Cuatro mandamientos para perder (bien) 4 kilos en dos semanas

·2 min de lectura
Photo credit: stockvisual - Getty Images
Photo credit: stockvisual - Getty Images

Haciendo pequeños cambios en 30 días conseguirás perder algo de peso, pero si te pones una meta más ambiciosa tendrás que tomar medidas de mayor impacto. Conseguir adelgazar cuatro kilos en dos semanas implica controlar muy bien la diferencia de calorías que ingieres con las que quemas. Si perder un kilo implica eliminar de tu dieta unas 7.200 calorías, para conseguir bajar 4 kilos hay que ser minucioso y pasa por cumplir a rajatabla -esta vez no hay peros- estos cuatro mandamientos.

Amarás el cardio por encima de todas las cosas

Si lo que buscas es adelgazar toma nota de los mejores ejercicios de cardio para perder peso: correr, nadar o saltar a la comba están en el 'top ten' de ejercicios quema grasa. Busca el que más te guste, prueba diferentes disciplinas hasta dar con la tuya, porque si haces algo que te aburre las posibilidades de que tires la toalla son muy altas.

No comerás ultraprocesados

Haz que desaparezcan de tu dieta cuanto antes. No solo la comida basura. Repasa tu despensa y apuesta por lo natural. No se trata de dejar de comer carbohidratos, si no de comer de todo, pero bien y de forma moderada. Puede que creas que estás comiendo sano y en realidad tu alimentación, basada en este tipo de productos, es un cúmulo de errores. Ojo con lo que bebes. El alcohol y las bebidas azucaradas pueden ser los responsables de que al subirte a la báscula no veas cambios.

Photo credit: Tetra Images - Jamie Grill - Getty Images
Photo credit: Tetra Images - Jamie Grill - Getty Images

Respetarás las cinco comidas

Importante no saltarte ninguna, si no quieres 'pecar' entre horas. No caigas en las redes del hambre, que puede aparecer de ocho formas diferentes. Resta los horarios, come siempre a las mismas horas. Cuando te sientes a la mesa busca aliados, como las vajillas que te ayudan a controlar las cantidades. Presta especial atención a las cenas: no las demores y que sean ligeras (ya sabes: desayuna como un rey y cena como un mendigo).

Escucharás la opinión de los expertos

No hagas locuras. Siempre que quieras perder peso debes consultar con un médico. Cada persona tiene unas necesidades, y lo que a tu vecina, amiga, prima, le funciona puede que a ti te esté boicoteando la dieta. Ser responsable con tu salud es el primer paso para comenzar a perder peso. Pero también deberías aliarte con un entrenador. Trabajar en el gimnasio sin conocimiento puede provocarte una lesión o que trabajes en vano. Pide ayuda, ponte unos objetivos ¡y a por ellos!