Cuida tu ropa y el medio ambiente con estas alternativas naturales a la hora de hacer la colada

Lavar la ropa es una de las tareas más cotidianas de las labores del hogar, pero también una de las más contaminantes, no solo para el medio ambiente, sino también para nuestra piel y la vida útil de las propias prendas. Los detergentes, suavizantes y otros productos químicos que utilizamos a la hora de hacer la colada son altamente agresivos para las fibras de la ropa provocando que, lavado tras lavado, pierdan parte de sus características originales como la suavidad o el color. Sin embargo, lavar la ropa de una manera mucho mas ecológica, sostenible y respetuosa -tanto para el planeta como para tus prendas se mantengan como nuevas más tiempo- es posible empleando ingredientes naturales y siguiendo estos sencillos trucos.

Lee: Mantén intacto el color de todas tus prendas con estos sencillos trucos caseros

VER GALERÍA

cesto-colada

Detergente ecológico

Los detergentes procedentes de las coladas caseras son unos de los principales responsables de la contaminación de ríos, mares y océanos en todo el mundo. Reduce su uso optando por alternativas más naturales como las tradicionales pastillas de jabón 'lagarto' o de Marsella fabricadas a base de sosa cáustica, aceites y grasa de origen animal o vegetal e infusiones de avena. Pero si no quieres lavar a mano puedes crear tu propio jabón en gel rallando una pastilla y diluyendo las virutas en 5 litros de agua tibia. Agítalo bien y utilízalo en la lavadora de la misma manera que el industrial.

Lee: Hogar sin tóxicos: 6 trucos para conseguir una casa más saludable

Suavizante casero

Los suavizantes industriales son otros de los productos más agresivos y contaminantes para el medio ambiente, por lo que se recomienda reducir su uso en medida de lo posible. Pero si, aún así no puedes prescindir de ellos para dar un toque de suavidad extra a tu colada puedes probar a fabricarlos tú misma siguiendo esta sencilla fórmula con ingredientes caseros y naturales. Mezcla un vaso de agua caliente con 800 mililitros de vinagre de manzana y disuelve en ella una cucharada colmada de bicarbonato, remueve hasta que desparezcan las burbujas; cuando se haya enfriado, añade 20 gotas del aceite esencial que prefieras para aromatizar. Consérvalo en un lugar fresco y utilízalo de la misma manera que el convencional.

Quitamanchas natural

Las manchas de sustancias como el café, vino, chocolate o sangre son especialmente difíciles de eliminar de la ropa. En estos casos puedes preparar una pasta espesa mezclando una cucharada de bicarbonato de sodio y el zumo de medio limón. Espárcela directamente sobre la mancha, déjala actuar durante 15 minutos y aclara con agua tibia. Otra alternativa es mezclar en un dosificador de espray tres partes de agua, una de agua oxigenada y media de zumo de limón y pulveriza sobre la zona. Si la mancha es de aceite lo más eficaz es aplicar una buena cantidad de polvos de talco sobre ella para que se absorba. Deja que actúe durante varias horas y luego lávala en la lavadora de la manera habitual.

Lee: Los trucos caseros más útiles para luchar contra las manchas difíciles

VER GALERÍA

mujer-colada

Blanquear sin lejía

Como consecuencia del uso y los lavados, las prendas blancas tienden a amarillear con el tiempo perdiendo su resplandor y luminosidad. Si quieres mantenerlas como el primer día sustituye la lejía por una solución mucho más natural y efectiva disolviendo una cucharada de bicarbonato sódico en un vaso de agua con un poco de zumo de limón. Añade esta mezcla junto al detergente en la lavadora y programa el lavado habitual. Si lo que quieres es blanquear sábanas, manteles, toallas o cortinas lo más recomendable es sumergirlas durante un par de horas en agua caliente en la bañera con dos cucharadas de bicarbonato o un chorro de agua oxigenada.

Quitar olores

A pesar de los lavados, en ocasiones, la ropa adquiere cierto olor a sudor y humedad muy difícil de eliminar al encontrarse muy adherido a las fibras. No obstante, se pueden eliminar añadiendo al cajetín del detergente de la lavadora una taza de vinagre o bicarbonato. También puedes aplicarlos directamente sobre la ropa para un efecto más rápido. Asimismo, para evitar el olor a humedad asegúrate de que la ropa está bien seca antes de guardarla. Si lo que prefieres es perfumar tus prendas una vez en el armario, guardarlas junto a pastillas de jabón natural aromatizadas con lavanda, cítricos o jazmín.