De persona 'hiper-ocupada' a activa, una transformación que te cambiará la vida

Si te animas a dar un pequeño giro a tus costumbres podrás librarte del estrés en el que estás sumergido y disfrutar de cada momento. Solo tienes que ampliar el número de pasos diarios caminados

(Foto: Getty)

Es la propuesta de Juan Antonio Sánchez Verona, creador de Global Nordic Walking, uno de los portales más activos de la popular marcha nórdica: abandonar la vida sedentaria y ponerse en forma… caminando.

Así te unirás, de uno u otro modo, al fenómeno mundial que promueve el ‘desplazamiento activo’. Es una actividad sencilla que está al alcance de todos; tu organismo y tu talante están predispuestos a ello. Independientemente del tiempo de calidad que emplees a lo largo del día en el entrenamiento, andar dará perspectiva (y un nuevo significado) a tu vida.

Es lo mejor que puedes hacer para mantener una buena salud física y mental. “Caminar por caminar suele producir una sensación positiva en quien lo lleva a cabo. Llega a ser la consciencia de ser humano y uno mismo”,  asegura este instructor de la escuela de Guadarrama de Madrid, que acaba de publicar el libro Andar es Salud’ (Planeta).

“Si ya caminas de manera habitual batiendo todos los récords que te planteaste y se te queda pequeño el barrio, eres un firme candidato para la marcha nórdica. Es la evolución necesaria para ti”, nos cuenta el experto. (Foto: Getty)

Es un reto alcanzable

Aunque empezar a caminar de formar deportiva cuesta, no importan los intentos frustrados, ni lo difícil que parezca, porque es posible empezar a practicar ejercicio aquí y ahora. Las bases genéticas están ahí, para exprimirlas, es la naturaleza humana, aunque fracasemos una vez volveremos a intentarlo.

Y es que según nos cuenta Sánchez Verona,”no es fácil adquirir un hábito nuevo. Hay personas más proclives a dejarse seducir por esta nueva actividad, y otras menos predispuestas a ello. Y es que todos encontraremos motivos para justificar la dilatación del comienzo: no tendremos el calzado más apropiado o hemos elegido para empezar la época más lluviosa del año… o la más calurosa”.

Aunque sea haciendo turismo por la ciudad, caminar a un ritmo constante evita la ansiedad, disminuye la presión sanguínea, ayuda a bajar el colesterol y mejora la capacidad pulmonar. (Foto: Getty)

Sin embargo, no hay que dejarse llevar por excusas, cualquier momento es oportuno para  ponerte a caminar, y esos pequeños obstáculos se irán solucionando poco a poco. Eso sí, antes de empezar deberías tener claras estas tres cosas:

  • Calentar es el primer paso

“Para enfrentarte a la realización de ejercicio a cualquier nivel, debes ser cauto. El cuerpo está diseñado para moverse y ejercitarse, ese es su estado natural, en este sentido nunca te infravalores, pero tampoco te sobrevalores. Hay veces que creemos que ese calentamiento inicial es para
‘aquellos’ que lo necesitan, que es una pérdida de tiempo de aquellos ‘débiles’. Nada más lejos de la verdad”.

  • Andar tiene su técnica

“Si realizas correctamente la técnica de caminar conseguirás incrementar al máximo sus propiedades saludables y obtener más y mejor entrenamiento con el necesario aumento también de las calorías
consumidas. Todo ello ha de ser ya en este momento objetivo prioritario para ti. Cualquier mínimo cambio en la técnica tal vez no tenga una repercusión inmediata evidente, pero su repetición en el tiempo evidenciará sus efectos antes de lo que imaginas”.

  • La hidratación debe ser continua

“Durante la práctica deportiva es esencial que no bebas solo cuando tengas sed. Hay expertos que dicen que si nos limitamos a beber cuando el organismo nos lo demanda, repondremos solo la mitad de lo que en realidad necesitamos. Lo que es correcto es marcarse una pauta a la cual ser fieles”. En cuanto a los beneficios de caminar, al poner un pie delante del otro notarás que andar te sienta bien porque…

Despeja la mente
Caminar es motor de creatividad, ese andar asociado a la reflexión y al pensamiento, ese andar que nos hace libres y nos inspira; el caminar que nos permite descubrirnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea, el que responde a las más difíciles de las preguntas.

Mejora la autoestima
Al caminar de forma deportiva tomamos consciencia corporal, percibimos cada uno de los cambios producidos y mejoramos la autoestima, pero de forma totalmente justificada, ya que esta actividad nos embellece en el más amplio sentido que le queramos dar a la palabra.

Te mantiene sano
La mayoría de la gente practica ejercicio físico para reducir el riesgo de enfermedades crónicas comunes, mantener un buen estado de salud física y mental, movilidad, autonomía… Y es que como recalcan los expertos, caminar media hora diaria ayuda a reducir calorías, bajar de peso y a mantener una buena salud cardiovascular.

Sin duda esta es la motivación principal: “Quiero perder peso, así que voy a caminar. Me siento pesado, me canso, me fatigo, quiero cambiarlo”. Sí, es la motivación más simple, hacerlo por salud y prevención. Pues vale! Es una buena razón, hazlo. Pero recuerda que “debes disfrutar el camino, y prepararte para ello. Siempre es mejor hacerlo en grupo, buscar ayuda y guía, buscamos motivaciones, no lesiones ni frustraciones”, concluye el experto.

También te puede interesar:

Bailar o entrenar, ¿qué es más saludable?

¿Cómo quema grasa este mediático cocinero y polémico presentador?

Hacer esto 10 minutos al día te despeja más que el café