tarkin

·2 min de lectura

Los deepfakes, esos vídeos que reemplazan rostros o retocan escenas clásicas del cine, han proliferado tanto en redes sociales que ya consiguen incluso superar a los expertos más consagrados en efectos especiales de Hollywood.

Si hace unos meses veíamos cómo un usuario de YouTube conseguía superar los criticados efectos de rejuvenecimiento de El Irlandés, ahora es el turno de Rogue One: una historia de Star Wars.

Cartel de Rogue One: una historia de Star Wars (Lucasfilm)
Cartel de Rogue One: una historia de Star Wars (Lucasfilm)

Los fans de la saga galáctica recordarán que el primer spin-off se remontaba a los inicios de la historia, precisamente al epílogo original de la primera película, contando la misión que llevan a cabo un grupo de rebeldes para obtener los planos de construcción de la Estrella de la Muerte. Planos que llegan a manos de Leia en la cinta de 1977. Para ello la historia necesitaba recuperar personajes del pasado, pero manteniéndolos tal y como se veían por entonces.

De esta manera, la cinta sorprendió a los fans con la aparición de Gran Moff Tarkin y la Princesa Leia incluyéndolos a través de efectos especiales. En el caso del gobernador del Imperio Galáctico no tenían más remedio dado que el actor Peter Cushing murió en 1994, y a Carrie Fisher necesitaban rejuvenecerla tanto que fue una de las tareas más arduas del equipo de CGI (la cinta se rodó en 2015 y Carrie moría a finales de 2016).

A pesar de los esfuerzos, el resultado no fue perfecto y muchos fans criticaron la exageración ficticia de las imágenes. Pues unos años después un aficionado ha conseguido solucionarlo.

Resulta que el mismo usuario que nos trajo las mejoras de El irlandés, Shamook, logró mejorar el trabajo que hizo el spin-off galáctico y el resultado es realmente sorprendente. El realismo está más logrado y resulta más difícil detectar que se trata de efectos especiales.

Mientras Rogue One creaba una imagen de Tarkin exagerando sus arrugas, los huesos de la mejilla y una piel más oscura, el deepfake suaviza las facciones para conseguir un resultado más realista y convincente. Es cierto que resulta un tanto plástico, pero el resultado se parece más al Cushing real.

Luego es el turno de ver la labor conseguida en el caso de la princesa Leia. La imagen aparece al final del vídeo redirigiendo a otra pieza audiovisual dedicada a ella y publicada unos meses atrás. En él podemos ver la alta definición que el aficionado logra aportar a la escena final del personaje, añadiendo más contraste. En este caso, Shamook revela que le llevó 24 horas conseguir el resultado.

Sin dudas la tecnología casera de los deepfakes no tiene nada que envidiarle a los costosos efectos visuales de Hollywood.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente