Por qué deberían darte igual los pezones de Jennifer Aniston

Uxía Prieto
Jennifer Aniston recogiendo el SAG a la Mejor actriz en una serie dramática por su papel en The Morning Show.

Jennifer Aniston fue la protagonista absoluta de la gala de los premios del Sindicato de Actores (SAG) que se entregaron el domingo por la noche. La actriz se llevó la estatuilla como Mejor actriz en una serie dramática por su papel en The Morning Showy su reencuentro con Brad Pitt corrió como la pólvora en redes sociales. 

Pero la velada tuvo otros protagonistas involuntarios cuando Aniston subió a recoger su premio: sus pezones. Sí, en 2020 muchos en redes sociales se dedicaron a comentar como algo negativo que el vestido de satén blanco de la actriz marcaba sus pezones, en lugar de prestar atención a las palabras de Aniston, que agradecía visiblemente sorprendida a su compañera Reese Witherspoon y a las creadoras de la serie. 

Le pasó lo mismo a Anne Hathaway cuando ganó su Oscar por Los Miserables. Una actriz recibiendo el premio más importante de la industria del cine y la mitad de los espectadores comentando que la silueta de su vestido marcaba sus pezones en las fotos y que debería haberlo planificado de antemano. Todo mal. 

No es la primera vez que Aniston es sometida a un escrutinio público por este tema, ya lo vivió durante su etapa en Friends. Años después, la actriz habló de ello en una entrevista en Vogue cuando la nombraron ‘pionera’ del movimiento #Freethenipple, que lucha contra la censura del pezón femenino en plataformas como Instagram. 

“¡No sé ya qué decir! Tampoco sé por qué debería avergonzarme de ello, es solo mi pecho”, explicó Aniston, que en otras entrevistas ha confesado que la prensa “había avergonzado sus pezones” durante años cuando protagonizaba Friends.

En la noche del domingo Aniston demostró que hay vida para ella más allá de Rachel Green. La actriz se llevó el galardón por su interpretación en The Morning Show, una serie que no...

Sigue leyendo en El HuffPost