Cybill Shepherd, la actriz que "sobrevivió" a Elvis, Bruce Willis y Hollywood

Cecilia Martínez
·8 min de lectura

De rostro magnético y con el aplomo de una figura irresistible de la pantalla chica a finales de los 80, Cybill Shepherd alcanzó el éxito con “Moonlighting”. En el papel de Maddie Hayes y junto a Bruce Willis formaron una dupla de detectives, cuya tensión sexual y elocuentes salidas conquistaron a los televidentes. Disfrutó entonces de una gran notoriedad que luego se iría difuminando. Aun así, la actriz, que hoy tiene 70 años, se mantuvo vigente durante cinco décadas.

(AP)
(AP)

Nacida en Memphis, Tennessee, en 1950, debutó en el cine a los 20 en “La última película” (1971), tras ser descubierta por el director Peter Bogdanovich y con un elogiado papel que le valió su primera nominación al Globo de Oro. Más tarde llegarían experiencias junto a Martin Scorsese en “Taxi Driver”; el reconocimiento televisivo y su participación en films como “Alice”, de Woody Allen.

Sus posteriores apariciones cinematográficas no alcanzaron el éxito esperado, por lo que la exmodelo e intérprete, a partir de ese momento, redirigió sus pasos hasta reencontrar su lugar en la televisión aunque sin la relevancia anterior. Además se hizo costumbre su aparición en películas de clase B, con presupuestos más reducidos, pero así logró mantener activa su carrera.

Con el correr del tiempo, Shepherd ha desafiado a un cáncer de piel y es una firme defensora de la colectividad LGBTQ y de la legalización del aborto. Según da cuenta en su libro autobiográfico convertido en best-seller, titulado “Desobediencia Cybill”, "sobrevivió" a "los concursos de belleza, a Elvis, al sexo, a Bruce Willis, a las mentiras, al matrimonio, a la maternidad, a Hollywood y al impulso incontenible" de decir lo que piensa.

En su adolescencia, Shepherd estudió durante tres años para cantante de ópera y trabajaba como modelo. Su figura en la tapa de la revista de moda Glamour, luego de obtener el título de "Miss Teenage Memphis", llamó la atención del cineasta Peter Bogdanovich, con quien debutó en “La última película”, drama con Jeff Bridges en el papel principal. El film cosechó varios premios y una nominación para ella al Globo de Oro como actriz revelación.

En 1972, apareció en la oscura comedia romántica “The Heartbreak Kid” y, dos años más tarde, en el papel principal de Daisy Miller, otro film dirigido por Bogdanovich, pero que resultó ser un fracaso de taquilla. Ese año también grabó su álbum de música debut, “Cybill Does It...” To Cole Porter.

En 1976, la actriz se puso a las órdenes de Scorsese en “Taxi Driver” interpretando a Betsy, una joven voluntaria de la campaña presidencial del senador Palantine, de quien se enamora Travis, el inolvidable personaje recreado por Robert De Niro. Tras ello, llegarían películas como “At Long Last Love” (1975), “The Lady Vanishes” (1979) y “El retorno” (1980), y sus primeros pasos en la televisión con las series “The Yellow rose” (1983) y “The Long Hot Summer” (1985), con Don Johnson.

La serie “Moonlighting” supuso la consagración de la actriz, que ganó dos Globos de Oro y una candidatura al Emmy. En la piel de una exmodelo en bancarrota, su personaje se une al de Bruce Willis al frente de una agencia de detectives privados, que encaran casos en los que no faltan el misterio y el romance. La exitosa historia alcanzó una altísima popularidad a lo largo de cinco temporadas entre 1985 y 1989. Pero las agitadas discusiones entre los protagonistas trascendieron la pantalla y los cruces eran constantes en el set de filmación. Cybill y Bruce se odiaban en la realidad, según relataría después el actor Curtis Armstrong, coprotagonista de la serie, en su libro “Revenge of the nerd”, y así lo confirmarían los propios actores años más tarde. Willis llegó a expresar que no volvería a trabajar con su compañera y ésta lo ha criticado en más de una ocasión.

A partir de entonces, mientras el éxito del actor iría en ascenso, el de Shepherd se estancaría con resultados no deseados en sus posteriores películas. Bajo la dirección de Peter Bogdanovich, con quien estuvo en pareja en los 70 y a quien ha elogiado como director, filmó “Texasville” (1990), y, junto a Woody Allen, “Alice”, en el mismo año. Sobre la experiencia junto a este último, la actriz contaría tres años después al diario El País: "Woody llega al set, dice: "'Hola, ¿qué tal están?'" e inmediatamente grita: "¡Acción!". Y nada más hasta que dice: '¡Corten!'".

