Dark, la serie de Netflix que nos obliga a hacer un ejercicio intelectual: cómo verla y no perderse en el intento

Desconcierto y mucha confusión, así nos hemos sentido más de uno al comenzar la segunda temporada de Dark. Somos muchos los que caímos rendidos a la primera serie alemana de Netflix cuando se estrenó a finales de 2017. Por eso, cuando la casa streaming lanzó por fin la segunda temporada el pasado 21 de junio, yo también hice plan de sofá y silencio para ver cómo continuaba la historia de las desapariciones en el pueblo de Winden. Pero tampoco me esperaba sentirme tan perdida.

Imagen promocional de la segunda temporada de Dark (Cortesía de Netflix)

Seguirle el hilo a un drama complicado, con saltos temporales e incógnitas que no terminan por revelarse, resulta más fácil cuando lo hace una película como Sospechosos habituales (1995, conocida como Los sospechosos de siempre en Hispanoamérica) o Memento (2000), porque nos permite ser testigos de la historia durante dos horas o menos y llegar a una conclusión. Pero cuando se trata de una serie que deja hilos sueltos (o más bien ovillos de lana completos) en la primera temporada, y nos hace esperar casi 19 meses para su continuación, es probable que la memoria nos falle.

Y eso está pasándole a más de uno con Dark. Lo de Stranger Things es cosa de niños al lado de esta serie alemana.

Dark es una serie que nos traslada al pueblo de Winden, un epicentro de viajes en el tiempo que hace que los ciclos cambien cada 33 años y en donde la desaparición de tres niños desata una red de secretos que rodea los años 1953, 1986 y 2019. Tenemos desapariciones de pequeños que de repente aparecen en otra era, un sacerdote con pintas de villano que aún no comprendemos, una señora mayor llamada Claudia que parece ser la clave del asunto, un padre desesperado que viaja al pasado para recuperar a su hijo y termina siendo arrestado de asesinato y a un protagonista que aparece en un futuro apocalíptico al final de la primera temporada tras descubrir que su padre fue el amigo pequeño que vio desaparecer en la cueva donde ocurren las tragedias.

Complicado, ¿verdad? Pues a eso sumémosle nombres y apellidos alemanes y la confusión está servida.

Imagen promocional de la segunda temporada de Dark (Cortesía de Netflix)

Reconozco que el día que me dispuse a ver el primer capítulo de la segunda temporada, no entendía nada. Ya no me acordaba de nada. Recordaba quién era cada personaje pero ya me había olvidado por qué había aparecido cada uno en un tiempo diferente o algunos de los detalles más retorcidos que, al nunca llegar a una conclusión en la primera tanda de episodios, se quedaron confusos en mi memoria.

¿Qué hice entonces? Como sé que Dark es una buena serie que tiene todo calculado para algún día dejarnos boquiabiertos, y quiero creer que sabrán terminarla por todo lo alto, decidí volver atrás. Tan solo vi de nuevo el último capítulo de la primera temporada y todos los detalles volvieron a mi mente como si la hubiera visto ayer.

Y así sí; con la mente renovada de información, comencé la segunda temporada. Es verdad que sigue siendo confusa, sobre todo porque seguimos sin comprender quién es Noah y qué pretende después de todo; o cuál es el propósito final de Claudia. Pero vuelve a enganchar.

Sin embargo, si quieres hacerlo más rápido, puedes ver este resumen hecho por Netflix que puede ayudarte a recordar y ponerte al día.

Si vas a ver Dark por primera vez, debes tener en cuenta que aquí todo lo que aprendimos sobre los viajes en el tiempo en Regreso al futuro (1985, Volver al futuro) o Vengadores: Endgame (2019) no aplica. La serie tiene sus propias reglas y teorías, y cada detalle cuenta. Debes estar atento a cada diálogo y a cada personaje, porque todo está interconectado. Los personajes pueden cruzarse en diferentes líneas temporales en edades distintas haciendo que la historia sea cada vez más compleja.

Por eso, recordar cada nombre es esencial, así como cada detalle porque todos tienen su propósito aunque no lo entendamos todavía.

Si la primera temporada contaba de 10 episodios, la segunda solo tiene 8 y no revelará el final de la historia. Para ello tendremos que esperar a la tercera, que todavía no tiene fecha de estreno, que servirá como la última.

Bien podríamos decir que Dark es la Stranger Things para el público adulto pero mucho más oscura. Dado que The Returned (Les Revenants) y Stranger Things cuentan un misterio, es justo decir que hay cierta conexión, pero nuestra influencia se remonta más lejos, como Twin Peaks y el mundo de David Lynch”, me contaron sus creadores Jantje Frise y Baran bo Odar cuando hablé con ellos en el Festival de Toronto antes del lanzamiento de la primera temporada. Por eso, Dark es una serie cargada de tensión gracias a una estética oscura, con un pueblo constantemente acechado por una planta nuclear. Mezclando drama familiar con ciencia ficción, la serie se arriesga con temas existenciales que se convierten en un continuo efecto dominó de efectos colaterales para diferentes personajes.

Con un laberinto de ideas y un árbol genealógico que necesita de una pared completa, Dark propone un ejercicio intelectual que merece la pena. Es una serie diferente que, si te dejas atrapar por su complejidad, puede coronarse como una de tus propuestas favoritas.

Para seguir leyendo:

Maratón exprés: 15 series que puedes ver en un solo día

El negocio de Stranger Things: el retro vuelve a estar de moda