La cuestionada maternidad de Laura Escanes

·6 min de lectura

Laura Escanes (13 de abril de 1996, Barcelona) no tiene ningún problema en compartir a través de sus redes sociales algunos aspectos de su vida personal, lo que sus fans agradecen. Sin embargo, eso también la deja expuesta a las críticas de sus haters, que cuestionan casi cada cosa que hace, especialmente en lo relativo a su manera de llevar su maternidad.

La influencer está pasando unas vacaciones en su nueva casa de La Cerdaña junto a su marido, Risto Mejide, y a su hija, Roma, y quiso compartir algunas instantáneas con sus seguidores (tiene más de un millón) a través de Instagram. En varias de ellas se la puede ver disfrutando de varios momentos tiernos junto a su pequeña contemplando los paisajes de la zona o descansando tras un paseo en bicicleta.

Laura Escanes con su hija Roma. (Foto: Instagram / @lauraescanes).
Laura Escanes con su hija Roma. (Foto: Instagram / @lauraescanes).

A la mayoría de sus fans les han encantado estas estampas familiares, pero otros han criticado a la catalana por la vestimenta que lleva su hija en las fotografías. La niña aparece con una chaqueta con capucha y unos pantalones largos, mientras que Laura va con camiseta de tirantes y unos shorts. Esto ha provocado algunos comentarios que han tenido respuesta por parte de la también empresaria. “¡Qué abrigadita va Roma!”, le decía una usuaria de Instagram. “Los niños sienten el mismo frío que nosotros. Abrígala como a ti, no más”, le advertía otra.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Con toda la naturalidad la joven tuvo que dar explicaciones. “Se quejaba del viento en bicicleta (ella no pedaleaba y la que sudaba era yo, jeje)”, respondía. Tras ello, muchos de sus seguidores la han defendido y la han animado a que siga compartiendo más fotografías en familia. Sin embargo, parece que estas críticas le han afectado, ya que el 11 de agosto anunciaba en su cuenta de Twitter que estará un tiempo alejada de las redes sociales."Muchas cosas en muy poco tiempo y no puedo fingir que soy fuerte siempre. Os quiero", tuiteó.

Acostumbrada a lidiar con las críticas

Este último episodio podría haber colmado la paciencia de la influencer, que ha tenido que soportar infinidad de críticas por su forma de afrontar la maternidad desde que nació su hija el 2 de octubre de 2019.

En agosto 2020, cansada de esos comentarios negativos, lanzó un mensaje en Instagram que recibió multitud de aplausos y que se hizo viral. “Soy madre y me pongo vestidos cortos. Me hago fotos en bikini. Juego a 'Animal crossing'. Me opero el pecho. Me voy con mis amigas de cena. Tengo tiempo para leer. Me voy con mi pareja un fin de semana. Voy al cine. Voy de compras. Me maquillo. Escribo. Contesto a mis haters. Hago stories desde el sofá. Hago vídeos tontos. Me río... Vivo”, comenzaba su alegato. “También cambio pañales. Doy biberones. Acuesto a mi bebé. Duermo con mi bebé. Juego. Exploro la casa. El jardín. Le quito césped de la boca. Me baño con ella. Cocino para que decida no comer nada. Me desespero. Me sonríe. Se me pasa. Paseamos”.

Pero las críticas continuaron. En noviembre un usuario le afeaba en un vídeo que se dirigiera a su pequeña en catalán. “Habla a esta criatura en castellano”, le decía de malos modos. Laura entonces le quitó hierro al asunto aclarando que no le importan estos comentarios de odio.

Desde que hace unos meses comenzó a hacer directos en Twitch, le han reprochado en varias ocasiones que no se inmute cuando su hija se ponía a llorar y ha tenido también que dar explicaciones.

“Twitch también es parte de mi trabajo: yo dedico unas horas a crear contenido, horas en las que podría estar leyendo o viendo una peli. Y, aunque me lo paso muy bien y las dos horas de directo se me pasan volando, no deja de ser trabajo. Y siento mucho si te jode verme feliz haciéndolo. Yo trabajo desde casa, lo que es una suerte, porque he podido pasar mucho tiempo con Roma y sé que no todo el mundo tiene esta oportunidad”, comenzó diciendo. “Cada familia con su trabajo, con sus horarios y con su planteamiento de vida se organiza de la manera que consideren. Si yo estoy arriba en directo, obviamente la niña va a estar atendida. Si yo decido hacer directo un día que no esté Risto conmigo o que no haya nadie en casa, puedo elegir hacerlo mientras la niña duerme. Y al final cada familia se organiza como quiere”.

En abril de este 2021 una usuaria de Instagram le acusaba de “mala madre” por llevar a su hija a la guardería y no pasar mucho tiempo con la pequeña. “No estarás con ella nada porque supongo que dormirá pronto... Pobrecita”, le dijo, a lo que Laura no dudó en responder.

“¿Pobrecita? Creo que sus padres siempre van a pensar en lo mejor para la familia, así que agradezco tu preocupación, pero la ignoraré totalmente, ya que no formas parte ni de la vida de Roma ni de la mía. Preocúpate de criar y educar como tú consideres a tus hijos”, le contestó.

Un mes antes de ser criticada por cómo había vestido a la pequeña Roma, lanzaba otra importante reflexión sobre los comentarios negativos que recibe y la maternidad.

“Se juzga muchísimo más cuando eres madre que cuando no lo eres”, empezaba diciendo. “Es normal que no puedas gustar a todo el mundo y a mí no me genera problema pensar en ello”.

“Desde que nació Roma he pasado por muchos caminos diferentes como madre y mujer. Me he sentido agobiada por no saber si lo estaba haciendo bien, ha habido momentos en los que sentía que me había abandonado totalmente. Ahora estoy en un punto en el que me apetece comerme el mundo y hacer muchas cosas”, continuaba antes de dejar una valiosa conclusión.

Cada uno vive de la manera en la que considera que tiene que vivir. Yo he tomado las decisiones respecto a mi familia y a mi hija que he considerado que eran las mejores para nuestra situación. Porque no se repiten dos situaciones iguales”, concluyó.

Ya en enero de este 2021 anunció que publicaría menos fotografías en las redes por “salud mental”, explicando que estaba pasando por momentos difíciles. “La maternidad también es esto. Para qué engañarnos. Ánimo a todas las que me mandáis mensajes, no sois las únicas”, escribió en sus stories de Instagram junto a una imagen en la que aparecía llorando.

Veremos cuánto tiempo pasa ahora lejos de las redes tras su última polémica.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente