El alcalde de El Guijo confiesa arrepentido que también vacunó a su padre antes de tiempo

Cine 54
·5 min de lectura

En la última entrega de En el punto de mira el programa ha buscado a los vacunados por la jeta. El equipo del formato de Cuatro, liderado por Boro Barber, Verónica Dulanto, Mireia Llinares, Marta Losada y María Miñana, ha investigado a las personalidades que se han saltado todos los protocolos para ser los primeros en recibir la vacuna contra la COVID-19. Un reportaje que ha tenido un momento muy significativo cuando Jesús García, el alcalde de El Guijo (Córdoba), se ha mostrado arrepentido de haberse pinchado antes de tiempo.

©Twitter (@puntodemira_tv)
©Twitter (@puntodemira_tv)

En el punto de mira sigue ligado a la actualidad poniendo el foco en la pandemia del coronavirus y en la indignación que causa que algunas personas se salten el calendario de vacunación estipulado por el Ministerio de Sanidad donde queda muy claro que el primer grupo (el prioritario) son las personas mayores de las residencias de ancianos y los sanitarios.

En este contexto, en la última entrega el equipo de este programa de Cuatro, que ha logrado un 4,4% de cuota de pantalla (con 628.000 espectadores), ha ido detrás de los jetas de la vacuna, es decir, de aquellos que se han puesto la vacuna contra la COVID-19 cuando no les correspondía como alcaldes, concejales, funcionarios públicos, autoridades, miembros de la Administración y de la Justicia. En total hasta 700 personas se han saltado la lista del Plan de Vacunación, iniciado el pasado 27 de diciembre en España, y la mayoría de ellos no han dimitido. A pesar de que esa vacuna podría haber salvado a otra persona que forme parte de la población de riesgo.

Uno ellos es Jesús García, el alcalde de El Guijo que se puso una de las tres vacunas que sobraron en el pueblo una vez que ya se habían vacunado a todos los ancianos de la residencia de ancianos y a los sanitarios que allí trabajan. Según su propia versión, este cargo público no quería vacunarse pero cuando vio que sobraban viales (concretamente el de una sanitaria que no recibió el pinchazo porque se encuentra en periodo de lactancia), y que los profesionales de la salud le ofrecieron sumarse a la campaña de vacunación antes de tiempo, no se lo pensó dos veces.

“Me vacuné cuando me indicaron los sanitarios una vez que había finalizado la vacunación de residentes. Una vez finalizaron de vacunar primero a los residentes y a los trabajadores nos dicen los sanitarios que estaban en ese momento que sobran unas dosis. Me proponen a mí para que yo me vacune porque saben que yo estoy aquí semanalmente trabajando con los residentes, ha explicado primeramente.

“Yo realmente en ese momento no estoy de acuerdo con ellos pero me invitan a que lo haga también porque sería la única persona que está allí semanalmente y que no se vacuna. Entonces consideran ellos que me debo de vacunar”, ha continuado aunque María Miñana le ha puesto contra las cuerdas recordándole unas declaraciones que hizo en las que revelaba que no creía en la vacuna.

Asimismo la periodista le ha cuestionado al entrevistado si no se planteó ofrecer esa vacuna sobrante a una persona mayor, teniendo en cuenta que es un pueblo con una edad media elevada. “Eso es lo primero que yo hago con el equipo que hay allí. Cuando ellos me transmiten la situación me dicen que llame a algún vecino. Mi primer planteamiento es: ¿por qué no vacunamos a las personas en ayuda a domicilio o a alguno de esos usuarios de ayuda a domicilio?”, se ha justificado.

Pero en esta entrevista para En el punto de mira el también director de la residencia municipal ha explicado que el personal que atiende a domicilio a las personas mayores ya estaba contemplado en el segundo grupo de vacunación y, por tanto, su segunda opción fue ofrecerle la vacunación a la Guardia Civil. “Me dicen que ellos van por otro sitio, que lo agradecen pero que prefieren esperarse a que les den sus órdenes”.

Pero aquí no acaba la polémica ya que Jesús García también ha reconocido que aprovechó para vacunar a alguien de su familia, concretamente a su padre. Además el alcalde ha contado que no sabe si él se pondrá la segunda dosis: "Voy a esperar a que me digan qué es lo que debo de hacer”.

Eso sí, viendo el gran rechazo social que causó y sigue causando su forma de colarse en la lista, ha aprovechado su presencia en el programa de Cuatro para mostrar su arrepentimiento: Me arrepiento de haberme vacunado porque, al fin y al cabo, se podía haber utilizado esa dosis para otra persona. Si volviéramos atrás seguramente hubiéramos actuado de otra manera”.

Asimismo ha contado que ha pedido perdón a su pueblo: “Lo primero que hice antes de que saliera en los medios fue decirlo abiertamente. Todos mis compañeros me apoyan. La mayoría de los vecinos con los que he hablado me muestran su apoyo, con lo cual vamos a seguir adelante. Hay que reconocer los errores porque somos personas, no somos máquinas. Haremos cosas bien, haremos cosas mal, pero no podemos perder el tiempo en este tipo de cosas. Hay que dedicar el tiempo en prosperar”.

La declaración de este cargo público ha convencido a la reportera María Miñana, quizás consciente de que no todos los que se han vacunado muestran un arrepentimiento sincero: “Muchas gracias por esta entrevista y por dar la cara, que hay muchos que se han escondido”.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@puntodemira_tv)