La actriz volvió a apostar por la televisión y, entre 1995 y 1998, protagonizó la serie “Cybill”, una historia con tintes autobiográficos sobre una actriz madura en declive y madre soltera de dos hijas, con la que volvió a ganar un Globo de Oro. A través de destacados personajes femeninos, la apuesta televisiva centraba la atención en cómo las mujeres dejaban de formar parte de los repartos pasada la barrera de los 40 en la industria del cine.

"En cine hay muy pocos buenos papeles para mujeres y demasiadas actrices jóvenes e inteligentes que se los disputan. En este momento es la televisión la que ofrece mayores oportunidades", afirmaba entonces Shepherd.

A continuación, la actriz participaría de forma esporádica en series como “Mentes criminales” (2005) , “The L Word” -en la cuarta temporada- (2007) y “The Client List” (2012), antes de debutar en Broadway con “The Best Man”, y de formar parte de films de menor categoría como “Listen to Your Heart” (2010), “Expecting Mary” (2010) y “El poder de la cruz” (2015).

El papel de Cybill Shepherd en “Taxi Driver” convirtió a la actriz en una sex symbol de la época. Muchos años después, confesaría haber rechazado un supuesto affaire con Robert De Niro. Según dijo, en los tiempos del rodaje se negó a tener algo con el actor, de lo que se arrepentiría tiempo después.

Cuando en 2016 se cumplieron los 40 años del estreno de la película, Matt Lauer reunió en una charla al legendario director del film con el elenco principal en el marco del Festival de Cine de Tribeca. Así, Scorsese, De Niro, Jodie Foster, Harvey Keitel y Shepherd conmemoraron la aclamada película que acabó convirtiéndose en un clásico del cine.

Cuando Shepherd todavía era una joven modelo, mantuvo a sus 23 años un amor secreto con Elvis Presley, paisano de su Memphis natal. "Era encantador, un hombre muy dulce", dijo primero acerca del rey del rock. Sin embargo, el romance duró poco, ya que ella no soportó la dependencia que éste tenía por las pastillas. Sobre aquel momento de su vida, se expresaba hace una década en el programa “Sway in the morning”: "Yo veía su música (de Elvis) como algo anticuado, pero una persona me dijo que él quería tener una cita conmigo y le dije que me llamara. Él era sexy e increíble y todo fue bastante rápido. Fuimos a Graceland y comimos sandwiches de manteca de maní y banana frita, y todo ocurrió en la segunda visita a su casa", relató.

En sus memorias, la actriz hace mención a otros episodios amorosos y proposiciones sexuales que recibió por aquellos años. Según cuenta, fue requerida también por Jack Nicholson, a quien rechazó, y reconoció haber tenido un encuentro sexual con Don Johnson durante el rodaje de “The Long Hot Summer”.

Con Bruce Willis también habría habido un flechazo durante su primera etapa como compañeros en “Moonlighting”, aunque, según sus palabras, el encuentro no prosperó. "¿Lo encontrabas atractivo?", preguntó Sway Calloway a la actriz en una entrevista en 2012. "¿Me hablas en serio? Bruce Willis es uno de los hombres más atractivos del planeta", comentó sin rodeos.

Shepherd estuvo casada en dos ocasiones. En 1978 contrajo matrimonio con el empresario David Ford y de esa unión nació su primera hija. Cuatro años después se divorciaba de él. En 1987, pasó por el altar por segunda vez con el quiropráctico Bruce Oppenheim y tuvieron gemelos, pero la relación llegó a su fin en 1990. De 2012 a 2015, Cybill estuvo comprometida con Andrei Nikolajevic, pero el vínculo no prosperó.

Shepherd se mostró siempre como una persona inquieta -llegó a lanzar también una serie de discos de pop y de jazz (“Somewhere Down the Road” y “Jazz Baby”)- , pero su carrera no lo era todo para ella y se volcó al activismo político. Ha participado en primera línea en movilizaciones a favor de la legalización del aborto y es una voz activa en distintas iniciativas y acciones vinculados a la defensa del matrimonio igualitario y el derecho de las personas del mismo sexo a la paternidad.

El año pasado, la ONG estadounidense The Trevor Project, que trabaja contra el suicidio de jóvenes LGBTQ, concedió a la veterana actriz una distinción de honor en su gala anual. Al recoger el reconocimiento, Cybill expresó que le hubiese gustado que una persona en particular hubiese podido presenciar los continuos esfuerzos de la organización para apoyar a los jóvenes que sufren discriminación por su elección sexual. "Mi hermana Gladys Terry Shepherd era lesbiana y amó a las mujeres toda su vida, pero no podía sentirse segura si lo expresaba en ese momento por la violencia que ha asediado a la comunidad durante décadas", dijo hace unos meses ante cientos de personas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Reportan desaparición de la actriz de Glee Naya Rivera

El joven asistente de la actriz Gina Lollobrigida será juzgado por derrochar su fortuna

Clint Eastwood: el Don Juan que nunca pudo ser fiel