Cuatro indicadores clave para medir el cambio climático batieron récords en 2021

·4 min de lectura

El informe publicado por la Organización Meteorológica Mundial arrojó un balance desfavorable luego de detallar que las concentraciones de gases de efecto invernadero, la subida del nivel del mar, el contenido calorífico y acidificación de los océanos rompieron registros negativos el año pasado, una muestra del empeoramiento medioambiental incesante. También fijó al 2021 como uno de los siete años más cálidos. La ONU pidió reacciones rápidas, como dejar el consumo de combustibles fósiles.

Este miércoles la Organización Meteorológica Mundial (OMM) encendió las alarmas luego de publicar el informe con el registro de 2021. El mismo arrojó preocupación tras detallar que cuatro indicadores clave para medir el cambio climático superaron niveles récord. Estos son la concentración de gases de efecto invernadero, la subida del nivel del mar, el contenido calorífico de los océanos y su acidificación.

No obstante, como uno de los aspectos positivos, no fijó temperaturas récord gracias al efecto que tuvo el fenómeno de ‘la Niña’ en el Pacífico. Pese a esto, la media mundial estuvo 1,11 grados por encima de los niveles preindustriales y fue uno de los siete años más calurosos registrados.

Empero sí hubo récords regionales en América del Norte y Europa. El 9 de julio, en el Valle de la Muerte de California, se midieron 54,4°C; mientras que el 11 de agosto hubo 48,8°C en Sicilia. Además, en la región estadounidense padecieron el incendio Dixie, el más grande de la historia californiana, que consumió 3.900 kilómetros cuadrados.

El informe achaca responsabilidades a las “actividades humanas que están provocando cambios a escala planetaria en la tierra, el océano y la atmósfera”. “Entrañan repercusiones nocivas y duraderas para el desarrollo sostenible y los ecosistemas”, añade.

Máximas en nivel y temperatura del mar y concentración de gases en la atmósfera

En el periodo 2013-2021, el nivel medio del mar a escala mundial fijó una nueva máxima luego de subir un promedio de 4,5 milímetros anuales, doblando el ritmo de la etapa 1993-2002. Esto se debe a que se acrecentó la pérdida de masas de hielo. Además, el nivel de PH está en su índice más bajo en los últimos 26.000 años.

La temperatura del océano llegó a una nueva marca máxima, acentuando el calentamiento que viene padeciendo progresivamente en las últimas dos décadas. Los cuerpos de agua son los que soportan gran parte del peso del calentamiento y las emisiones, dado que absorben cerca del 90% del calor acumulado del planeta y el 23% del dióxido carbono.

Mientras, la atmósfera también se vio condicionada por niveles inéditos de dióxido de carbono y metano.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, expresó a través de un comunicado que “el clima está cambiando ante nuestros ojos”. “El calor atrapado por los gases de efecto invernadero inducidos por el hombre calentará el planeta durante muchas generaciones”, dijo.

El documento se publica días antes de la realización del Foro de Davos, en Suiza, donde personalidades políticas y económicas se juntarán a discutir los pasos a seguir para lograr los objetivos climáticos mundiales, entre otros asuntos.

La OMM también enumeró olas de calor extremas, incendios forestales, inundaciones y otros desastres vinculados con el clima en todo el mundo, y señaló más de 100.000 millones en daños.

La respuesta de Naciones Unidas

El secretario general de la ONU, António Guterres, reaccionó al informe publicado por la OMM y propuso cinco puntos, que se basan en el uso de las energías renovables a implementar para detener el cambio climático antes de que las consecuencias sean irreversibles.

Guterres instó a "acabar con la contaminación por combustibles fósiles y acelerar la transición a las energías renovables" y afirmó que "el tiempo se está acabando". En tanto que calificó el análisis de la OMM como "una triste letanía del fracaso de la humanidad" y aseveró que "el sistema energético mundial está roto".

El líder portugués instó a los gobiernos a revocar los subsidios a los combustibles fósiles, los cuales se elevan a un total de medio billón de dólares por año, tres veces más que los que reciben las energías naturales.

En segundo término, pidió ampliar el acceso a las cadenas de suministro y materias primas derivadas para las tecnologías renovables, las cuales por el momento solamente están en manos de países poderosos.

Dentro de la propuesta, Guterres hace hincapié en fomentar la transferencia de tecnología y el levantamiento de la propiedad intelectual en tecnologías renovables.

Por último, el jefe de la ONU quiere que los estados modifiquen sus políticas y promuevan las energías renovables a través de proyectos solares y eólicos acelerados. Manifestó la necesidad de triplicar las inversiones públicas y privadas en fuentes naturales, apuntando a –como mínimo– cuatro billones de dólares anuales.

Con EFE, Reuters y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente