David Drios, culturista: "Falta calidad y definición en algunas estrellas de Mister Olympia"

·8 min de lectura
Photo credit: David Drios
Photo credit: David Drios

En redes sociales hay gente que te llama la atención por su nulo conocimiento del fitness, pero también hay otros, como David Drios, que te enganchan por su sinceridad y pasión por el culturismo clásico. Culturistas como él, amantes de los hierros, que se dedican a entrenar y decir lo que piensan, huyendo de modas y falsas creencias sobre este deporte. Hemos charlado con él y no ha contado todo: desde sus entrenamientos, a cómo ve el panorama actual de Mister Olympia o el abuso en el consumo de esteroides.

¿Cómo te iniciaste en el culturismo?

Es curioso, te cuento... Tuve de adolescente varios amagos, pero no me enganchaba nunca. Con 14 años estaba muy gordo y, a partir de los 15, empecé a adelgazar, pero sin hacer deporte. Me quité comida sucia, crecí un poco, pero estaba muy blando, delgado y con mucho pellejo. Con 19 me eché novia y un día que me acompañó a comprar ropa, en el probador me daba vergüenza quitarme la camiseta, y ahí decidí que me apuntaría al gimnasio en serio. Desde ese día, hasta hoy, ¡sin parar!

¿Te imaginabas conseguir el físico que tienes ahora?

Nada, imposible... Sobre todo porque, como tantos que empiezan, mi objetivo era estar marcadito.

¿Qué te piden tus clientes nuevos cuando llegan?

Siguen pidiendo lo mismo que antes. Pero la diferencia en relación a cuando yo empecé, es que antes no había redes. Ibas al gimnasio y para ti todo era un mundo nuevo, desconocido, y ahora los chavales llegan muy resabiados por lo que ven en YouTube e Instagram. Hay chavales que vienen sin estar formados físicamente y que ya quieren hacer peso muerto, por ejemplo, o sentadillas, antes de tocar antes alguna máquina para coger una buena base y tener algo de fuerza.

Photo credit: David Drios
Photo credit: David Drios

¿Tienes mucha paciencia con ellos?

Realmente cuando te vienen estos chavales, te preguntan por la técnica de un peso muerto, por ejemplo; pues siempre les dejo el consejo de que lo hagan más adelante. Me lo tomo con paciencia y filosofía.

¿Fuiste muy autodidacta?

Nosotros tuvimos el problema de que no había mucha gente que controlara. Éramos un poco autodidactas sí, nos metíamos en algún foro y yo di con un foro en el que se hablaba con mucho nivel; de hecho, muchos ahora están entre los mejores preparadores de España. Y aprendí cosas interesantes.

¿Ha evolucionado mucho el mundo del culturismo en estas últimas décadas?

No sé qué decirte... El culturismo clásico, a los que llevamos entrenando desde hace años, es lo que nos gusta, nos engancha y nos parece bonito. Diría que ha cambiado en el aspecto comercial; ahora se busca mucho más el negocio, y en todo además.

¿A nivel de competición y Mister Olympia, cómo ves el panorama?

La tendencia en los últimos 3, 4 años es que en Mister Olympia no se están presentando físicos con una calidad y definición de años atrás. Este año igual se ha apurado un poco más, pero ha habido la sensación de que a algunos culturistas, como el campeón Big Ramy, les faltaban un par de semanas o tres de preparación para salir con un nivel de sequedad que llame la atención. Menos Hadi Choopan y alguno más, es lo que se ve. Y eso se extrapola al nivel nacional también. Es mucho más fácil ganar un overall, el absoluto, a una persona de los superpesados que no llevan un punto apurado que a alguien de los pesados que llevan un punto mejor. Se busca más el tamaño muscular y la apariencia, que sea una person alta con masa muscular a otra más pequeña con más masa muscular en proporción y un punto más extremo.

¿Quién ha sido tu modelo a seguir?

Siempre recuerdo la época en la que me enganchó la competición y el Olympia, y el campeón era Phil Heath. Antes había visto pósters en el gimnasio de Ronnie Coleman o Jay Cutler. Pero Heath me pareció un tío con carisma y un físico más bonito; con una línea un poco más de muñeco. De él me gustaba eso, que cuando empezó las proporciones que tenía, la línea esa tan bonita, las redondeces con una cintura estrecha, ¡era brutal!

¿De la nueva generación quién te gusta?

Sigo mucho a Brett Wilkin, que estuvo en el Arnold Classic. Salvando las distancias es la línea más parecida a la de Phil Heath. Y Shaun Clarida, en 212, nos gusta mucho a mi mujer y a mí por esa proporción y redondez que tiene; es un tipo masivo, denso y bonito.

¿Cómo es vuestro entrenamiento?

Yo hago un grupo muscular por día de la semana; pero con el pecho meto el tríceps y con el hombro el bíceps, y luego lo repito un día para el brazo solo.

