Dani LLamas: el rock por peteneras

·3 min de lectura

Isabel Laguna

Jerez, 23 sep (EFE).- La Bienal de Flamenco de Sevilla abre hoy sus puertas a Dani Llamas, cantante del grupo punk rock G.A.S. Drummers, y a su nuevo trabajo, "A Fuego", un disco con el que, según explica en una entrevista con EFE, demuestra que el flamenco es "un manantial vivo" del que pueden beber todas las músicas.

Dani Llamas creció en la cuna del flamenco. En el barrio de Santiago de Jerez de la Frontera, donde su abuelo tenía un bar, al que acudían grandes voces del cante de la ciudad. Muchas de ellas a escuchar la colección de discos flamencos que su abuelo tenía y que él conserva en gran parte.

La rebeldía adolescente, cuenta, le llevó a emparentarse con la música anglosajona y, a los 18 años, a formar el grupo de punk rok G.A.S. Drummers, que sigue vivo, a pesar de que en 2017 acabó en Canadá lo que hasta ahora es su última gira.

En 2009 el músico jerezano emprendió un camino en solitario, con discos como "Speaking thru the others"., en el que contó con el apoyo de Ken Stringfellow (The Posies, Big Star e incluso R.E.M.).

"Hubo un momento en que pensé que no podía llegar más lejos haciendo música en inglés, quise echarle valor y conseguir cantar en castellano", explica.

Fue entonces cuando comenzó "una nueva vida musical" para él, que emprendió hace dos años con el disco "La Verdad", y al que ahora se ha sumado "A Fuego", un álbum en el que sumerge los palos flamencos en un baño de rock y pop.

Un disco en el que continúa buceando en el flamenco que marcó el compás de su infancia y su afición a la música. Para él fusionar rock y flamenco es "más sencillo de lo que parece".

"El flamenco no es una música muerta. No es ese folclore que cada año se desentierra, se saca del baúl y se vuelve luego a guardar. El flamenco está vivo, se influencia de otros géneros y viceversa. Hay miles de ejemplos, porque el flamenco es un manantial para la música actual", asegura.

En su último disco, Dani Llamas ha intentado hacer una antología, con doce palos flamenco que inspiran doce temas.

Peteneras, rondeñas, polos, bamberas, soleás, tarantos, tangos, tientos, bulerías, sevillanas, marianas y seguiriyas cobran un sonido eléctrico en este disco que no es flamenco, pero que Llamas dedica "al recuerdo de José Menese Scott, Antonio Cruz García, Pastora Pavón Cruz, Antonio Núñez Montoya, Ana Blanco Soto, Manuel de los Santos Pastor y otras voces inmortales de mi pueblo".

Un disco que hoy presenta nada más y nada menos que en el marco de la Bienal de Flamenco de Sevilla, la puerta grande del arte jondo.

"Es buena señal que en una bienal como esta haya cabida para artistas como yo que nos referenciamos en el flamenco sin ser ortodoxos", asegura este músico que se define como "un rockero que bebe del flamenco" y que tiene "un respeto brutal" por este arte.

Excepto tres de las letras, él mismo ha escrito las canciones de "A Fuego".

"Me gusta mucho escribir, son letras atemporales, podrían ser del siglo pasado o del anterior", dice este cantante que no esconde su posicionamiento político en sus letras: "Se echa de menos en la música actual, muchos prefieren disimular por miedo a represalias, a que no les contraten", dice Llamas, militante de "un partido centenario", el PCE, con el que lucha por un mundo "en el que haya menos diferencias entre ricos y pobres".

Dani Llamas acaba de confirmar veinte nuevas fechas de conciertos con su nuevo disco tras su actuación esta noche en el Teatro Alameda de Sevilla.

Presentará "A Fuego" con varios conciertos en Canadá, en Toronto, Québec o Montreal, y en una gira por ciudades españolas como León, Málaga, Tenerife, Madrid, Bilbao, Donosti, Barcelona o Valencia.

"Me gusta mucho la carretera", dice pensando en la gira este músico jerezano al que lo que más le agrada del rock y del flamenco es "muy parecido", cuando estas músicas te provocan "un pellizco en el alma".

(c) Agencia EFE