El cuerpo perfecto no existe

·3 min de lectura
Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

“No es el deseo de ser hermosa lo que está mal, sino la obligación de serlo”. Con esta cita que nos recuerda nuestra directora Benedetta Poletti en el número de mayo de la escritora Susan Sontag, podemos resumirlo todo, pero vamos a profundizar en ella.

Y es que, la aceptación y la diversidad, el destierro a cualquier juicio y la imperfección, como perfección, es el nuevo mantra. Hasta Emma Thompson (con dos Oscar, un Globo de Oro, un Emmy y más de 90 películas a sus espaldas), recordaba hace poco, en la última edición de la Berlinale, que “a las mujeres nos han lavado el cerebro toda la vida para que odiemos nuestros cuerpos”. A sus 62 años y con esta frase se hizo viral en redes y allí mismo, sus palabras arrancaron el aplauso de todos los asistentes.

Photo credit: BOO GEORGE
Photo credit: BOO GEORGE


El estereotipo de la perfección femenina, se acaba. Pero la presión social, no. Porque tal y como explicaba la actriz, aún seguimos sometidas a ella: “todo lo que nos rodea, nos recuerda lo imperfectas que somos”. Reconocía, además, con naturalidad lo que le ha costado su último desnudo. La incomodidad del cuerpo femenino: meter barriga, mirarse a un espejo y sentirse juzgada por una misma… pero el lema es claro, el mantra es claro: acéptate y deja de juzgarte.

Y para empezar, debemos hacer un juicio propio, una profunda reflexión, primero, en nosotros, los medios, para reenfocar la vida. Aceptando con pragmatismo y honradez que llegan nuevos tiempos, sin negar el pasado, con miradas nuevas. Porque todos aprendemos de esto.

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

(Portadas de ELLE en los años 1997 y 2000. Aprendemos de ellas y miramos al futuro con esperanza y optimismo)

Así es como hemos querido celebrarlo en nuestro número de mayo, con un recorrido por lo que han sido los especiales sobre el cuerpo, cómo han evolucionado las miradas -también las nuestras- y cómo hemos llegado a la tendencia del ‘body neutrality’, que anima a aceptar nuestro cuerpo y valorar sus capacidades. Tendencia abanderada por celebrities de la talla de Taylor Swift o la actriz Jameela Jamil, defensoras de buscar la alineación interior (y no la exterior).

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Los cánones de belleza de los últimos años han sido, rotundamente, cero inclusivos. Pero podemos sonreír al futuro porque una generación amplísima de mujeres fuertes plantan cara al body shaming. Porque el hecho de sentir vergüenza por no cumplir un físico 10, es una cosa absolutamente pasada.

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Se impone, así, el body positive, al que abrazamos con todas sus virtudes a través de las palabras de ganadoras tenaces como Simone Biles, la mejor gimnasta de la historia, también en nuestro especial de mayo: “Cambiar las reglas del juego requiere que vayamos todas a una. Tú sola no consigues nada”, dice en la interesantísima entrevista que te recomendamos no perderte.

Entrevista en la que pone el foco sobre la vulnerabilidad y la salud mental, las heridas emocionales y la terapia, por encima de cualquier exigencia física.

Pero no ha sido la única, porque le han acompañado personajes de la talla de Garbiñe Muguruza, Milena Smith o Kasia Kruss en cuatro portadas diferentes para defender la belleza de verdad, la que abandera el cuerpo sano, fuerte y diverso.

Suscriben su mensaje y sus palabras otras mujeres valientes que han hecho a través del mens sana in corpore sano su lema de vida, como Laura Pausini, Xuan Lan o la modelo Iza Izjerman. Y es que como nos cuenta el coach Toni Nadal, “la actitud puede modificar la aptitud”.

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Con Garbiñe Muguruza también llegan los mensajes de empoderamiento que destierran los clichés antiguos de género. Ella prefirió el atletismo al ballet y al respecto confiesa: “nunca he sentido que no pudiese hacer nada que me propusiese. Ya fuese ingeniera, deportista o bailarina. Será por cómo mi padres me educaron y la autonomía que me inculcaron”. Y esto último es lo importante en esa ruptura que marca la nueva era: las nuevas generaciones de hijos… y de padres.

De la misma hornada son los padres de Milena Smit: “Siempre me han dado mucha libertad. En esa época vivía con mi madre y mi hermana en la Torre de la Horadada, un pueblito alicantino, y me fui a Murcia con lo puesto para ganarme la vida. No podía vivir del cuento. Si quería ser independiente, debía sacarme yo solita las castañas del fuego.”

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.


And Still I Rise

“Y aún así, me levanto”. Es la frase, contundente cuanto menos, de la activista Maya Angelou que tiene tatuada Biles en la clavícula. Y con ella se abre esta conversación global que nos recuerda que cualquier cuerpo, cualquier mujer, es grande.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente