Dani Martín y Meriloves, vacaciones en Ibiza

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Dani Martín y la influencer Meriloves viven su primer verano como pareja. A finales de 2021, Diez Minutos desveló en exclusiva que el músico y la empresaria llevaban tres meses juntos. María Partida Manrique -nombre real de la influencer- también confirmó su relación con el cantante compartiendo un vídeo en el que aparecía la mano del músico pero desde mucho antes, sus seguidores especulaban sobre la relación, ya que en algunos vídeos que compartía su amiga María Pombo, Dani aparecía como uno más entre el grupo. Todo tiene un porqué: al parecer, el cantante y Pablo Castellanos -marido de María Pombo- mantienen una buena amistad desde hace años y habría sido él quien habría presentado a Dani y Meriloves.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

El cantante se encuentra en plena gira veraniega por España, pero aprovechando unos días de descanso, hizo una escapada junto a su novia hasta la isla de Ibiza. La pareja salió a navegar por aguas del Mediterráneo acompañadados por la hija de ella. La pequeña, de tres años, es fruto del matrimonio de la influencer con el futbolista gallego Pedro Mosquera, con el que se casó en 2018 y se separó dos años después. Meriloves apenas se separó de su hija, que se lo pasó en grande en esta jornada marinera.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Durante esta jornada, además de tomar el sol y de disfrutar de la brisa marina, la pareja también se dio algún que otro chapuzón para refrescarse y sobrellevar la ola de calor que se vive en España. Después de numerosas relaciones sentimentales fracasadas con rostros tan conocidos como Blanca Suárez, Patricia Conde, Huga Rey y Begoña Martín, con la que rompió a mediados de 2021, el músico parece haber encontrado la estabilidad emocional que tanto estaba buscando.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

El cantante ha sido noticia estos días por hacer un llamamiento a sus seguidores para recuperar su cartera. Se la robaron y en ella había un objeto con gran valor sentimental para el artista: una fotografía que guardaba con enorme cariño de su hermana Miriam, que murió repentinamente con solo 32 años.