Cómo eran los días cuando tenían 7 horas menos

una pareja observa la luna
Cómo eran los días cuando tenían 7 horas menossarayut Thaneerat - Getty Images

En principio, la mayor parte de la población sabe que un día terrestre dura un poco más de 24 horas (el pequeño desajuste se arregla añadiendo un día más cada cuatro años para que cuadren los calendarios anuales). También saben por lo aprendido en la escuela que es el tiempo que tarda la Tierra en dar la vuelta sobre sí misma. Pero, ¿qué pasaría si variaran los factores que causan este movimiento? Bueno, de hecho ya pasó y los días duraban aproximadamente 17 horas.

Las pruebas de que los días duraban 7 horas menos hace más de dos mil millones de años estaban en unas impenetrables rocas de Australia. Un grupo de geólogos han analizado estos minerales para calcular lo que duraban los ciclos y han calculado gracias a las capas ricas en hierro que las jornadas duraban únicamente 17 horas (un primer análisis lo había fijado en un poco menos de 19 horas).

una pareja observa la luna
sarayut Thaneerat - Getty Images

La explicación científica tiene más que ver con la Luna que con el Sol. Si bien la estrella determina los períodos de duración de los años, la cercanía del satélite también modifica el comportamiento de la Tierra. Según los expertos, la distancia actual entre la Luna y la Tierra está aproximadamente en 384.300 kilómetros, pero entonces se encontraba a 321.800 kilómetros, lo que influía con su fuerza de gravedad no solo en las mareas sino también en la rotación terrestre y en su órbita en torno al Sol.

No obstante, esto no significa que se vayan a producir cambios exagerados en la vida del planeta o que se trate de una adaptación complicada. De hecho, la rotación también depende de factores como el movimiento de las placas terrestres, los movimientos sísmicos o incluso el deshielo. Por ese motivo es tan difícil de calcular con exactitud.

Por otra parte, el descubrimiento contrasta con la situación actual del planeta Tierra, donde los científicos han registrado días cada vez más largos. Según las evidencias científicas, cada siglo se está aumentando en 2,3 milisegundos el ciclo de rotación diario. Además, la Luna se está alejando hasta una distancia que los astrónomos calculan que en algún momento se estabilizará pero que únicamente sea visible desde una parte de la Tierra y su influencia será cada vez menor.