Por qué no deberías cortarte el pelo en casa como ha hecho Helena Christensen

·3 min de lectura

Las vacaciones fuera de nuestra ciudad también nos alejan de uno de los profesionales de belleza en el que más confiamos: nuestro peluquero. Una situación que podemos remediar con productos capilares de calidad (como estas mascarillas) que mantengan el cabello nutrido y el color bonito, aunque hay quien prefiere la opción más radical: cortarse el pelo estropeado... ¡en casa! Así lo ha hecho la modelo Helena Christensen, que ha confiado en su sobrina, Sarah-Sofie Sonne, para despedirse de su melena larguísima y pasarse a un long bob. Y aunque el resultado, en este caso, ha sido de lo más satisfactorio y está guapísima, los expertos avisan de que coger las tijeras y lanzarnos a cortar centímetros no es muy buena idea.

VER GALERÍA

helenachristensen-pelo-2z
helenachristensen-pelo-2z

- Cómo cuidar tu pelo en verano: mitos y verdades según nuestro experto

Parece que las mascarillas hidratantes y los protectores térmicos no han sido suficientes para salvar la melena de Helena Christensen del daño del sol, la sal y el cloro, y la modelo ha tenido que despedirse de ella a golpe de tijera. La top compartía divertida el antes y el después de la sesión de peluquería, que corrió a cargo de su sobrina. "Se siente bien", escribía Helena en referencia a que su nuevo corte de pelo, una melena a la altura de los hombros, es mucho más fresquita que el pelo larguísimo que llevaba antes. La danesa-peruana de 53 años ha sumado casi 1.000 comentarios alabando el cambio de look; sin embargo, afirman los profesionales de que estas transformaciones no deberían hacerse sin asesoramiento experto.

VER GALERÍA

helenachristensen-pelo
helenachristensen-pelo

- Todas las tendencias en peinados, corte y color de este verano

Por qué no es buena idea cortarte el pelo en casa

“Dar estilo a la melena requiere una técnica que tú, por mucho que sepas, es difícil llevar a cabo, además de que es incómodo", nos explicaba María Baras, del salón Cheska, sobre la razón número uno por la que no debes cortarte el pelo a ti misma. En el caso de Helena, fue su sobrina quien lo hizo, con lo que no le afectaría este argumento, aunque tal vez sí el siguiente: las tijeras deben ser especiales (como estas) y estar muy bien afiladas. 

"Si usas una tijera que no está muy afilada, rasgas un poco la cutícula y el pelo no queda bonito, no queda nítido, ni pulido. Es curioso, pero puedes provocar hasta encrespamiento con un mal corte", avisaba la estilista de Cheska. Y Daniele Sigigliano, estilista de The Blow Dry Bar, especificaba que “las tijeras especiales para cortar el pelo son de titanio y están más afiladas que las comunes, además de que terminan con una punta específica que ayuda a cortar el pelo. Una tijera de peluquero, si se utiliza para cortar papel, se estropea".

Incluso si cumples los requisitos anteriores, cortarte el pelo en casa puede ser una pésima decisión si no conoces qué estilo y técnica sientan mejor con tu tipo de cabello. No debe cortarse igual un pelo rizado que uno liso, uno fino requerirá algunas capas estratégicas aunque si tiene demasiadas puede verse pobre, una melena gruesa tiene que descargarse... Este es el principal argumento de los peluqueros profesionales para que te pongas en sus manos: ellos sí saben cómo tratar cada clase de pelo.

VER GALERÍA

helenachristensen-pelo-3z
helenachristensen-pelo-3z

¿Y qué pasa con el flequillo?

En el caso del flequillo, sí puede resultar más sencillo acertar al cortarlo en casa, aunque también debes tener en cuenta el tipo de pelo y, si existieran, los remolinos del inicio del cabello. Además de contar con unas tijeras muy bien afiladas, Eduardo Sánchez nos aconsejaba que "si no eres una profesional de la peluquería, es fundamental que el cabello esté seco: en mojado es más fácil equivocarse con la longitud". El estilista detallaba el paso a paso a seguir:

1. Desenredar el cabello con un peine de púas fijas.
2. Buscar el punto dónde se curva la cabeza: "Ahí es desde donde marcamos el flequillo, separando el pelo en forma de triángulo desde ese punto hasta tres cuartos de la ceja".
3. "Usa los dedos (índice y corazón) para controlar el largo que buscas. El sobrante que queda por encima es lo que tienes que cortar".