Cómo cuidar los pensamientos: cuidados, cultivo y riego

·3 min de lectura
Photo credit:  Ruby Wong / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Ruby Wong / EyeEm - Getty Images

Los pensamientos son flores que ofrecen color, vistosidad y sensación de alegría. Son, por excelencia, las plantas del otoño y del invierno, las épocas ideales para que inunden los espacios del jardín, la terraza o el balcón.

Hay que tener en cuenta que los pensamientos requieren unos cuidados especiales; por eso, queremos presentarte los distintos medios para cuidarlos adecuadamente y que muestren todo su colorido en los exteriores del hogar.

Características de los pensamientos

El nombre científico de esta especie es Viola x wittrockiana y forma parte de la familia de las violáceas. Es un planta híbrida bianual, que el primer año produce hojas y el segundo flores, las cuales llegan a durar hasta 4 meses. Desde el siglo XIX, floristas de Europa del Norte fueron cruzando sus flores y, de esta forma, obtuvieron más de 400 variedades de pensamientos bonitos y elegantes, todo un reto para los amantes de las jardinería.

Otro aspecto a tener en cuenta es que son plantas semi perennes y los climas fríos son sus preferidos. Su floración se extiende desde los primeros días del otoño hasta bien entrada la primavera. Es una planta de exterior cuyo tamaño es reducido y no superan los 25 cm. Al fin y al cabo, requiere un procedimiento semejante que el que se emplea para cuidar los geranios.

Las hojas que brotan son de un verde brillante, ovaladas y planas, y las flores tienen 5 pétalos aterciopelados y de múltiples colores, suaves e intensos. Cada planta suele dar dos flores. Para alargar la época de floración, es recomendable quitar las flores que estén marchitas y cortar las puntas de los tallos. Lograrás que broten nuevos capullos. No obstante, es una flor muy bonita si estás pensando en decorar con plantas la casa.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Si combinas los pensamientos con petunias y begonias, tus ventanas se llenarán de color.

Cómo cultivar pensamientos

Lo mejor es hacerlo por semillas y en un sustrato que drene bien y pueda retener la humedad de una manera eficiente. También se puede añadir algo de sustrato específico para plantas de flor. La época de siembra es a finales de agosto. Pon el semillero en un lugar resguardado, con suelo húmedo y a una temperatura entre 15º y 18º C. Una vez que germinen se pueden pasar a maceteros grandes.

Cuando se hagan adultas, ya es posible que las trasplantes al jardín o a jardineras. Si puedes hacerlo al principio de la temporada, mejor, porque crecerán con más fuerza. De este modo, van a quedar muy bien con otras plantas para decorar la terraza o el balcón; por eso, aprende a cuidar las petunias o las azaleas y utiliza las plantas en el hogar para decorar.

Photo credit: RichLegg
Photo credit: RichLegg

Cuidados de los pensamientos

A la hora de cuidar los pensamientos, ten presente que el procedimiento es muy sencillo. Aunque resisten bien el frío -y, de hecho, lo necesitan para vivir mejor- es aconsejable plantar las especies en semisombra e, incluso, a pleno sol, en un suelo rico en nutrientes y a una distancia entre de 25 a 30 cm entre cada planta. En realidad, es una de las plantas más resistentes al sol, pero es importante que la tierra esté siempre húmeda y sin que se encharque la planta. Ten cuidado de no mojar los pétalos.

Y otra cuestión fundamental: atención a las plagas. Los pensamientos son muy sensibles a la mayoría, pero especialmente a la araña roja y al pulgón. Y mucho ojo con los caracoles y las babosas. De todas formas, siempre puedes poner cerca algunas plantas trampa para ahuyentar las plagas. Con estas indicaciones, rodearte del color y la vida de los pensamientos te hará sentir un invierno mucho más llevadero, al menos visualmente.

En definitiva, merece la pena decorar la casa con pensamientos y hacer que el color y la alegría de sus flores llenen de vida todos los rincones.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images