Cuidados a tener en cuenta si llevas un implante dental

Cada vez se colocan más implantes dentales en España, pero hasta ahora se desconocía la realidad de las principales enfermedades que suelen aparecer asociadas a este tipo de tratamiento. Así puedes evitarlas

Getty
Las enfermedades periodontales graves pueden desembocar en problemas de encías o en la pérdida de dientes, y afectan a un 15-20 por ciento de los adultos de edad media (35-44 años). Aún así, casi la mitad de la población no toma medidas preventivas ni cumple con la visita anual al dentista. (Foto: Getty)

España es uno de los países de Europa donde más implantes dentales se colocan; de hecho, dos de cada diez personas de entre 25 y 79 años afirma tener colocado ya un implante dental.

Las estimaciones más recientes indican que en nuestro país se colocan entre 1.200.000 y 1.400.000 millones de implantes al año. Por ello, los profesionales del sector de la implantología dental y de la periodoncia insisten en que, a la hora de realizarse un tratamiento de manera segura, es necesario informarse bien y exigir referencias para evitar no sufrir engaños ni daños personales.

Y es que a pesar de las ventajas de estos tratamientos, también hay casos en los que el implante puede fracasar, es decir, que el implante pierda su unión al hueso y se suelte. Si esto ocurre las consecuencias pueden ser graves, ya que de no realizarse una óptima higiene o realizar un mantenimiento, pueden aparecer enfermedades asociadas a este tipo de tratamiento.

(Foto: Getty Images/Istockphoto)
En España, dos de cada diez personas de entre 25 y 79 años afirman tener colocado ya un implante dental. (Foto: Getty Images/Istockphoto)

De hecho, una investigación llevada a cabo por la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) ha desvelado que la periimplantitis y la mucositis son las complicaciones biológicas más frecuentes.

Quienes corren mayor riesgo de ser afectados por este problema son los fumadores, las personas que ya tienen piorrea, y aquellos que no se limpian los dientes regularmente.

Se trata de un problema poco conocido pero el estudio (difundido en colaboración con Johnson & Johnson) ha revelado una muy alta prevalencia de enfermedades periimpantarias (infección de las encías asociada a los implantes dentales) en nuestro país.

“Al menos 1 de cada 4 pacientes que tienen un implante dental (un 24 por ciento) desarrollan periimplantitis a medio plazo (seguimiento medio de 9 años); y, si le suma también la mucositis, esta cifra aún se incrementa más, de manera que más de un 50 por ciento de las personas que se someten a terapia de implantes dentales presentan alguna de estas dos enfermedades (periimplantitis y/o mucosistis), indica el Dr. Daniel Rodrigo, primer firmante del estudio“Prevalence and risk indicators of peri-implant diseases in Spain” publicado en “Journal of Clinical Periodontology”.

El experto advierte que “la presencia de estas infecciones amenaza seriamente la supervivencia del propio implante”.

En concreto, tras evaluar los datos de 474 implantes de 275 pacientes, el estudio desvela que la prevalencia de enfermedades periimplantarias en la población española adulta es del 51 por ciento (un 27 por ciento con mucositis y un 24 por ciento con periimplantitis).

En el análisis se encuentra una asociación estadísticamente significativa entre la presencia de periimplantitis y el sexo femenino, así como con el no seguimiento del mantenimiento y la no utilización de higiene interproximal.

Igualmente, se relaciona una mayor existencia de periimplantitis con la ubicación del implante (más casos de periimplantitis en implantes colocados a nivel antero-inferior), el diámetro y superficie del implante (más en implantes lisos y estrechos) y el tipo de prótesis utilizado (más en metal-cerámica).

Tras la colocación del implante

Conviene respetar una serie de pautas durante el tiempo que dura el postoperatorio. No debes alarmarte si te sube la fiebre, hay hinchazón o la herida sangra; presiona la herida con una gasa seca. Puedes morderla e ir cambiándola cuando sea necesario.

Se recomienda aplicar frío en intervalos de 10 minutos si la zona está inflamada, y mantener la cabeza lo más elevada posible (también al dormir).

Es de cabeza, pero no está de más recordar que en estas circunstancias no conviene hacer ejercicio físico, fumar o tomar alcohol.

Además, es habitual que tras la intervención, el implantólogo prescriba una medicación analgésica, antiinflamatoria y antibiótica tanto para combatir el dolor y la hinchazón como para prevenir la infección. No dejes de tomarla, excepto si notas reacciones adversas.

En cuanto a la comida, procura que no esté muy caliente. Se aconseja dieta blanda, y los alimentos fríos o a temperatura ambiente. Aunque ya no lo hemo dicho, repetimos, hay que evitar el tabaco y el alcohol, y por supuesto, llevar a cabo una cuidadosa higiene

Cómo hay que limpiar la zona

  • En la primera fase de un tratamiento de implantología es importante realizar enjuagues (con clorhexidina) para eliminar posibles bacterias, ya que no se puede realizar un cepillado correcto de la zona.

  • Tras la retirada de los puntos a los 7-15 días se pueden reanudar las medidas de higiene habituales (cepillado convencional) durante los tres o cuatro meses que dura la fase de oseo-integración (unión estable entre el hueso y el implante).

  • En la segunda parte del tratamiento (fase protésica) ya puedes hacer un cepillado convencional al menos cada 12 horas, con especial dedicación a la zona de la prótesis en su unión con la encía.

  • No olvides usar un cepillo interproximal: Si es una prótesis fija (que no se puede retirar) se recomienda el uso de cepillos interproximales y sedas en los espacios entre implante-implante y diente-implante (elegir tamaño en función del espacio existente y la recomendación del dentista).

  • En caso de que la prótesis sea removible (se pueda quitar) habrá que limpiar por un lado la prótesis con los cepillos específicos para éstas y por otro lado cepillar las barras o anclajes unidos a los implantes y que sirven de sujeción a la prótesis.

  • En el caso de las barras hay que prestar especial atención al espacio entre la barra y la encía, para evitar la inflamación de ésta. ¡Ojo! Si no retiras la placa bacteriana de la parte de la encía que rodea los implantes pondrás en peligro la durabilidad o éxito del tratamiento.

¡Ah! Y esto no te libra de cumplir con el calendario de revisiones establecido por el implantólogo. En serio, no debes olvidar realizar las visitas periódicas programadas por el dentista para que éste revise si estás llevando a cabo correctamente las medidas de higiene, controlar el estado del hueso alrededor de los implantes, así como revisar o cambiar los componentes de la prótesis.

También puede interesarte:

Las consecuencias de tener unas encías enfermas (en distintas partes del cuerpo)

El 'complejo' de Sergio, un problema común entre los jóvenes españoles

¿Cuántas veces al año debemos ir al dentista?

Si no cuidas esta parte del cuerpo puedes sufrir un parto prematuro

¿Eres bruxista? Podrías serlo y no saberlo

Si haces esto (solo) una vez al año vas a tener cáncer oral

Esas crujientes y apetitosas patatas fritas son (de verdad de la buena) lo peor que puedes echarte a la boca

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente