El culturista más bajo demuestra que nada es imposible

·1 min de lectura
Photo credit: Guinness World Records - YouTube
Photo credit: Guinness World Records - YouTube

Cuando nació Pratik Vitthal Mohite sus manos y sus pies eran increíblemente pequeños y los doctores le dijeron a sus padres que podría ser que nunca pudiera caminar o incluso moverse por sí mismo y que necesitaría un apoyo constante para poder vivir. Como adulto, acaba de ser nombrado como el culturista más bajo y ha dejado su nombre en el libro mundial de los récords Guinness con una altura de un metro y un centímetro.

Mohite, quien vive en Maharashtra (India), había empezado a interesarse en el fitness cuando era adolescente al ver entrenar a su tío y empezó a ir al gimnasio India, donde se enfrentó a sus detractores. Pronto desarrolló una rutina estricta que consistía en 30 minutos de carrera a pie cada mañana y dos horas de entrenamiento en el gimnasio por la noche.

"Cuando empecé a entrenar mucha gente del pueblo y amigos me despreciaron y me dijeron 'no serás capaz de conseguirlo'", recuerda. "Sin embargo, me lo tomé como un reto para mí y para mostrarlo al mundo. Seguí entrenando y motivándome para algún día lograr un récord en el mundo del culturismo", afirma.

Desde entonces, Mohite ha formado parte de más de 40 competiciones de culturismo en su distrito, en su estado y a nivel nacional. Cuando participa en las competiciones dice que con frecuencia otros culturistas se quedan "en shock" al verle, aunque él no se inmuta. Espera inspirar y animar a otras personas que son pequeñas y se han enfrentado a dificultades similares.

"Aunque nuestro tamaño es pequeño, nuestros sueños deberían ser grandes", asegura. "No hay nada imposible en el mundo. Si trabajas duro y con dedicación puedes cambiar lo imposible por posible", sentencia.