Danna Paola no quiere oír hablar de su cuerpo, para bien o para mal

·2 min de lectura
Danna Paola en los Premios Juventud credit:Bang Showbiz
Danna Paola en los Premios Juventud credit:Bang Showbiz

La estrella mexicana Danna Paola vuelve a estar en el punto de mira de los 'haters' tras pisar la alfombra roja de los Premios Juventud enfundada en un impresionante vestido amarillo y cambiarse más tarde para lucir otro de color nude semitransparente sobre el escenario. Su aspecto físico, y más en concreto su aparente pérdida de peso, han dado pie a un encendido debate en las redes sociales entre quienes opinan que está radiante y quienes temen que sufra algún trastorno de la alimentación.

Estos últimos rumores no son nada nuevo y el pasado mes de abril ya los desmintió para recordar además que hablar de los cuerpos de otras personas nunca resulta aceptable. "A mí también me han ofendido muchísimo diciéndome que ahora estoy súper flaca que si esto y lo otro. La verdad es que estoy sana, estoy bien", aseguró entonces para dejar claro que no aceptaba ningún tipo de comentario ajeno sobre su figura.

Tristemente la actriz ha vivido esta misma situación, pero desde el extremo contrario. Cuando tenía 19 años se mudó a Miami para vivir sola por primera vez y se dedicó a disfrutar al máximo de la oferta nocturna de la ciudad sin preocuparse demasiado por lo que comía. Ese cambio en su rutina coincidió con ciertos problemas hormonales que le hicieron retener líquidos y ganar diez kilos.

En aquella época había firmado un contrato como imagen de una marca de productos para el pelo y tuvo que regresar a México para grabar una campaña publicitaria. Unos días más tarde su entonces mánager la llamó para decirle que iban a cortar ciertas partes del anuncio porque "se veía gorda" para televisión. Aquello fue un duro mazazo que la empujó a hacer dieta y ejercicio sin control.

"Recuerdo que iba en el coche con mi hermana, venía de grabar una telenovela, y en mi cabeza se metió esa información. Me senté a llorar... Entré en un pe**. No sabía por qué me señalaban por mi cuerpo. Era algo que nunca había tenido presente", le confesó a Yordi Rosado en una entrevista. "Me metieron un gusanito en la cabeza... Me crearon una inseguridad que no tenía. Fue un rechazo hacia mi persona. Tenía cero amor propio. Mi única prioridad era verme bien, no si cantaba o actuaba".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente