Cómo decorar un salón rectangular: las mejores ideas

·3 min de lectura
Photo credit: Ikea
Photo credit: Ikea

Aunque el salón sea el espacio estrella de nuestra casa, a veces su tamaño puede no ser el más óptimo, especialmente si tiene una forma rectangular. Porque una habitación alargada pero algo estrecha puede tener numerosas limitaciones que debemos tener en cuenta para que siga siendo funcional y estético. Aquí cada centímetro cuenta. Pero, no te asustes, con estos consejos para decorarlo y distribuirlo, tendrás un salón de diez.

Sé selectivo

Con un salón de forma rectangular, una de las primeras medidas es decidir qué muebles quieres incluir y qué muebles no. Puede parecer una obviedad pero si es un espacio estrecho, especialmente si tiene menos de cuatro metros de ancho, puede que tengas que renunciar a determinados muebles demasiado voluminosos o deberás unificar espacios. No es un drama. Con inteligencia y buenas ideas podrás tener todo lo que necesitas.

Photo credit: DR
Photo credit: DR

Piensa en línea

La mejor manera de distribuir un salón rectangular es con los muebles ubicados en línea recta y contra las paredes. ¿El motivo? Poder generar espacios de paso en el centro de la estancia. Obviamente todo dependerá de las medidas de tu salón pero si por ejemplo no tiene más de cuatro metros de ancho no es aconsejable que enfrentes sofás para que no sea incómodo pasar por el centro. Otra opción es que pongas los muebles creando una especie de X, aunque no es lo más cómodo, así podrá esquivarlos fácilmente.

Photo credit: Planete Deco
Photo credit: Planete Deco
Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

Fíjate en la forma de los muebles

Lo ideal en un salón de este tipo es que elijas muebles estrechos y alargados. Son buenas opciones un aparador (puedes echar un vistazo a estos aparadores que te van a encantar) o una cómoda y sillas o butacas pequeñas pero puede que, por ejemplo, tengas que renunciar a mesas de comedor voluminosas o circulares. ¿Un consejo? Las mesas extensibles y los muebles con ruedas pueden ser tus mejores amigos.

Photo credit: Patricia Gallego
Photo credit: Patricia Gallego
Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

Elige bien el sofá

El sofá es el rey de cualquier salón, pero no puedes elegir cualquiera: tienes que elegir el sofá ideal para ti. Lo ideal en un salón de formas rectangulares es que, obviamente, se adapte al espacio necesario. Por eso, si tu salón es estrecho, lo mejor es que no tenga chaise longue, a no ser que los sitúes al fondo de la estancia aprovechando la esquina. ¿Lo mejor? Elegir sofás modulares o con chaise longue independiente. Podrás modificar su forma dependiendo de las necesidades de cada momento.

Photo credit: Estudio Las Pían
Photo credit: Estudio Las Pían

Apuesta por las alfombras (pero sin excesos)

Las alfombras en el salón pueden ser especialmente útiles para delimitar espacios de forma visual. Por ejemplo, puedes elegir diferentes modelos para definir la zona de comedor, la zona del sofá o espacios de conversación más sociales. Si cuentas con balcones, una pequeña alfombra justo a su entrada también quedará bien. Eso sí, al igual que con el resto de muebles, debes hacerlo con mesura. Demasiadas alfombras o textiles pueden saturar el salón y, en caso de que este sea pequeño, restar luz y sensación de amplitud.

Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

Recuerda que tienes paredes

A veces parece que se nos olvida que tenemos paredes y estas pueden ser un espacio fundamental para instalar piezas de almacenaje o decorativas. Por ejemplo, si tu salón no cuenta con espacio para una librería, prueba a poner unas sencillas estanterías. Si las plantas molestan en el suelo para desplazarse, cuélgalas del techo o de la pared. Las opciones son múltiples y, siempre que no satures, demasiado el espacio, muy útiles.

Photo credit: Cody Guilfoyle
Photo credit: Cody Guilfoyle

Juega con los efectos visuales

Para que de la sensación de que tu salón rectangular es más amplio puedes probar numerosos trucos. Además de aprovechar al máximo la luz, puedes instalar espejos decorativos que lo han más grande o fomentar las vistas al exterior (si tienes balcón o terraza, será perfecto), para que tu salón parezca no tener fin.

Photo credit: Belén Imaz
Photo credit: Belén Imaz