La importancia de detectar la culebrilla antes de que se convierta en herpes

·6 min de lectura
Antes de que se manifieste con su característico sarpullido rojo, la culebrilla que precede al herpes Zóster suele dar fiebre o causar escalofríos, como la gripe. De ahí que sea importante conocer los signos tempranos que realmente lo identifican. (Foto: Getty)
Antes de que se manifieste con su característico sarpullido rojo, la culebrilla que precede al herpes Zóster suele dar fiebre o causar escalofríos, como la gripe. De ahí que sea importante conocer los signos tempranos que realmente lo identifican. (Foto: Getty)

La culebrilla es una infección viral dolorosa provocada por el virus varicela-zóster que afecta con mayor frecuencia en personas de 50 años o más. Este virus causa dos tipos de enfermedades, la varicela y el herpes zóster, que pertenece al mismo grupo de virus que causan el herpes labial y el herpes genital.

Puede ser preocupante notar la presencia de algún signo de Herpes, pero no entres en pánico. Es fácil confundirlo con algo más. Aquí, explicamos cuáles son los síntomas similares al Herpes y cómo saber si realmente lo es o no.

Lo primero que debes saber es que las personas que han tenido varicela de pequeños pueden tener culebrilla en el futuro, ya que el virus permanece en el cuerpo después de haberla pasado. Además, como tenemos menos inmunidad a las infecciones a medida que envejecemos, aumenta el riesgo de padecer culebrilla. Por eso esta afección es más común en adultos mayores y en personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados. Esto incluye a aquellos que:

  • Tienen enfermedades del sistema inmunitario como el VIH y sida.

  • Tienen ciertos tipos de cáncer

  • Toman medicamentos inmunosupresores después de un trasplante de órgano.

El sistema inmunitario de estas personas puede estar debilitado cuando tienen una infección o está estresado. Lo que puede aumentar su riesgo de culebrilla. Puede que no cause problemas durante años, pero a medida que envejeces el virus puede reactivarse causando un brote de culebrilla.

En algunas personas, los síntomas de la culebrilla son leves. Es posible que solo tengan un poco de picazón. En cambio en otras, la culebrilla puede ocasionar un dolor intenso al sentir el más mínimo roce.

Los primeros signos de culebrilla que preceden al herpes pueden confundirse con muchas otras cosas ya que producen síntomas similares a los de una infección viral habitual: fiebre, dolor de cabeza, fatiga y malestar.

Por eso, para no confundirse, hay que estar atento y buscar los signos tempranos como el ardor o un hormigueo doloroso, que a veces incluye adormecimiento o picazón, en un lado del cuerpo. De 1 a 5 días después de empezar esa sensación de hormigueo o ardor en la piel, aparecerá un sarpullido rojo.

Este sarpullido o erupción del herpes zóster puede tardar días en aparecer a pesar de la picazón y el dolor en el sitio de la infección. Lo cual puede conducir a un diagnóstico erróneo o tardío. A veces, las marcas que deja la culebrilla se pueden confundir con otras afecciones de la piel, como urticaria, psoriasis o eccema.

Sin embargo, hay otros signos tempranos de culebrilla a tener en cuenta, como una sensibilidad extrema al tacto, así como inflamación de los ganglios linfáticos

Eso unido a la lista general de síntomas que incluye escalofríos, dolor abdominal o malestar estomacal, y dolores musculares o cansancio, no deja dudar a dudas. El virus se ha vuelto a activar y la erupción de la culebrilla está a punto de manifestarse.

Por otro lado, en la mayoría de los casos, la culebrilla dura de 3 a 5 semanas (mucho tiempo para un resfriado común o una gripe).

Una vez que sale la erupción cutánea, ya es más fácil sospechar que se trata de la culebrilla. Esta comienza como una mancha rosa que se va volviendo más oscura (roja) y se hincha hasta que se convierte en un gran parche cubierto de ampollas. Normalmente la culebrilla sale en un lado del cuerpo, a lo largo de las vías nerviosas. Por lo que suele localizarse alrededor de la cintura o en la cara.

Aunque lo más común es que aparezca en una sola franja del tronco, generalmente a un lado del tórax o alrededor de la cintura, a veces se localiza en el muslo, en la cara e incluso en el ojo. El dolor que causa es de intensidad variable (puede ser leve o tipo punzante), continuo o intermitente, y suele causar picazón o cosquilleo en la zona donde aparecerá la lesión,

Dependiendo de la ubicación del dolor, a veces puede confundirse con un síntoma de problemas que afectan el corazón, los pulmones o los riñones. Algunas personas experimentan dolor de herpes zóster sin siquiera desarrollar la erupción. Otras veces, el sarpullido se presenta en un lado de la cara. Cuando la culebrilla se presenta en la cara, puede afectar al ojo y causar pérdida de la visión. Por este motivo, hay que monitorear todas las posibles sintomatologías para evitar complicaciones durante la enfermedad.

La complicación más común de la culebrilla es el dolor de los nervios a largo plazo que se llama 'neuralgia posherpética' (NPH). La NPH se presenta en las áreas donde apareció el sarpullido de la culebrilla, incluso después de que el sarpullido haya desaparecido. El riesgo de presentar NPH aumenta con la edad. Es más probable que un adulto de más edad con culebrilla presente NPH y tenga dolor más duradero e intenso que una persona más joven con culebrilla. Las personas menores de 40 años raramente presentan NPH.

“La persona que tiene una erupción de culebrilla no la va a transmitir a otra persona; pero si podrá transmitir el virus a alguien que no haya tenido. Los niños suelen ser los más expuestos a contraer la varicela en lugar de herpes zóster. El virus se propaga a través del contacto directo con las ampollas. No se propaga a través del aire”.

No es posible transmitir el virus de la culebrilla a alguien. Sin embargo, si nunca has tenido varicela ni te has vacunado contra la varicela, es posible contraer varicela de alguien con culebrilla a través del contacto directo con ampollas activas, ya que el mismo virus causa tanto la culebrilla como la varicela. Por este motivo, es una recomendación fundamental no acercarse a personas que no hayan padecido de varicela o tengan un sistema inmunológico débil.

Hay muchos mitos sobre cómo tratar la culebrilla, pero las recomendaciones médicas indican que lo más apropiado es:

  • Mantener la zona afectada cubierta.

  • Evitar tocarse o rascarse el sarpullido.

  • Utilizar mosquiteros alrededor de las camas y en las ventanas.

  • Lavarse las manos con frecuencia para prevenir la propagación del virus a otras zonas del cuerpo.

  • Evitar el contacto con las ampollas del sarpullido antes de que se formen costras.

  • Evitar contacto con embarazadas, bebés prematuros, personas con sistema inmunológicos debilitados (personas trasplantadas, ancianos).

  • Usar varias veces al día compresas frías y húmedas de manzanilla para aliviar la picazón.

  • Mantener la piel limpia. Descartar los vendajes que se utilizan para cubrir las úlceras en la piel.

  • Lavar con agua caliente las prendas de vestir que tengan contacto con las úlceras de la piel así como las sábanas y las toallas.

En cuanto a los medicamentos antivirales que pueden hacer que los síntomas sean menos graves y acortar la duración de la enfermedad si se toman temprano destacan: aciclovir (Zovirax), valaciclovir (Valtrex) o famciclovir (Famvir). Los analgésicos también pueden disminuir las molestias en las etapas más avanzada, y la aplicación de compresas húmedas, una loción de calamina o los baños de avena coloidal pueden ayudar a reducir la picazón.

En cualquier caso, de presentarse alguno de los síntomas mencionados, se aconseja acudir al médico cuanto antes ya que la prescripción de medicamentos de forma oportuna puede ayudar a aliviar el dolor causado por la culebrilla y reducir en cierta medida, la intensidad de la afectación de esta enfermedad viral.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Esta chica con acné quístico es un verdadero ejemplo en redes

Así actúa el tipo de herpes que causó la parálisis a Justin Bieber

Contrae el virus del herpes simple por un beso de su madre

Cómo el virus del herpes desencadena la esclerosis múltiple

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente