Los cuatro sitios con más gérmenes en aeropuertos y aviones

Taylor Pittman

Teniendo en cuenta los millones de personas que hay en los aeropuertos y en los aviones todos los días, quizá debas tener un pelín de cuidado con los gérmenes.

La mayoría de los gérmenes con los que nos cruzamos cada día no son peligrosos, a menos que tengas una deficiencia inmunitaria o una herida abierta. Las bacterias y los virus nos rodean y muchos de ellos son inofensivos. Pero cuando viajas, hay ciertos lugares a los que debes prestar atención —simplemente para estar seguro—, ya que mucha gente entra en contacto con ellos.

La edición estadounidense del HuffPost ha recopilado varios estudios y experimentos para ver los cuatro sitios con más gérmenes en aeropuertos y aviones a los que les convendría un buen lavado.

La bandeja desplegable

En 2015, la web de valoración de viajes Travel Math envió a un microbiólogo para recoger 26 muestras de diferentes superficies en cinco aeropuertos y cuatro aviones. La bandeja desplegable de la parte trasera de los asientos era la que más bacterias tenía, con 2.155 UFC (unidades formadoras de colonias) por metro cuadrado.

Como referencia, la cisterna del baño tiene 265 UFC por metro cuadrado. ¿Otro sitio que supere la cisterna? Los ventiladores de la parte superior, con 285 UFC por metro cuadrado.

El estudio del microbiólogo de Travel Math descubrió que las 26 muestras dieron negativo en coliformes fecales como la bacteria E. coli. Sin embargo, en una entrevista de 2017 con Time, el doctor Charles Gerba, profesor de Microbiología en la Universidad de Arizona, aseguró que algunas bandejas desplegables en aviones portaban el virus de resfriado, el norovirus y la bacteria SARM.

Botones de fuentes de agua

Travel Math descubrió que, en los aeropuertos, los botones de las fuentes de agua se llevaban el premio al sitio con más gérmenes, con 1.240 UFC por metro cuadrado, mientras que los cerrojos de los baños dieron un sorprendente 70 UFC por metro cuadrado. El equipo de Travel Math señala...

Sigue leyendo en El HuffPost