El culturista Dorian Yates enganchado a los alucinógenos

·1 min de lectura
Photo credit: Dorian Yates
Photo credit: Dorian Yates

Dorian Yates fue un pionero en el culturismo, uno de los primeros culturistas gigantes de verdad y ganador de seis títulos de Mister Olympia entre 1992 y 1997. Consumidor de esteroides como tantísimos culturistas profesionales de siempre, ahora vive feliz enganchado a los alucinógenos y la dimetiltriptamina. "Mi vida ha cambiado y estoy feliz". La dimetiltriptamina (DMT), también conocida como “La molécula de Dios”, es una sustancia psicoactiva que puede tener potentes efectos alucinógenos, el cual se encuentra presente en distintas plantas y en ocasiones en el cerebro de los mamíferos. (¿Por qué están muriendo tantos culturistas en los últimos meses?).

Yates luce además un tatuaje gigante en la espalda, sinónimo de su nueva persepectiva de la vida. "La primera vez que tomé DMT me dio una nueva perspectiva de mi existencia. Sentí que comenzaba a tener respuestas para todo y que no había por qué estresarse. Que no hay muerte, ni fin ni principio, la vida es solo un juego al que todos jugamos", explica.

Sobre su consumo habitual de alucinógenos, comenta: "Los psicodélicos pueden ser medicamentos poderosos que nos cambian la vida pero, por supuesto, hay que tomarlos con moderación y supervisión médica".

Dorian Yates: el primer gran monstruo del culturismo

Solo hay cuatro competidores por delante de Yates cuando se habla de la mayor cantidad de victorias en Olympia de todos los tiempos. Y ninguno con una espalda gigante como la suya.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente