Cómo cuidar el cuero cabelludo en verano: la rutina capilar completa

·3 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Quemarse la raya del pelo. ¿Habías escuchado alguna vez esta expresión? Seguramente le haya pasado a alguien de tu círculo cercano o, incluso, a ti misma. Si es así, sabrás que es una experiencia bastante dolorosa y es que la zona del cuero cabelludo, casi invisible, es una de la áreas más olvidadas en cuanto a cuidados cosméticos se refiere. Sin embargo tener esta zona hidratada y en condiciones óptimas es fundamental para que tu melena brille y se vea saludable.

Photo credit: Courtesy of Chanel
Photo credit: Courtesy of Chanel

Aunque parezca que está prácticamente a cubierto por el pelo, quemarse el cuero cabelludo es uno de los síntomas por el que nos damos cuenta de que es una zona que también sufre y, por tanto, requiere cuidados. Y es una pena que, a veces, sea esta la única manera de percatarnos de sus necesidades. El cuero cabelludo en verano también se ve afectado por el sol, el agua y la sal, agentes que pueden producir deshidratación y quemaduras. Además del dolor, las consecuencias serán un pelo más débil y un desequilibrio que puede dar lugar a un cambio en la fibra capilar dando lugar a que esta se vuelva más grasa o más seca de lo habitual.

Por tanto nos queda claro que en verano el uso de champú y mascarilla se queda corto para cubrir la necesidades del cabello. A estos -sin prescindir de ellos- debes añadir algunos paso más para que el área no se resienta. Empezando por el principio, debes aplicar un buen exfoliante. Este funciona de la misma manera que cuando lo aplicamos en la piel: elimina la suciedad que se ha podido quedar anclada en el nacimiento del cabello, los restos de productos capilares y las células muertas.

Además oxigena el cabello, y estimula la circulación del cuero cabelludo contribuyendo a que el cabello crezca de forma sana. Es un producto que incorpora pequeñas partículas, por lo que es conveniente usarlo antes de proceder a lavar el cabello. Con las raíces humedecidas aplícalo dos veces por semana realizando un pequeño masaje.

El momento de aplicar el champú es el cuidado más básico, sin embargo, muchos peluqueros coinciden en que no todo el mundo sabe hacerlo de la manera correcta. El producto se debe aplicar en las raíces y masajearlo durante dos o tres minutos para que ejerza su función limpiadora y penetre bien en el bulbo piloso. Recuerda que es recomendable hacer dos lavados para que la limpieza sea completa y que el agua no debe estar excesivamente caliente, ya que puede dañar el pelo. Tras el champú, llega la aplicación del acondicionador y la mascarilla. Es importante que sepas que este tipo de producto se aplica únicamente de medios a puntas. Seguir esta indicación contribuirá a que tu cuero cabelludo permanezca libre de residuos por más tiempo.

Una vez tenemos asimilada esta rutina básica, podemos añadir algunos pasos más que contribuirán a proteger el cuero cabelludo de los agentes externos. Los aceites protectores de cabello se aplican en el cuero cabelludo y proporcionan nutrición a la fibra capilar al tiempo con protegen de los agentes externos como la contaminación, que debilita la integridad del cabello.

Por otro lado, igual que protegemos del sol nuestra piel, es muy importante la aplicación de un protector solar específico de cabello. Este será el que impida que nuestro cuero cabelludo se queme. Se suelen aplicar en formato espray, por lo que son muy cómodos de utilizar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente