A 'Cuéntame' no le queda más remedio que volver, pese a quien pese

·6 min de lectura

Por Miguel Ángel Pizarro.- Cuéntame cómo pasó echó el cierre a su temporada número 22 el pasado jueves 16 de junio en plena polémica por las palabras de Imanol Arias y dudas sobre cuál será su futuro. Sin embargo, y como cada temporada, lo hizo por la puerta grande con un capítulo titulado Whiskyque estuvo centrado esencialmente en Antonio Alcántara, con quien la ficción hizo un auténtico ejercicio de memoria histórica.

El episodio dejó buen sabor de boca y ganas de más pero muchos frentes abiertos que necesitan cerrarse. Sin embargo, aunque todavía no se sepa nada del futuro de la serie (si volverá con una última temporada, si será algo breve, si no lo hará para nada), sobre todo después de que Imanol Arias pidiera que le ofrezcan “un final corto y bueno, o chao mercao” en sus declaraciones caldeadas contra RTVE, he de dar un golpe sobre la mesa y sentencia que a esta serie no le queda más remedio que volver, pese a quien le pese.

Cuéntame T22 (Felix Valiente, cortesía RTVE)
Cuéntame T22 (Felix Valiente, cortesía RTVE)

En cierta forma, el final de temporada podría haber servido como desenlace de la serie-si no hubieran dejado varios cabos sueltos, de lo que hablaré más tarde-, pues hace referencia al origen de todo, a cómo el clan Alcántara logró irse a vivir a Madrid y establecerse en la capital hasta llegar a vivir en San Genaro. Y allí destapan a un fantasma del pasado que ha estado atormentando al patriarca de la familia desde hace más de 40 años y que explican parte de su actitud a lo largo de estas 22 temporadas.

Aunque ahora a Cuéntamele cueste más ser el reflejo del pasado -los años 90 están entre las décadas más difíciles de ambientar-, esta vez lo ha logrado retrotrayendo la historia a los 50, una década difícil, la siguiente de la Posguerra, en plena época de terror del franquismo, así como también el decenio precedente al milagro económico de los 60, marcado por el hambre, la miseria y la pobreza. La seria ha sido muy inteligente al mostrar cómo la desesperación puede provocar que alguien saque su peor cara y eso es lo que ha hecho con Antonio, al que podemos ver traicionando a un amigo, al delatarle por ser ‘rojo’, para poder acceder a un puesto en otra imprenta, que será en la que irá ascendiendo, tal y como vimos en las primeras temporadas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Debido a que la serie comenzó a rodarse antes de las polémicas que le han venido rodeando en las últimas semanas, es evidente que Whisky no está pensado para ser el episodio que cierre definitivamente la ficción más longeva de la televisión española. Sin embargo, es especialmente interesante cómo hace un ejercicio de retrospectiva a la vez que busca expiar los pecados del cabeza de familia. Por un lado, todo el capítulo ha sido sobre cómo Antonio, tras ver a un vagabundo en la calle al inicio del episodio, comienza a recordar toda su vida desde que emigró a Madrid desde Sagrillas.

Aquí, podemos ver cómo solo una serie como Cuéntame podía hacer una vuelta al pasado así, pues pocas producciones pueden traer material de archivo propiopara recordar que ahora la ficción narra 1994, pero que comenzó narrando cómo era la España de 1968. Lo hace rompiendo la figura idealizada del padre, bajándolo del pedestal, lo que me hace recordar que, en Cuéntame, han sido muy expertos en tirar abajo los mitos. Es imposible no acordarme cuando Antonio le fue infiel a Merche en la decimoquinta temporada, momento en el que toda España sintió como si sus propios padres se divorciasen.

Con Whisky, la serie vuelve a romper el mito relacionado con Antonio, esta vez más profundo, yendo a sus orígenes, dejando expuesto cómo el sistema franquista fagocitaba el enfrentamiento fratricida entre la propia clase obrera. Por supuesto, eso lo convertiría en un final ideal para cerrar definitivamente la serie… si no fuera porque hay demasiadas tramas abiertas.El capítulo anterior dejó la incógnita de qué va a pasar con Oriol, ahora que se ha convertido en espía infiltrado para la policía; así como también qué sucederá con Santi y Melero, después del beso que el skinhead le dio al hijo mayor de Toni Alcántara. Sí, en el episodio se han hecho algunas referencias al destino de Melero y del librero fascista, pero no se han ofrecido detalles de cómo ha ido la operación policial, de cómo esto cambiará a Oriol para siempre.

Con lo cual, es evidente que Cuéntame pide una renovación a gritos. Realmente, los datos de la serie no han sido tan malos como se han publicitado. Sí, la vigésimo segunda temporada ha sido la menos vista, con una media de 1.211.526 espectadores y un 9,31% de share, pero ha superado la media propia de La 1 en los meses que se han emitido los episodios.

Con lo cual, sigue siendo un activo importante para el ente público. Ahora bien, cierto es que nada ayuda las polémicas declaraciones de Imanol Arias, quien en una entrevista al programa La Kapital de TeleBilbao, se quejó de cómo le estaba tratando TVE. “Esa es la televisión pública, por favor, no quiero volver. Que me liberen ya. Es insoportable estar en esa cadena. Yo espero no volver en mucho tiempo a nada público en este país”, dijo.

Aunque pidió perdón poco después en redes sociales, “Me pasé tres pueblos, se me fue la olla sinceramente y nada de lo que dije me representa totalmente. Me traicioné y traicioné a mucha gente con la que he trabajado duro y bien", aseguró; eso no ha impedido que la polémica continué. Primero fue la propia productora de la serie, Ganga Producciones, la que se desvinculó de las desacertadas palabras del actor, pero la controversia siguió después de que el sector de UGT dentro de RTVE pidiera, directamente, la cabeza del actor para que la serie siguiese en producción.

Dado que Cuéntameestá en la cuerda floja, pues, según informó Bluper, el ente público podría estar planenando cancelarla y cerrarla con una temporada corta o un telefilme, Imanol Arias no pudo estar más desatinado en sus palabras; especialmente porque la serie está buscando sobrevivir en la cadena y que no la cancelen. Y la productora tiene razón en esto, porque, pese a todo, Cuéntame se ha mostrado como una ficción que sabe reinventarse e innovar y eso lo ha hecho en cada nueva temporada desde que comenzase en septiembre de 2001.

A los Alcántara les queda mucho contar. O al menos darnos un final digno que cierre todos los frentes abiertos para una serie tan emblemática.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente