A Cuatro le sale el tiro por la culata con 'Los miedos de...' y habría un motivo claro

·4 min de lectura

A inicios de este mes de mayo, Cuatro arrancó las emisiones de un nuevo formato, Los miedos de…, que, como otros tantos espacios de la cadena, estaría protagonizado por famosos. En este caso, las celebridades se enfrentarían a alguna de sus fobias (las alturas, los espacios cerrados, lo que corresponda), y la cosa no empezó nada mal en temas de audiencias. Pero poco a poco el formato empezó a hundirse más y más, hasta queen la entrega de ayer saltaron todas las alarmas por los bajos datos. A Cuatro le ha salido el tiro por la culata con este programa de superar los miedos, y habría un motivo muy claro para ello. Y es el hartazgo de ver a ciertas personas una y otra vez en el universo de Mediaset, con cierta endogamia del mundo del corazón.

En su primera entrega, los protagonistas de la noche fueronAntonio Canales, Loles León y Fabiola Martínez, expareja de Bertín Osborne. El programa arrancó con 645.000 espectadores y una cuota del 5,6%, lo cual no estaba mal. No era un gran dato, como los que consigue First Dates, pero al menos superaba la media de la cadena. Pero a medida que avanzaban las semanas los datos cayeron más y más.

La entrega emitida este 30 de mayo ya demuestra que el formato no ha gustado, y dificulta una posible renovación. Y es que anotó un 2,9% de cuota de pantalla con 284.000 espectadores, lo que representa su mínimo histórico, y la única entrega que se queda por debajo de los 300.000 espectadores y del 3% de share. Los invitados, en esta ocasión, eran La Terremoto de Alcorcón, Carlos Sobera y Chelo García-Cortés, la colaboradora de Sálvame.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En el caso de Chelo, la periodista volvió a contar algunos aspectos duros de su vida, como el suicidio de su madre cuando tenía 11 años, una historia que ya ha narrado en otras ocasiones. Y ese ha sido quizá uno de los mayores problemas del formato, que ha tirado demasiado del programa Sálvame, de sus personajes y de tramas que ya hemos visto anteriormente por allí, y quizá eso es lo que no ha gustado más de la cuenta al público en sus casas.

Durante un tiempo, Mediaset apostilló eso de “la televisión transversal” para hablar de programas que podían saltar de cadena según el día, como los debates de Supervivientes o La isla de las tentaciones. A veces, incluso, empezaban a verse en Telecinco, y terminaban su emisión en Cuatro, según correspondiese. Esta estrategia servía para inflar los datos de Cuatro, que lleva unos años que no levanta cabeza en audiencias, pero la fórmula se agotó demasiado pronto.

El espectador de Cuatro tiene un perfil determinado, y el de Telecinco, otro. Y Los miedos de… casi podría haber funcionado mejor en Telecinco, porque por allí ha pasado Chelo García-Cortés y Lydia Lozano, Rosa Benito, Toñi Moreno, Cristina Tárrega… Gente muy arraigada a esa cadena, y que además conectan con el universo del corazón como pocos.

Quizá este formato habría sido una buena sección para Sábado Deluxe o un programa similar, pero en Cuatro parece un perro verde. Del mismo modo, dudo que el público de esta cadena sienta interés especial por ver a Elsa Anka superando su miedo a las alturas, pues hace mucho que no tiene un gran protagonismo en televisión, y también se tiró de Mario Vaquerizo, un showman al que ya hemos visto en MasterChef, en Tu cara me suena y otros tantos programas, y que puede causar una sensación de hartazgo.

Imagen promocional de los participantes de 'Los miedos de....' (MEDIASET)
Imagen promocional de los participantes de 'Los miedos de....' (MEDIASET)

Cuatro tiene que recuperar su esencia, ser esa cadena que antaño nos enamoró con programas como ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, Pekín Express, Callejeros.De aquella Cuatro primigenia, de hecho, queda Cuarto Milenio y poco más, y el único programa que le da alegrías en audiencias es First Dates, que casi cada jornada se alza como el espacio más visto de la cadena.

Vivir a rebufo de Telecinco y de sus personajes está visto y comprobado que no funciona. Tampoco le va demasiado bien como cementerio de elefantes al que van a morir los formatos que fallaron en su hermana mayor, como El Precio Justo, Mujeres y Hombres y Viceversa o Alta Tensión. Este último concurso, presentado por Christian Gálvez, ayer mismo cambiaba de franja de emisión, y ha pasado de superar un 6% de cuota a las 12:50, tal como se veía la pasada semana, a pinchar con un 2% al pasar a las 15:00 horas, horario en el que compite con los informativos de Telecinco y Antena 3.

El traspié de Los miedos de… debe servir como lección para Mediaset. Cuatro necesita contenidos propios, que no parezcan migajas de Sálvame o derivados, con buena calidad, y que aporten un poco de frescor a una parrilla que necesita una reinvención con urgencia.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente