Un extrabajador del restaurante de Isabel Pantoja denuncia las malas condiciones laborales que sufría

Cine 54
·4 min de lectura

Cuatro ha emitido un nuevo reportaje de En el punto de mira que se ha centrado en las herencias que dejaron el torero Francisco Rivera, Paquirri, y el futbolista Diego Armando Maradona las cuales han desatado auténticas guerras familiares. El programa ha aprovechado para abordar la faceta empresarial de la viuda del diestro, Isabel Pantoja, destapando todas las ilegalidades que obligaba a realizar a los trabajadores del restaurante La Cantora ubicado en la localidad malagueña de Fuengirola.

©Twitter (@cuatro)
©Twitter (@cuatro)

Aprovechando el escándalo en torno a la herencia de Paquirri, que ha hecho correr ríos de tinta, el programa En el punto de mira ha indagado en la faceta empresarial de Isabel Pantoja. Y para ello María Miñana ha entrevistado a José Andrés Ponferrada el camarero de La Cantora que declaró en el juicio del caso Malaya. Si echamos la vista atrás en el año 2001 la tonadillera inauguró en la ciudad de Fuengirola un restaurante con el nombre de la finca donde reside.

El excamarero del restaurante ha hecho una importante confesión en el programa de Cuatro ahora que ya no es válido el contrato de confidencialidad qué firmó con Isabel Pantoja para que no hiciera público nada de lo que viera o escuchara dentro del establecimiento. El protagonista ha indagado en por qué se fue al traste el sueño empresarial de la cantante de coplas. Pero primeramente ha recordado que el restaurante era “bastante grande y muy bonito por dentro”. Asimismo ha explicado que empezó a trabajar en la propiedad de Isabel Pantoja en el verano de 2002.

“Cuando yo empecé aquí a trabajar estaba Diego Gómez. Es relaciones públicas del casino Torrequebrada de Benalmádena, entonces ese señor probablemente entendía algo más de hostelería pero al final lo dejó”, ha comentado José Andrés Ponferrada dando a conocer quién se encargaba de la gestión del restaurante. Pero la expareja de Isabel Pantoja tuvo un problema con un trabajador que fue despedido automáticamente porque llamó a la tonadillera por su nombre.

Sobre este desconocido episodio el entrevistado ha contado que “estaba Chelo García-Cortés, Diego Gómez, Mayka Vergara y se sentaron a comer. Cuando tú vas a un restaurante siempre tienes el platito de pan a la izquierda. El camarero fue a ponerle el bollito de pan y ella tenía el codo justamente puesto en el platito. El camarero le pidió permiso y ella le echó una mirada y, justamente, cuando terminó el camarero de poner el pan en toda la mesa se levantó Diego Gómez, habló con el maître y le dijo que quién era ese señor para llamar a la señora Isabel, que de qué la conocía.

En este contexto, la reportera ha querido saber si pagaban bien en el restaurante. “Más bien mal porque casi todos los camareros que entraban se marchaban. Yo empecé cobrando 800 euros y me podía tirar trabajando 14 horas”, ha compartido José Andrés Ponferrada a la par que ha revelado que vio facturación falsa. “Me obligaron a hacerlo porque es que había noches que no entraba nadie”.

El extrabajador de la folclórica ha explicado que “si se habían hecho 70 euros en caja, en el libro tenía que constar que se habían hecho 4000 euros. Y todo eso lo tenía que facturar yo en el TPV”. Una facturación falsa, en la que el camarero se tenía que inventar lo que habían consumido los comensales, que presuntamente tuvo lugar entre los años 2003 y 2005.

Pero la denuncia no acaba aquí ya que José Andrés Ponferrada ha asegurado en el programa que “me hicieron firmar un contrato de confidencialidad veas lo que veas, oigas lo que oigas. Calladito”. Sin embargo fue precisamente por esa falta de comensales que el restaurante llegó a la quiebra.

El excamarero ha ido más lejos destapando que Isabel Pantoja acudía al restaurante con Julián Muñoz. Vamos, que jugaba a dos bandas por aquel entonces. “Por la mañana venía con Diego Gómez y por la noche, a última hora, venía con Julia Muñoz”. De igual manera ha añadido que en el establecimiento ha visto “maletines llenos de dinero. Los traía Julián Muñoz".

Finalmente el debut de Isabel Pantoja como empresaria resultó un fiasco ya que el restaurante cerró sus puertas en 2005 dejando deudas. De hecho, los tribunales obligaron a pagar 92.000 euros a la empresa que hizo la reforma del local.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@cuatro)