De Maldivas a Ibiza, la vida de vacaciones eternas de Daniel Illescas

·8 min de lectura

Cuando medio mundo está deseando cogerse unos días para marcharse a la playa y desconectar del mundanal ruido, hay algunos influencers que podríamos decir que viven en unas eternas vacaciones y que lo que necesitan es 'descansar' de las playas paradisiacas y los viajes de ensueño. Es el caso de Daniel Illescas, ex novio de Laura Matamoros y que vive en un bucle constante de aguas cristalinas, restaurantes de lujo y vuelos en business para llegar bien fresco a su destino. 

Dani Illescas, ex de Laura Matamoros, de vacaciones en Maldivas.
Dani Illescas, ex de Laura Matamoros, de vacaciones en Maldivas.

Es cierto, que en muchos de esos viajes, el influencer catalán (que tiene un millón de seguidores en Instagram) también tiene que dedicar tiempo a hacer buenas fotos, posados de modelo y a editar y subirlas a sus redes sociales, ya que algunos de ellos son 'patrocinados' por marcas o firmas. Pero, para qué nos vamos a engañar, ¿a quién no le gustaría pasarse una semana en Maldivas a todo tren a cambio de unos cuantos posts? Pues así es como lleva los últimos meses Illescas, de 25 años, que no ha parado en casa más que para cambiar de maleta y renovar sus outfits para el siguiente viaje de lujo. 

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Para su periplo por el mundo, Dani ha encontrado a una compañera ideal. Desde hace unos meses, el instagrammer sale con Katia Gutiérrez-Colomer, modelo, influencer (tiene unos 70.000 seguidores en Instagram) y que también ha hecho sus pinitos como cantante en las últimas semanas. Katia, que estudia Publicidad y Marketing, tiene 19 años y es hija de un conocido empresario de la restauración madrileña que cuenta con varios locales en la capital. Tiene doble nacionalidad, ya que su madre es de Estados Unidos y su abuela es portuguesa. Estudió en el Colegio Británico de Pozuelo de Alarcón y ahí conoció a la que es una de sus grandes amigas, Amina Martínez de Irujo, hija de Cayetano Martínez de Irujo, con la que ha hecho algunos viajes como el Interrail hace un par de veranos. Hasta el año pasado, la joven salía con Pablo Trapote, hijo de Sergio Trapote, uno de los vástagos de Pedro Trapote (dueño entre otros de Joy Slava en Madrid) y su primera mujer. 

Dani y Katia han congeniado a la perfección y se han vuelto inseparables. Si tenemos que hacer un resumen de sus primeros meses como pareja podríamos afirmar que han sido un no parar de viajes de lujo. Primero les hemos visto disfrutar de unos días en Portugal, tierra que Katia adora y donde suele veranear cada año. Allí estuvieron a comienzos del mes de mayo y vivieron sin duda una experiencia inolvidable, ya que recorrieron las playas de Nazaré a bordo de una autocaravana con todas las comodidades para unos días para el recuerdo. En su casita sobre ruedas, la pareja disfrutó de amaneceres frente al mar, de mañanas practicando surf y de atardeceres bajo las estrellas viendo películas en un proyector sobre el exterior de la caravana. "Capturando momentos que durarán para siempre", escribía Dani junto a una instantánea en la que aparece fotografiando a su chica. 

Y como la suya es una vida 'casi nómada', de Portugal, la pareja puso rumbo a Formentera, el lugar elegido por muchos famosos y celebrities de todo el mundo para pasar el verano. Dani y Katia se alojaron en Formentera White, un nuevo complejo de estudios de lujo frente al mar que cuestan unos 500 euros la noche en temporada alta. En la isla se movieron en un Meehari, un jeep típico de esa zona, y recorrieron los lugares más increíbles y los restaurantes y beach clubs más top de la isla balear. Y por supuesto grabaron todo con sus móviles y con un dron para captar todo desde el aire. La pareja hasta tuvo tiempo para rescatar a un perrito que estaba perdido y al que devolvieron sano y salvo a sus dueños. 

Un lujo detrás de otro en Maldivas

Y de una playa para soñar... a otra. Y concretamente a Maldivas, uno de los lugares más paradisiacos del planeta y que no todos se pueden permitir visitar ni una vez en la vida. Allí aterrizaron a comienzos del mes de junio en una avioneta y fueron recibidos con flores y aplausos (y con una bandeja de frutas y bombones en la habitación) por los empleados del JW Marriott Maldives Resort, alojamiento de lujo en el que se hospedaron. El hotel de cinco estrellas está situado al borde las aguas cristalinas del atolón Shaviyani y es un lugar solo apto para los amantes del lujo con mayúsculas. Dani y Katia se alojaron en una increíble villa con vistas al mar, piscina privada y una impresionante terraza sobre el océano Índico. Entre otros lujos, la pareja disfrutó de románticas cenas frente al mar rodeados de pétalos de rosas rojas y velas en forma de corazón; comidas saludables a base de mariscos y sushi, refrescantes cocos recién cortados en la playa de arena blanca y desayunos completos dentro de la piscina de su habitación. Pero no todo iba a ser descanso y romanticismo, los influencers también sacaron tiempo para practicar jet ski en las increíbles aguas de Maldivas, y hasta se dieron más de un masaje para relajarse al cien por cien. 

Y ahí no quedó su viaje a Maldivas porque de ese hotel de súper lujo, pasaron a otro aún más lujoso. Tras varios días en el mismo resort, la pareja cogió otra avioneta y se instaló en el W Maldives, el hotel de moda de este destino y que es un resort de diseño de lujo, cinco estrellas y cuyas villas también están a borde del mar, cuentan con piscina infinita privada y una red sobre el mar en la que tomar el sol con el agua debajo. En este nuevo destino, Dani y Katia pudieron practicar una de las aficiones favoritas del influencer: el buceo. Tuvieron la oportunidad de nadar junto a peces de colores y disfrutar de uno de los fondos marinos más increíbles del planeta. En esta especie de luna de miel eterna, la pareja de enamorados comió en restaurantes de carne, de comida japonesa y hasta pudieron preparar sus propios coctails de la mano de un maestro coctelero. Toda una experiencia. 

De Dubai a Ibiza pasando por Abu Dhabi

Y como todo lo bueno se acaba, al menos para la mayoría de los mortales, tras estos días, la pareja volvía a coger un avión, pero no aterrizaban directamente en Madrid sino que decidían hacer una parada en Dubai, uno de los destinos más lujosos del mundo. Allí, al más puro estilo Lawrence de Arabia, hicieron una excursión en jeep por el desierto, cenaron en el famosísimo (y carísimo) restaurante ubicado en la planta 122 del Burj Khalifa y se fotografiaron en lo alto del conocido edificio con la ciudad a sus pies. Y de ahí... a Abu Dhabi, donde visitaron la mezquita Sheikh Zayed, una de las más grandes de Emiratos Árabes y también del mundo. En esa visita lucieron sus 'mejores galas' adaptándose a los requerimientos de la mezquita para poder entrar cubriendo la cabeza y paseando descalzos por el increíble templo blanco.

Y todos estos viajes cuando el verano aún ni había comenzado. Hace tan solo unos días, Dani Illescas y su novia volvían a moverse y aterrizaban en Ibiza para sus vacaciones. Allí se alojaron en el hotel Osiris Ibiza, situado en la playa de San Antonio. Siguiendo la estela de sus anteriores viajes juntos, la pareja siempre disfruta al máximo de cada lugar que visitan. Mojitos con amigos, cenas a base de marisco en The Fishery -uno de los locales más top del puerto de la isla pitiusa- o en el restaurante Corso, y, cómo no, jornadas en alta mar a bordo de un yate, la mejor manera sin duda de disfrutar de Ibiza y Formentera lejos de las aglomeraciones propias de esta época del año. También han sacado tiempo para pasear en moto por la isla y recalar en Alma Beach, un beach club en la cala de Port des Torrent que visitan decenas de influencers en estos días, o por el Hostal La Torre San Antonio, desde cuya terraza salen unas fotos de atardeceres que son un verdadero espectáculo.

Vacaciones en paraísos naturales, estancias en resorts de lujo, trabajo y placer unidos y muchas horas de disfrute. Así es como Daniel Illescas, que salió durante un tiempo con Laura Matamoros cuando ella rompió por primera vez con Benji Aparicio -su actual pareja y padre de su primer hijo y del segundo que están esperando-, vive al máximo los días más felices junto a su nueva novia y un sin fin de recuerdos que sin duda llevará en su memoria. Eso sí, el influencer también trabaja, protagoniza campañas de moda, representa a algunas firmas en Instagram y hasta ha escrito un libro, Be part of it: La aventura que cambió el rumbo de mi vida. 

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente