Un cumplido de Jordi Cruz en ‘MasterChef’ despierta malos augurios del pasado

·4 min de lectura

Este lunes, MasterChef celebraba su semifinal, y por ello los jueces quisieron hacer un pequeño regalo a los aspirantes. Un vídeo en el que alababan las virtudes individuales de María Lo, David, Adrián, Verónica y Patricia, los cinco concursantes más fuertes de esta décima temporada. Cada mensaje era diferente al anterior, y todos coincidían en que, con sus palabras, Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz habían descrito a la perfección sus emociones y sentimientos. Eran palabras de ánimo, una palmada en la espalda para continuar hacia adelante, si bien, el cumplido que le lanzó Jordi Cruz a María a mí me despertó malos augurios del pasado. Y con razón.

Como espectador, tengo que reconocer que María Lo es mi aspirante favorita. La gaditana, hija de padre chino y madre andaluza, ha sido una concursante que ha regalado muchísima alegría a las cocinas. Tiene un aire muy simpático, sin necesidad de robarse el foco constantemente ni hacerse la graciosa de manera gratuita. Además, ha demostrado ser una trabajadora y una amante de la gastronomía. En muchas ocasiones nos encontramos con gente que, en teoría, quiere ser chef, pero nunca ha cocinado (¡o hasta probado!) algunos productos que se repiten año a año en la competición.

MADRID, ESPAÑA - 7 DE ABRIL: El chef Jordi Cruz asiste a la presentación de
MADRID, ESPAÑA - 7 DE ABRIL: El chef Jordi Cruz asiste a la presentación de "MasterChef 10" el 7 de abril de 2022 en Madrid, España. (Foto de Aldara Zarraoa/Getty Images)

Y qué decir de su historia personal. María entró a MasterChef hablando alegremente de su vida personal y de su novia, aunque ello pudiera chocar dentro de su propia familia. Y es que su padre, que es muy conservador, no sabía ni que su hija era lesbiana. Como supimos más tarde, MasterChef le permitió salir del armario antes que el hombre falleciese el pasado mayo, pues la propia María fue la encargada de contarlo.

Precisamente, en el programa de anoche, los jueces hablaron de la importancia de decir te quiero a tus seres queridos. Jordi Cruz contó que él nunca le dijo te quiero a su padre hasta que éste fue mayor y estaba muy enfermo. “Tienes un talento gigante, pero también tienes una fortaleza que asombra. Te admiro, ¿y sabes por qué? Porque has tenido una valentía que yo no tuve”, le dijo el juez a María Lo en ese vídeo inicial. “Yo esperé a que mi papá tuviese un alzhéimer terrorífico, a no ver nadie en sus ojos, para decirle 'te quiero'. Nunca se lo dije. ¿Se puede ser más tonto, más lelo? Con lo bonito que es decir 'te quiero'. Qué bonito es tener valor, decir las cosas cuando toca. Sí, señorita, la admiro por muchas cosas, pero también por tu coraje”, decía Jordi.

Y a continuación, lanzaba un guante a María que parecía, en un primer momento, imposible de rechazar. “Tengo claro que cuando termine esto te van a llover las propuestas, pero yo te voy a hacer la primera. Para mí será un orgullo si alguna vez vienes a trabajar conmigo”, le proponía a la aspirante, que fue la única de los cinco semifinalistas en recibir una oferta como esa. Según Jordi, ya es una buena profesional, es buena persona y eso le abrirá cualquier puerta.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

¿Significa eso que María Lo es la niña bonita de MasterChef y que ya tiene casi el premio en sus manos? No tiene por qué. Recordemos que el año pasado el manchego Fran parecía el caballito ganador de esa novena temporada, y ya desde el tercer programa los jueces comenzaron a lanzarle ofertas de trabajo. “Te quiero en El Bohío”, le dijo Pepe en una ocasión, en referencia a su conocido restaurante. Jordi Cruz le prometió que, si por él fuese, nunca le faltaría trabajo, y hasta le ofreció una chequera para que plasmase su caché. Samantha Vallejo-Nágera también entró en el juego. “No sabes cómo lleva las cuentas. Quiero un hombre así en mi vida” le decía un día al chef invitado Toño Pérez.

En aquella ocasión, Fran también era, de lejos, mi concursante favorito. Y como recordarán los seguidores más fieles del formato, en su semifinal, Fran tuvo un mal día y los jueces le dieron la vuelta a la tortilla y le retiraron las ofertas de trabajo. Y en la gran final, este camarero de carácter nervioso tampoco estuvo brillante y no pasó el corte para ser duelista. Se quedó acariciando la gloria, cuando muchos lo dábamos por perfecto ganador.

Y ese es el temor que me da con María Lo. Que nos la hayan presentado demasiado fuerte y luego, en un giro de los acontecimientos, no llegue a ser duelista (ni ganadora). Eso sí, ella, al menos, ya se puede sentir ganadora. La prueba inicial de anoche consistía en replicar un sofisticado plato de ostras de Pedro Subijana, y el mejor conseguiría un contrato de trabajo de un año en las cocinas del resort Catalonia Gran Costa Mujeres, en Cancún. María Lo fue la mejor de esa prueba, y según contaron los jueces, una concursante de otra edición recibió el mismo premio y lleva diez años allí trabajando, por lo que ya ha conseguido un pasaporte al éxito dentro de la profesión.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente