David de María presentará su nuevo disco tras el verano

Por María Larrocha
Photo credit: Warner

From Diez Minutos

David de María tenía diseñado un 2020 lleno de planes, pero la pandemia le ha desbaratado bastante el año. “Hay que ser positivos y tomárselo con filosofía”, nos cuenta David a través del teléfono. El cantante lanza en septiembre su nuevo disco, 'Capricornio', un álbum luminoso a pesar de estar compuesto en una etapa vital de cambios y zozobras.

David, ¿cómo estás viviendo estos días de confinamiento?

En Madrid y con optimismo. Estoy en casa tocando más que nunca y disfrutando de mi hijo, Leonardo, cuando lo tengo conmigo. Lo que se me hace raro es dormir dos meses en la misma cama. Llevo veinte años de gira, en hoteles, y ahora noto que hasta la espalda se me está poniendo mejor. A mí el confinamiento me está viniendo bien, pero quizás es que por fin estoy superando la crisis de los cuarenta (risas).

Lo malo es que has tenido que aplazar el disco.…

Sí, finalmente sale después de verano. Y creo que es un acierto. Yo soy un artista con un público al que le gusta tener su álbum físico, disfrutar de la portada…Creo que sería un error lanzarlo sólo en digital.

Supongo que echarás mucho de menos el escenario.

La verdad es que echo más de menos a mi hijo cuando no lo tengo, pero sí, no estoy acostumbrado a estar tantísimo tiempo sin subirme a tocar. Hemos tenido que parar los ensayos de la gira. Yo llevo a 25 personas: gente que monta y desmonta el escenario, músicos, técnicos… Son familias que lo están pasando mal. Hay que unirse para pedir ayudas. Yo, como muchos otros cantantes, vivimos al día y sobrevivimos si salimos de gira.

Hablemos del disco, dices que tu hijo te ha inspirado en cada canción.

Sí, me acompañaba con la batería cada vez que estaba componiendo. Leo me ha ayudado a recuperar frescura: vuelvo con mi pop andaluz, sin miedo a mi manera de cantar. Hace más de cuatro años que no me ponía a escribir un disco de larga duración y estas canciones han salido de mi propio confinamiento personal.

Photo credit: Warner

Entonces, ¿ayuda la tristeza a escribir o es un mito?

Yo creo que cuando estás superando el desierto es cuando salen las mejores canciones. Pero antes tienes que estar metido de lleno en él para escribir de verdad. Suena un poco masoquista, pero…

¿Y qué te dice Leo de esas nuevas canciones?

Es curioso, le sigue gustando más el disco anterior. Supongo que porque estaba grabado en directo y tenía un punto más rockero. Está loco con la batería y la verdad es que ya es capaz de tocar los once temas nuevos a su manera.

Pues menudo artista. ¿Y si te sale músico?

Uy, mira. Tiene un abuelo médico y otro bombero, un tío mecánico, otra tía sanitaria…Yo creo que puede encontrar un abanico importante. Esta es una profesión difícil, yo lo que quiero es que sea feliz y tenga salud, aunque suene a tópico.

¿Cómo eres como padre?

He descubierto facetas en mí que no conocía. La paternidad me ha tocado muy de lleno, muy hondo. He sido papá a los 40 y lo fui en el momento adecuado, cuando ya estaba muy vivido. He podido coger las riendas bien.

Te separaste de tu mujer (Lola Escobedo) en 2018 y ahora disfrutas de Leo sólo los días que te corresponden.

Los momentos que le tengo son ahora más intensos. Leo ha estructurado muy bien la situación y los sentimientos hacia sus padres. Sin saberlo, está siendo una pieza fundamental de equilibrio y de entendimiento.

Photo credit: Warner

Si pudieras verte con veinte años, ¿qué te dirías?

Yo era un potrillo desbocado… En lo personal no cambiaría nada porque eso significaría no tener a mi hijo, pero en lo profesional, sí. Yo era un chaval que vine de provincias y que no sabía nada de cómo se repartía el pastel. Tenía que haber luchado más por mi obra. A las nuevas generaciones siempre se lo digo, que tienen que ser dueños de sus canciones..

¿Tienes ganas de volver a enamorarte?

Estoy tan enamorado de Leo que no tengo energía. Me siento tan pleno con él, me necesita mucho todavía. Al final, en una relación, y sobre todo cuando has pasado tantos altibajos en tu vida, te compromete a entregar mucho de ti. Y ahora no me apetece. Seguro que la vida me llevará de manera natural a esa persona con la que conecte, pero sin prisa.