Se cuelan en la cabina del maquinista del metro y manipulan los mandos en plena marcha

El suburbano de la ciudades se convierte en muchas ocasiones en el escenario de historias inverosímiles, algunas de ellas ejemplares y bellas. Así, hemos podido ver a ciudadanos arriesgando sus vidas para salvar a personas que habían caído a las vías o a músicos emocionando a los viajeros con auténticos recitales.

Pero el metro también puede ser el escenario de historias terribles o de actitudes incívicas como peleas o ataques a sus usuarios. Pues bien, la última imagen de estas características nos llega desde el suburbano de Nueva york donde un grupo de jóvenes se han colado en la cabina del maquinista y han manipulado los mandos con el convoy en marcha.

Un grupo de jóvenes se cuela en la cabina de mando de un convoy del metro de Nueva York. (Crédito: Twitter/@MarkWil71029362)

Se trata de un vídeo grabado por un pasajero y difundido a través de las redes sociales en el que se puede observar hasta cuatro jóvenes en la cabina de mandos de uno de los trenes de la línea 7, al paso por un túnel cercano a la estación de Hunters Point Avenue.

Por suerte, se trataba del compartimento del maquinista situado en la parte trasera del tren y no del que lleva el control de la máquina en ese momento.

Uno de los jóvenes abre la puerta de acceso al exterior con el tren en marcha y hace sonar la bocina. (Crédito: Twitter/@MarkWil71029362)

Aún así, los chicos no dudan en manipular los mandos de la locomotora e, incluso, uno de ellos desbloquea con una herramienta la puerta que da acceso al exterior y la abre de par en par.

Posteriormente, el mismo joven, que lleva la cara cubierta con un pañuelo, se acerca a la consola del vagón y presiona un gran botón de color amarillo, que resulta ser la bocina del tren. El vídeo acaba con los jóvenes corriendo por un vagón vacío de pasajeros.

La policía de Nueva York está investigando los hechos y tratando de identificar a los autores que podrían recibir una sanción ejemplar.

Desde la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) aseguran que en ningún caso los jóvenes podrían haber tomado el control del tren porque estaba siendo operado desde la cabina delantera y, por este motivo, la integridad de los pasajeros no corrió ningún riesgo.

Más historias que te pueden interesar: