Damas de honor: cómo actuar ante una novia muy demandante

Cuando tu BFF te escogió para ser su dama de honor te pusiste feliz. Pero, con el tiempo lo que debía ser una experiencia alegre y divertida empezó a ponerse bastante hostil. A la novia (tu amiga del alma) pareciera que nada de lo que haces la satisface y está más demandante que nunca.

¿Cuándo es el momento de ponerle un límite? ¿Cómo hacerlo para no herir susceptibilidades? Te contamos…

Foto: prostooleh/iStock

"Una novia que espera demasiado tiende a ser inflexible, exigente y controladora", explica Mari Spiker, organizadora de eventos quien, según cuenta, ha visto muchas veces cómo las altas expectativas de la novia han terminado con relaciones destrozadas.

Entonces, ¿cómo prevenir que la relación se deteriore si la novia se pone muy intensa con su boda? ¿Cómo hacer para acompañarla en el proceso, sin quedar en bancarrota o sin tiempo para tus cosas?

Para empezar, lo más importante es poner en claro las expectativas

"Creo que el problema en las bodas es que hay cosas que no se hablan y esto afecta a todos los involucrados en el evento", sostiene Maddie Eisenhart, una de las directoras de A Practical Wedding. "La gente dice que sí porque se sienten honrados y emocionados. Sin darse cuenta de lo que realmente se espera de ellos", aclara.

Entonces, es importante que, antes de aceptar, hagas consultas a la pareja para saber si podrás estar a la altura de sus expectativas (o no). ¿Quieren que estés presente en todas las celebraciones previas a la boda? ¿Quieren que te compres un vestido de diseñador o estaría bien si rentas uno?... Estas son algunas de las cosas que deberías saber antes de decirle a tu BFF: "Sí, acepto", o dejar pasar el ofrecimiento.

"No creo que sea injusto para nadie decir ‘No creo que tenga espacio en mi vida para asumir esta responsabilidad, aunque me siento muy honrado de que me lo hayas pedido", explica Eisenhart.

También te puede interesar: Bodas 2019: 7 tendencias a las que debes seguirles la pista

Ahora bien, ¿cuándo es momento de ponerle un límite a la novia?

· Si quiere que te entrometas en disputas familiares. Recuerda que tú eres su BFF, más no la psicóloga familiar que resolverá los conflictos que se generen por la boda. Si te pide que hagas entrar en razón a su autoritaria madre o que hables con su suegra para que acepte vestirse de azul, es momento en que le pongas un freno a la bridezilla.

· Si se ofende porque no puedes asistir a todos los eventos previos a la boda. "A veces, la fecha que funciona para la mayoría de tus damas de honor es el mismo día en que una de ellas no puede faltar al trabajo, porque podrían despedirla", explica Marisa Ronca, dueña de Marisa Nicole Events.

Sea cual sea la situación, la novia debe entender que no todo gira en torno a su boda y que tú haces todo lo posible para estar a su lado, pero si corre riesgo tu trabajo o tu vida personal, es momento de poner un freno.

· Si todo el tema de la boda, la despedida y el atuendo se va de tu presupuesto. "Lo primero que me hubiera dicho a mí misma antes de ser una dama de honor hubiese sido: siempre sé sincera con la novia acerca de tu situación financiera", cuenta Jasmine Guillory, quien fue ¡ocho veces! dama de honor y también es la autora de The Wedding Date.

Si tu amiga te eligió como su dama de honor es porque tienen un vínculo sincero y de mucha confianza, por ello, no dudes en hacerle saber cuánto puedes y estás dispuesta a gastar.

También te puede interesar: ‘O te pones extensiones o a mi boda no vas’, el ultimátum de una novia a su hermana

· Si te pide un cambio drástico de imagen para la boda. A ver, seamos realistas, por amor a tu amiga puedes ponerte un vestido celeste aunque ese color no te favorezca ni un poco, o te aguantarás los tacones con tal de que las fotos de la boda se vean dignas de Pinterest.

Sin embargo, si la novia pretende que bajes o subas de peso, cambies tu color de cabello o cualquier otra transformación drástica, es momento de poner luz roja y tener una conversación con ella.

"He escuchado peticiones de belleza como: las damas de honor tienen que perder peso o crecer su cabello una X cantidad de pulgadas. Pero, es importante que la novia recuerde que no le está pidiendo a sus damas de honor que se vean como si pertenecieran a un concurso de belleza. Así que eso también significa que no hay que hacerse un bronceado de manera obligatoria", aclara Jen Glantz, creadora de Bridesmaid for Hire.