La curiosa cosa que le molesta a Lola Marceli

Por Texto: Daniel I. Carande. Fotos: Diego de la Puerta
Photo credit: Diego de la Puerta

From Diez Minutos

Con el paso del tiempo, Lola Marceli sigue siendo una de las actrices más guapas y atractivas de nuestro país. La alicantina criada en Málaga protagoniza la serie diaria de TVE, 'Mercado Central'. Hace ya décadas la pudimos ver en otra serie ambientada en un comercio, 'El súper' (Telecinco).

Lola no se puede quejar, no le falta trabajo ni tampoco amor, ya que su corazón está ocupado por el actor Juanjo Puigcorbé, con el que vive en Barcelona.

Te estamos viendo en 'Mercado central' interpretando a Adela, ¿cómo es tu personaje?

Es una mujer que en principio tiene una vida feliz y resuelta, pero que va a dar un cambio a raíz de su separación. Para mí es un chupete porque mezcla la fortaleza, la sensibilidad y el carácter.

Por cierto, el mercado parece de verdad...

Completamente. Tienes razón. Fue lo primero que nos impactó a los actores. Y te confieso que me he llevado alguna que otra fruta.

¿Cómo llevas trabajar en una serie diaria?

Muy bien, formamos un equipo fantástico. Disfruto mucho.

También te podemos ver en “Élite” (Netflix), ¿hay buena cantera de jóvenes?

La verdad es que vienen unas generaciones que impresionan mucho al verles trabajar.

¿Qué consejos les darías?

No los necesitan, tienen una formación estupenda y las ideas muy claras.

Llevas más de veinte años de carrera como actriz, ¿qué balance haces?

Que tengo un oficio que me da momentos muy bonitos, que me sigue incentivando para seguir intentando nuevas cosas. Las ganas no son las mismas, son más. Quiero hacer mucho más.

Tus comienzos fueron como modelo. Bueno, realmente dices que jugabas a ser modelo. Cuéntanos cómo fue esa época.

Fue una etapa en la que trabajaba y estudiaba al mismo tiempo. Así que, intentaba aprovechar todas las oportunidades, y la recuerdo con mucho cariño.

¿Sigues manteniendo contacto con las modelos de aquella etapa como Garbiñe Abasolo o Juncal Rivero?

Hace tiempo que no coincidimos, pero les tengo mucho cariño. Y, además, como decía, los recuerdos son muy bonitos.

Hace unos años nos contabas que estabas aprendiendo a escribir. Es más, te salió una novela. ¿Esa faceta la tienes aparcada?

¡Uy, sí!

Hay algo que poca gente sabe: trabajaste en Australia. ¿Dejaste ese salto internacional por amor?

Pues trabajé con el director Steve Jacobs, que dirigió su segunda película con John Malkovich, que ahora ha vuelto a contar conmigo como protagonista de su tercera película, 'I´ve always wanted to direct'. Se ha rodado en Barcelona, porque ha vivido con su mujer en España y hemos levantado este proyecto juntos. Ha sido otra faceta de mi profesión, la de producir. Gracias a 'Élite', de Netflix, que permite que te vean en todo el mundo.

Juanjo y tú sois una pareja consolidada...

Ya son casi veinte años juntos. Es todo un camino juntos.

Le llamas marido, pero no estáis casados.

Como te decía son veinte años, y ya creo que eso es una definición en sí misma.

¿Es un maestro para ti tanto en el terreno profesional como el personal?

Me gusta más la palabra compañero. Es un gran compañero. La verdad es que ver a Juanjo trabajar es un flipe.

¿Cómo es estar “casada” con un grande de la escena de este país?

Cuando cerramos la puerta de casa somos Juanjo y Lola; es más, pensándolo fríamente es que no sé cómo se vive con ese “título”. Y es curioso, porque la idea que te haces cuando eres adolescente de lo que es ser actor o actriz, es una “empanada mental” de lo que ves en las películas. El peligro de intentar responder a un estereotipo es que te acabas convirtiendo en uno. Y a mí todo lo que me ha sorprendido de mi vida está alejado de eso y es bastante más interesante.

Juanjo es padre, ¿nunca has tenido ganas de ser madre?

No. Y nunca he sentido rubor o vergüenza en expresarlo así. Lo tenía muy claro desde jovencita.

¿Cumplir años te molesta?

Lo que no me gusta es celebrar mis cumpleaños, nunca los tengo en cuenta.

Estás estupenda, ¿te molestan las arrugas?

¡Muchas gracias! Lo curioso es que cuando las arrugas empiezan a salirte, coincide con que vas perdiendo vista. Así compensa. (Risas).

¿Te quedan sueños por cumplir?

Me quedan millones de sueños por cumplir, porque soy muy soñadora. Me encantaría un buen papel en el cine. Ahora mismo echo de menos los ensayos del teatro.

Sé sincera. ¿Has triunfado?

Lo voy a ser. Porque siempre he pensado que la sensación de triunfo y fracaso, como decía Kipling, hay que tratarlos como los grandes impostores que son.

Texto: Daniel I. Carande. Fotos: Diego de la Puerta. Ayudante de Foto: Eduardo Zervo. Estilista: María Álvarez. Maquillaje y peluquería: Javier Reyes para Rene Furtener París. Agradecimientos: Hotel La Quinta de los Cedros. Calle Allendesalazar, 4. Madrid. Teléfono: 91 515 22 00.