Danna Ponce se rompe en la granja: "Me quiero ir a mi casa"

pesadilla en el paraíso
Danna Ponce se rompe en Pesadilla en el paraísoTelecinco

Cada vez quedan menos concursantes en Pesadilla en el paraíso y la convivencia se va haciendo más complicada. Los problemas que se generan se enquistan rápidamente y dividen a la granja en dos bandos, algo que no está pasando ya con la relación entre Dani G y Bea, sobre la que todos coinciden que es tóxica y que sus vaivenes generan tensión en todos los granjeros.

Ahora ha sido Danna y Manu quienes han divido a todos los presentes. Aunque todo había quedado calmado después de la cena de reconciliación, las explicaciones a sus compañeros de lo que había ocurrido en la mesa no convencieron a todos, dividiendo los criterios de todos: mientras que Daniela e Israel cambiaban su opinión dando su apoyo a Manu, al igual que Iwan; Bea y Dani defendían nuevamente a Danna criticando que Manu ahora quisiera acercarse de nuevo a su compañera.

pesadilla en el paraíso
Telecinco

Y es que esa misma mañana aún en la cama, Daniela preguntaba qué había ocurrido en la cena, a lo que Manu contestaba que "no voy a dar mi versión porque luego se tergiversa". Ante esto, Danna confesaba que ya se veía venir esta reacción, explicando que finalmente habían acercado posturas llegando a un acuerdo de lo que había ocurrido bajo las sábanas de la cama del capataz. "Esto es otra versión, es lo que Manu decía", aseguraba Daniela, una respuesta que molestaba a Danna: "yo no he cambiado de versión, reconocí que me había tocado unos segundos pero nada más". "Yo no dije nada más", apuntaba Manu.

La conversación hacía estallar finalmente a Danna después de que, en la cocina, Dani y Bea la aconsejaran no dejarse llevar nuevamente por Manu y observarle. "Estoy cansada de escuchar tantas cosas, yo no estoy acostumbrada a estar sospechando de todos los que tengo alrededor porque tengo alrededor a la gente que quiero", estallaba Danna pidiendo que se tranquilizaran. Y es que, minutos más tarde la joven confesaba estar saturada por todas las broncas que se generan y en las que Bea Retamal siempre protagoniza.