Déjate bigote 30 días (reto ‘Movember’) y demuestra que te tomas en serio tu salud

Te contamos de qué va esta iniciativa a favor de la salud masculina

Este rasgo masculino se ha convertido en un símbolo de apoyo 

En España el cáncer de próstata es el cáncer más diagnosticado. La tasa de incidencia estimada y estandarizada a la población española es de 83 por 100.000 varones. Se da más en hombres de edad avanzada, con una edad promedio en el diagnostico de 65 años. 

Existe la creencia de que los hombres desatienden particularmente su salud sexual y reproductiva. Pero según nos cuenta el Dr. César Vargas, presidente de la Sociedad de Urología de Barcelona y miembro de Doctoralia, “cada vez existe mayor concienciación y se está perdiendo el miedo a la visita urológica, pero es necesario orientarla”.

Por eso, cada año por estas fechas cobra vida el movimiento Movember, promovido por la plataforma online líder en conectar a pacientes y médicos en España y América Latina.

Con el objetivo de conseguir una vida masculina más sana y feliz se busca concienciar a los hombres de la importancia de someterse a revisiones de prevención de cáncer de próstata y de testículo a través de una acción muy sencilla: dejarse bigote. 

Según el experto en Urología y Urología Oncológica, “es aconsejable que el varón acuda a una revisión por parte de su urólogo a partir de los 40 años, ya que el especialista le aconsejará y pautará las visitas y controles oportunos y le informará de la necesidad de los mismos”. 

Aunque existe un factor hereditario y posiblemente influyan ciertos factores hormonales o alimentarios que puedan favorecerlo, no hay nada demostrado.


“Tampoco hay signos específicos o indicios que puedan ayudarnos a detectarlo de forma temprana”, añade el Dr. Vargas. Al contrario de la hiperplasia benigna, que cursa con sintomatología miccional, el cáncer prostático suele evolucionar de forma asintomática. Por eso, la importancia del control.

Los síntomas pueden aparecer en fases avanzadas. El urólogo con la exploración y el uso de determinaciones analíticas (PSA) puede llegar a la sospecha diagnóstica; una vez establecida esta, se confirmará o no, mediante la práctica de una biopsia.

Más que prevenirse, el cáncer de próstata se puede diagnosticar en fases tempranas o precoces. Por tanto es importante el control prostático, con exploración (tacto rectal) y la determinación de PSA, siempre a criterio del especialista, que determinará la frecuencia  en relación a la edad, crecimiento prostático y sintomatología.

En relación al auto-cuidado, se aconseja llevar una  una vida saludable en cuanto a alimentación y actividad física.

También te puede interesar:

¿Qué pasa cuando le falta oxígeno al cerebro?

El cáncer de mama no es sólo cuestión de sexo y edad