Si te lavas la cara en la ducha, sin quererlo, cometes un gran error

Mónica De Haro
·6 min de lectura

La limpieza de la piel es una parte no negociable para la salud de la piel, pero excederse puede hacer más daño que bien

(Foto: Gilaxia/Getty)
Aunque enjabonarte en la ducha puede ser la actividad más común y natural del mundo, no es lo mejor para tu piel, especialmente si se trata de tu cara. (Foto: Gilaxia/Getty)

Para ahorrar tiempo, muchas personas realizan en la ducha otros hábitos de higiene como lavarse la cara, los dientes e incluso orinar.

El primero de todos es el gesto más habitual. Te levantas con prisas y en vez de dedicarle un tiempo a tu rostro, te lavas la cararápidamente en la ducha usando el mismo gel en la cara que en el cuerpo (sea cual cual sea tu tipo de piel) o con el champú. Puede que incluso, en un derroche de ‘pulcritud’, restrieges la esponja sobre tu cutis para exfoliarlo. Una rutina más que cuestionable, según explican los dermatólogos.

¿Es malo o no?

Los dermatólogos no desaconsejan limpiarse la piel del rostro en la ducha, si andamos apuradas de tiempo y tardamos pocos minutos; de este modo no vamos a hacer daño a la piel. Sin embargo, hacerlo a menudo con agua muy caliente y estar bajo la ducha largo rato, sí que puede resecar muchísimo la piel, publica Mujerhoy.

Y es que a pesar de la creencia generalizada de que el agua caliente ayuda a abrir y dilatar los poros para la limpieza, esta elimina el sebo y la barrera lipídica que constituyen protecciones naturales para la piel. ¿El resultado? Sequedad, irritación e inflamación de la piel.

Es decir, que la razón por la que no debemos lavarlos la cara en la ducha es:

1.- Porque solemos tardar demasiado.

2.- Porque solemos hacerlo con el agua muy caliente, y esto elimina los aceites naturales de la cara, dejando la piel vulnerable, débil y quebrada.

A cada zona, su producto

Lavarse la cara con el champú para el pelo o el gel para el cuerpo tampoco es una buena idea. Cada zona necesita un cuidado específico porque la piel no es igual de sensible. La piel del rostro es la zona más expuesta del cuerpo a la polución y a todos los agentes externos. Además, tiene grasa y lo que tenemos que hacer es regularla con una limpieza diaria.

¿Cuántas veces al día hay que lavarse la cara?

Una piel sana actúa como barrera protectora para el mundo exterior. Es por decirlo de algún modo, nuestra mayor defensa natural contra virus y bacterias, pero además contribuye también a regular la temperatura corporal. Por ello es importante que esté sana y cuidada.

"Si nos pasamos al lavarnos, podemos hacer que el equilibrio de bacterias y hongos que tenemos en la piel se altere y nos haga coger, incluso, alguna infección por hongos", cuenta al Español Paloma Borregón Nofuentes, especialista en dermatología médico-quirúrgica y estética y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Lo ideal es limpiar e hidratar bien nuestra piel facial dos veces al día: por la mañana y por la noche. Una rutina que debemos seguir todos, ya que "las cremas no son cosas de hombres o de mujeres, son cosas de piel", afirma Borregón.

  • Al despertarse, porque las bacterias procedentes de la saliva y el aceite capilar suelen terminar por el rostro.

  • Antes de ir a la cama, ya que el sudor y los aceites naturales se acumulan en la piel, al igual que la suciedad y la polución presentes en el ambiente.

Getty
Para lavarte la cara de forma correcta has de hacerlo en el lavabo, no en la ducha. Controla la temperatura del agua y ya. (Foto: Getty)

A qué temperatura

Aunque la suciedad siempre se elimina mejor cuando el agua está más caliente, porque la temperatura hace que se retire con mayor facilidad, los expertos como Raquel González -directora técnica de Perricone MD en España- aconsejan "una de aproximadamente 30ºC, para limpiar la piel en profundidad al tiempo que mantenemos equilibrados los niveles de nuestra piel para que se mantenga saludable”.

“Puede ser un símil extraño, pero igual que una lavadora limpia mejor nuestra ropa a partir de los 30ºC, con nuestro rostro ocurre lo mismo. Es la temperatura perfecta para limpiar en profundidad sin desequilibrar los niveles óptimos de nutrientes que mantienen nuestra piel saludable, evitando cambios bruscos de temperatura que, al contrario de favorecerla, le producen estrés y pérdida de equilibrio”, explica González.

Durante cuánto tiempo

Tenemos que dedicarle al menos 60 segundos para hacerlo de forma correcta. Y es que para eliminar adecuadamente el maquillaje, los restos que debe el sudor y las impurezas de la cara, hacen falta más de unos segundos.

“La mayoría de las mujeres se lavan la cara durante 15 segundos como máximo, y eso no es suficiente para eliminar el maquillaje y limpiar bien la piel. El procedimiento debe realizarse presionando suavemente con las yemas de los dedos, prestando atención a las áreas problemáticas alrededor de la nariz, debajo de la barbilla y cerca de la línea del cabello”, explica en Antena3 la cosmetóloga estadounidense, Nayamka Roberts-Smith, de LABeautyologist, quien ideó la regla de los 60 segundos.

Si lo prefieres puedes usar un cepillo facial en vez de las manos, pero tampoco conviene excederse ni alargar demasiado la limpieza.

Limpiar o frotar demasiado, así como utilizar sustancias demasiado agresivas, puede arañar la piel y dejarla seca e irritada. Tenlo en cuenta, lavarla demasiado es tan dañino como no lavarla lo suficiente.

Métodos alternativos

Las toallitas desmaquillantes, la leche limpiadora y los tónicos faciales son adecuados para retirar el maquillaje, pero no vale cualquiera.

Tal y como indica Teresa de Miguel, experta en belleza y fundadora de Beldon Beauty, templo de los faciales en Madrid, “el primer producto que debes usar mañana y noche es un limpiador que no altere nuestro pH”. Después, debes aclarar y limpiar la cara de nuevo, con agua tibia, y secarte con una toalla; no uses la del cuerpo, hay microorganismos diferentes en cada zona.

Si usas otro tipo de jabón, añade la experta, “es imprescindible usar después un tónico o loción que lo equilibre”.

Menos es más

Otro de los consejos que dan los dermatólogos para cuidar la salud y el aspecto de la piel es no limpiar el rostro con un producto específico por la mañana. Por lo general, la rutina de limpieza nocturna es muy intensa, limpiando la cara en profundidad y aplicando cremas y tratamientos específicos.

Así que, nada más levantarte, es suficiente con que te laves el rostro con un poco de agua templada y jabón pH neutro. Luego, aplícate una crema hidratante específica para tu tipo de piel, ¡y a afrontar la jornada con la mejor cara!

Y... por último, si vas a ducharte, lo recomendable es lavarte la cara antes de entrar e hidratarla con aceite facial, esto crea una barrera protectora en la piel y evita que la hidratación de la misma se evapore con el calor.

Más historias que pueden interesarte:

Ducharte con el agua tan caliente, el peor hábito para tu salud

7 motivos para tener siempre Aloe Vera en tu botiquín (sea verano o no)

De cómo el ambiente (y todo lo que haces) puede afectar a la salud de la piel

Ducharte inmediatamente después del gimnasio no es recomendable