Daniel Grao: "El rodaje en Túnez ha sido un ‘Gran Hermano’"

Por Alicia Mingo
Photo credit: Robert Marquardt

From Diez Minutos

Ha encadenado series. La Catedral del Mar, Gigantes, Perdida –aún por estrenar–, y ahora, Promesas de arena. Daniel Grao se mete en la piel del jefe de una ONG en un hospital de la convulsa Libia.

¿Qué te atrajo de la serie?

El director, Joaquín Llamas, con quien hice Acusados; y que estuviera Blanca Portillo, compañera en aquella serie, que luego me ha dirigido en teatro.

¿Y la historia?

Claro. Es una serie de aventuras sobre cooperantes novatos. Aborda el terrorismo islámico, y visualmente es muy poderosa: las calles de Túnez, donde rodamos, su medina, el desierto…

De tu personaje destacarías…

Andy es cerebral, muy responsable de su trabajo, y sin lugar para las emociones, hasta que llega Lucía [Andrea Duro], que lo trastoca todo. Ella se debatirá entre la seguridad que le da él y lo exótico y pasional de Hayzam [el traficante, Francesco Arca].

Túnez simula Libia. ¿Qué tal el roraje de tres meses en ese país?

Fue como un Gran Hermano,
hablando todo el día de los personajes, de sus vidas y haciendo piña. Además, nutre mucho trabajar con actores de afuera.

¿Y el idioma?

Al principio, difícil; no todos los actores tunecinos se manejaban en inglés; hablábamos por señas; luego nos entendimos bien.

En Colombia has hecho Perdida, que llega en 2020 a Antena 3.

Una experiencia intensa por el rodaje, y el personaje, una especie de padre coraje en busca de pistas sobre su hija desaparecida diez años atrás.

Siempre en papeles de serio. ¿No te atreves con la comedia?

Sí, pero no llegan. Estoy deseándolo, porque tengo una parte muy payasa. Me veo en comedias frescas, como las que hace Daniel Sánchez Arévalo.

¿Proyectos?

Ahora ruedo El año de la furia, de Rafa Ruso, sobre el nacimiento de la dictadura uruguaya, y, desde diciembre, una serie que me ocupará hasta mayo. Y el próximo otoño, vuelvo al teatro.

¿No tienes ganas de parar?

Soy un poco adicto a esto, y me cuesta si la propuesta que me llega resulta interesante.