¿A nivel muscular cuál es tu punto fuerte y el débil?

Me dicen que mi punto fuerte son los hombros, pero yo creo que es la espalda, como dice mi chica. Y el pecho es un grupo muscular que, aunque yo esté relajado, se me ve siempre denso y grande. Los hombros si estoy relajado no se me ven tan grandes. El punto débil, como al 90 por ciento de este deporte, son los gemelos, y los brazos, que llevo años luchando contra ello. Los brazos me agobiaban mucho de crío, porque siempre están a la vista, pero ahora prefiero meter más carne en las piernas que en los brazos. Hacer pierna me llena mucho.

¿Por qué te gusta tanto entrenar pierna?

Es que me encanta. Antes me divertía más la espalda, pero ahora el tren inferior. Me parece muy sacrificado, pero muy satisfactorio también. Alguien fuerte lo ves en las piernas y en la espalda.

¿Eres más de prensa o de sentadillas?

Más de prensa, sin duda. Sobre todo porque la sentadilla libre con todos los años que llevo entrenando me parece muy divertida, y la hago cada mucho, pero la proporción de beneficio muscular a esfuerzo y dolores, pues no me es rentable. Así que soy más de prensa que de sentadilla. Pero para mí en un entrenamiento de pierna debe haber una prensa y una variante de las sentadillas.

¿Con qué grupo muscular sufres más?

Con el bíceps. El picor y la incomodidad de los bíceps es fastidioso.

¿Hay que entrenar bien las abdominales?

Desde luego, aunque yo no lo hago tan bien como debería, es un fallo que tengo, pero por tiempo y aburrimiento me cuesta. Cuando llego al punto de competición sí que tengo el abdomen marcado, pero en cuanto no tengo un porcentaje graso bajo, me cuesta marcarlo. Luego hay personas que, por genética o por entrenarlo mucho, lo marcan con un porcentaje de grasa algo alto, estando en volumen. Y eso me da mucha envidia (risas).

Photo credit: David Drios
Photo credit: David Drios

¿Cómo ha sido tu experiencia a nivel competitivo?

Las dos primera competiciones fueron experiencias malas. La primera fue una preparación muy dura, de pasar mucho hambre y luego el día de la competición no me lo pasé bien, y quería acabar cuanto antes, casi me voy incluso. Aun así hice un podio, fue en Málaga y logré un tercer puesto. Y la segunda me quedé sin competir directamente; fue en Oviedo y cogí una gastroenteritis los días de antes. Y cogí miedo a que me volviera a pasar. Por suerte, la siguiente vez me ayudaron y fue una preparación muy distinta; recuerdo que cuando me mandaban las actuzalizaciones de la dieta, yo decía "es imposible que esté comiendo esto a semanas de competir"; fue todo más fácil y Silvia me ayudó muchísimo, me lo pasé bien. Y el Europeo, la última, también fue guay.

¿Mentalmente cuál es el peor momento en una competición?

Lo que peor llevo es el estrés de llevarlo todo al milímetro, con cantidades muy marcadas; no es estar en forma, sino de preparar cantidades de comida exactos. Y sin dedicarte a esto de pleno, que es un hobby, pues organizar todas las comidas y tal, el agobio del trabajo, eso lo llevo muy mal.

Dime algo de tu chica Silvia, que es culturista como tú.

Ella ya es profesional, este verano pasado logró en el Europeo su carnet profesional, que es merecidísimo y lo merecía de antes. Tiene un cantidad de medallas tremenda, con muchos oros y es una persona que vive esto como nadie. De ella he aprendido mucho, nos nutrimos entrenando juntos y me intenta enseñar a posar, que se le da excelentemente bien, no he visto nada igual. Posa bien y muy bonito.

Photo credit: David Drios
Photo credit: David Drios

¿Qué es lo que más te molesta en el gimnasio?

La mala educación. Yo me he criado en gimnasios de barrios, familiares, y todo el mundo sabes que, cuando acabas, hay que colocar el material en su sitio. Ahora es que vienen y no lo saben, y los técnicos de sala no estamos para recoger.

¿Qué suplementos son tus básicos?

A nivel de salud, los más importantes, tomamos Omega-3, multivitamínico y vitamina C, que son el pilar fundamental, y algún antioxidante más como ácido alfa lipoico. Y luego en cuanto a entrenamiento, lo típico, unos aminoácidos, algo de creatina y glutamina para el tema del sistema digestivo.

¿Qué opinas de la polémica que hay ahora con el abuso de los esteroides?

Es algo que está ya muy normalizado y claro, hay consumo y abuso. Cuando éramos jóvenes eran cosas que daban pánico cuando leías y preguntabas, pero ahora se ha normalizado tanto, que la gente joven no le tiene miedo. Y el que es un inconsciente, lo es para todo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente