El curry indio te hace más feliz que una tortilla de patatas de tu madre

tortilla o curry indio
El curry indio te hace más feliz que una tortillaD.R.

Comenzamos escribiendo este artículo con la crítica por delante. "¿Un curry mejor que la tortilla de mi madre? ¡Qué sacrilegio!". Ha sido lo que más he escuchado en mi círculo cuando comenté que estaba inmersa en este tema. Daban igual cuántos estudios utilizase para argumentar que puede que la tortilla de todas las madres de este país no supere a la sensación de felicidad de cualquier plato de una carta hindú. No way.

El caso es que hasta yo misma dudaba de que hubiera un curry que superase la tortilla de patatas de mi abuela. Incluso la de mi suegra. Y antes de que sigas lanzándome serpientes, contextualicemos esto. Todas estas locas conclusiones llegan después de leer 'Namasté' (Urano), el libro de los autores de 'Ikigai', Héctor García y Francesc Miralles, en el que exponen la vía india para llegar a la felicidad, la realización y el éxito.

NAMASTÉ podría traducirse como "me inclino ante ti" o "mi alma saluda a la tuya". Es el saludo tradicional hindú e implica un reconocimiento de esa "chispa divina" que existe en todos y cada uno de nosotros. Así lo explican los autores en su libro y es desde esta perspectiva desde donde proponen la vía hacia una mayor consciencia para lograr armonía y bienestar con nosotros mismos, con la sabiduría tradicional india como pilares fundamentales.

namasté
P Deliss

La mente es comida

En uno de los capítulos de este excepcional libro exponen la importancia que tiene una alimentación equilibrada y ligera, así como una buena autodisciplina alimentaria en un áshram.

Los áshram son algo así como comunidades espirituales en torno a un gurú o a una fé. En la práctica, estas comunidades o áshram se ubican en centros donde la gente es bien recibida para instruirse en la meditación y el yoga. Y en esta práctica, la alimentación es un pilar fundamental. De hecho, una alimentación equilibrada es imprescindible para poder respetar la claridad mental y la concentración, tal y como explican. No, esto no va de dietas.

"Los alimentos cuando se consumen, se triplican". Esto se puede leer en uno de esos libros sagrados a tener en cuenta, el Chandogya-Upanishad. La mayoría de los áshrams en la India basan su alimentación en los principios ayurvédicos y, en definitiva, el objetivo es claro: aplicar una serie de normas en la alimentación para cuidar de la salud del cuerpo, mente y espíritu como si fuera nuestro hogar.

namaste
We Are

Esta "nutrición para la calma" cuenta con 9 reglas.

  1. Consumir alimentos frescos que no hayan sido preparados hace más de 3 horas.

  2. Descartar alimentos procesados, cafeína, refrescos, azúcar, congelados, fritos y envasados.

  3. Lácteos y frutas nunca se toman juntos, ni se beben más de 100 ml de agua antes de comer.

  4. Sólo hay que alimentarse cuando se tenga hambre y detenerse cuando estemos saciados, que no llenos. Esto recuerda a la regla japonesa del hara hachi bu, que invita a dejar de comer cuando el estómago está lleno al 80%.

  5. Mantener los horarios de cada comida de forma estricta. Y esto está apoyado por la cronobiología, pues nuestro sistema digestivo requiere de unas pautas temporales para que la microbiota pueda trabajar bien.

  6. Tomar una sola cucharadita de mantequilla clarificada al día.

  7. Antes de comer, estimular los jugos gástricos con un poco de jengibre.

  8. Concentrarse exclusivamente en comer cuando estamos comiendo. Así logran degustar mejor la comida y así se invita a hacerlo también en los retiros de mindfulness, comiendo lentamente y en silencio. Hay puristas que incluso recomiendan masticar cada bocado hasta 32 veces para mejorar la digestión, cuentan los autores.

  9. Evitar las distracciones, conversaciones o lecturas mientras se come.

alimentación hindú
Nazar Abbas Photography

Ok, lo sabemos. Esto último choca de lleno con tu plan del finde. Y sin duda, con nuestra cultura, donde la comida es ya un acto totalmente social. Puede que el viernes por la noche quieras disfrutar de una buena cena con amigos compartiendo vivencias de la semana. Pero quizás el sábado o el domingo puedas dedicar alguna ingesta del fin de semana a practicar esta consciencia en la alimentación, pues como explican los autores de Namasté, "alimentarnos de forma consciente y saludable, sea en el áshram o en nuestro hogar, nos procurará energía y bienestar físico y anímico. Es una parte fundamental de la vía a la felicidad".

La tortilla de patata de tu madre, el curry indio y el principal culpable: el turmérico

Antes de nada, aquí tienes la razón detrás del titular que deja a la tortilla de patata de tu madre por detrás del curry. Según un estudio del portal Lieferando sobre el cual se apoyan García y Miralles, la comida india, en especial algunos tipos de curry, es la que más sensación de felicidad nos hace sentir después de comer. Los resultados de este estudio muestran que comer curry incrementa la felicidad subjetiva de la persona que lo ha comido en un 83%.

Por eso lo de la tortilla... a no ser que a esa tortilla le eches algunas especias como el turmérico, una de las principales responsables de esa sensación de felicidad.

especias indias
franck metois

Por todos es conocido que la comida india utiliza diversas especias en su preparación. Especias que la hacen única y placentera. Y entre esas especias está el turmérico. Y según otro estudio llevado a cabo por la universidad de UCLA, es capaz de mejorar el estado de ánimo de quienes lo consumen.

La especia dorada

En 'Namasté', dedican un capítulo especial a esta especia dorada y sus propiedades valiosas. Se trata de una especia "sagrada" en la India que cada vez más está despertando un interés especial por sus propiedades terapéuticas, fuera de ese país.

Ya en 1280, Marco Polo quedó fascinado con esta especia y así lo dejó anotado en su diario: "hay un vegetal que tiene todas las propiedades del azafrán, tanto el olor como el color, pero no es realmente azafrán", escribía entonces. Por aquel momento, el turmérico, que es el polvo extraído de la cúrcuma, era desconocida en Occidente.

turmérico
Westend61

Sin embargo, y tal como explican los autores, actualmente se ha extendido por todo el mundo, especialmente en Latinoamérica, donde es conocido como el "azafrán del pobre".

La cúrcuma es una planta de la familia del jengibre. Crece en zonas cálidas, especialmente en el subcontinente indio y sudeste asiático. ¿Lo más valioso de esta planta? Los rizomas, que tras hervirse y secarse son triturados hasta obtener ese polvo "dorado" tan valioso, conocido hoy como turmérico.

Más allá de sus propiedades culinarias e incluso como tinte en vestimentas, maquillaje o en rituales religiosos, el turmérico está muy valorado en la medicina ayurvédica. Y la ciencia también tiene interés en él, pues se han publicado ya más de 3000 estudios para tratar de comprobar si está justificado su uso terapéutico en afecciones variadas: desde el estreñimiento a las piedras en los riñones, pasando por dolores artríticos o menstruales. Y aunque aún no hay conclusiones definitivas, sí parece ser un buen antioxidante y antiinflamatorio, además de matar eficazmente a las bacterias. Y eso, querida amiga, no lo logra la tortilla de tu madre. Namasté.