El gesto que te ayudará a sentirte bien y pasar los días que nos quedan con mejor estado de ánimo

Mónica De Haro
·7 min de lectura

Los olores se pueden utilizar como herramienta para luchar contra el estrés y la ansiedad ayudando a mejorar el estado anímico

(Foto: Eva-Katalin / GETTY)
Una fragancia floral evocará recuerdos 'sanadores' y te trasladará momentáneamente a esos países soñados. (Foto: Eva-Katalin / GETTY)

Mucho se ha hablado de la importancia de mantener una rutina para este tiempo de incertidumbre y confinamiento y, en especial, de mantener ciertos rituales diarios que nos ayudarán a no deprimirnos y pasar el tiempo lo mejor posible.

Hemos escuchado que debemos ducharnos, quitarnos el pijama, maquillarnos y hasta ponernos la ropa con la que saldríamos a trabajar o hacer nuestras actividades fuera de casa. Pero poco se ha hablado de la importancia de perfumarnos.

Y es que mientras esperamos que la cuarentena pase, ponernos colonia o un perfume puede ayudarnos a relajarnos y a estar de buen humor. No es nuevo. Durante siglos, los aromas han sido utilizados para elevar los sentidos y por todo el efecto positivo que tienen en las emociones. Y ya sabemos que la autoestima mejora la sensación de bienestar.

Prestar atención a uno mismo no es ser egoísta

Es algo similar a lo que nos pasa cuando nos pintamos los labios o nos ponemos eyeliner, nos vemos mejor cara y eso nos sube el ánimo. Son acciones sencillas y de vital importancia para estos días. No se trata de ser frívolos sino de recurrir a todo lo que tenemos a nuestro alcance para sentirnos mejor. Igual que cuando nos tomamos una onza de chocolate o quedamos para unas cibercerves. Además, al proyectar una imagen feliz y positiva de nosotros mismos transmitiremos buen rollo a los demás.

“El perfume puede aumentar nuestro estado de bienestar, conectar nuestras emociones e incluso ser protagonista de un momento memorable especialmente feliz”, apuntan desde la Academia del Perfume.

(Foto: Getty)
Entre los beneficios más conocidos de los perfumes destacan la relajación, la felicidad, la alegría y la auto-confianza.  (Foto: Getty)

“En estas circunstancias conviene adoptar cualquier gesto que nos haga felices o simplemente nos resulte agradable, sin culpabilidad ni cortapisas. Si nos apetece recordar una fragancia que nos transporte a un lugar seguro o a nuestra infancia, hagámoslo”, explica Daniel Figuero, embajador internacional de fragancias Dior, psicólogo y autor de la novela Blanco Roto.

“Usar la misma fragancia que vestimos todos los días nos generará sensación de rutina y, por lo tanto, de tranquilidad: la mente se calma con los gestos familiares”, apunta Figuero, quien revela en la revista Vogue cuáles son los aromas más reconfortantes, como el de polvos de talco o bebé.

“Seguir usando nuestras fragancias favoritas durante la cuarentena puede ayudarnos más de lo que pensamos, secunda Marina García Gutierrez, fundadora y CEO de MAAR, la primera marca de perfumería natural, vegana y sostenible de España. Es una forma de auto-cuidarnos y mimarnos, que en estos días es aún más que necesario. Hay miles de aromas nuevos por descubrir y estando en casa puede ser un buen momento para encontrar el que mejor nos siente”.

“Ya sea para trabajar desde casa o para sentarnos a leer nuestro libro favorito en el sofá, perfumarnos nos ayudará a mantener la mente relajada, en ‘modo rutina diaria’, y evitará que nos angustiemos, al menos por un rato”, añade la experta. Es ahora cuando deberías mimarte más que nunca y no rendirte, aunque tengas todo el derecho del mundo a reivindicar la tristeza y a tomarte días de descanso mental.

La policía local ha repartido tulipanes y narcisos en seis hospitales madrileños para animar a sanitarios y pacientes y poder volver a disfrutar de los aromas de las flores.

Por qué contribuye a nuestro bienestar

La ciencia asocia los olores que percibimos con nuestro estado psicológico para provocar una serie de emociones concretas. Este proceso funciona por la propia neuroquímica del cerebro, desencadenada por los olores percibidos, también influencia los aspectos cognitivos como la percepción, identificación o asociaciones culturales. Y es que el olor puede ejercer una poderosa influencia en las reacciones emocionales de las personas, por lo que resulta de especial interés. La asociación es tan fuerte que algunos olores identifican países y ciudades (Francia-lavanda; Suiza-Chocolate o Sevilla-Azahar), lugares, personas e incluso religiones.

“Los olores pueden tener algunas conexiones con las emociones, ya que uno agradable te puede poner de buen humor todo el día. Es por esta razón que muchas veces se utilizan para ayudar a las personas a relajarse del estrés y la ansiedad”, señalan las conclusiones de un estudio difundido por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos sobre el uso de aromas y aceites esenciales.

Ese toque de perfume puede revertir los pensamientos distorsionados y gestionar las emociones que llegan en estos momentos de incertidumbre. Al percibir esas notas de color nos trasladamos a otro lugar, evocamos momentos felices, rescatando acontecimientos pasados y celebraciones. Además, ese efecto positivo es inmediato; cada pulsación nos inyecta dosis renovadas de energía y frescura que nos acerca al mundo exterior.

De alguna manera sentimos que nos reconciliamos con la naturaleza al transportarnos de repente a campos de lavanda o naranjos. “Olores como los que provienen del melocotón, la manzana, las fresas y las cerezas evocan momentos como el verano, los cuales están asociados con las vacaciones y con la alegría de esa estación. Todo un éxtasis de emociones positivas que, sin duda, ayudan a teletransportarse hasta lugares placenteros”, explican desde Loewe Perfumes.

“La naranja, el limón y otras notas hespérides son olores muy frescos que causan un efecto de goce casi de inmediato. Además, tienen una propiedad relajante que permite controlar la ansiedad, aumentando nuestro nivel de confianza”, añaden los expertos.

Tampoco pueden faltar las notas amaderadas como el cedro y el ámbar que dentro de un perfume pueden tener efectos reconfortantes, que evocan la naturaleza y lugares de paz y tranquilidad. Además, los aceites esenciales como la vainilla, el sándalo o la canela añaden una notas cálidas y misteriosa o de notas especiadas como la canela.

No reseca tu piel

Es importante tener en cuenta que aplicar fragancias no dañará la piel, que puede estar especialmente sensible por la falta de aire natural que recibe normalmente. Como la dosis que aplicamos es poca, la mantendremos protegida.

Cómo se aplica

Para aplicarnos la fragancia se recomienda que la piel esté previa y correctamente hidratada, ya que así su aroma durará por más tiempo.

Debemos aplicarla en los puntos de pulso, es decir, en el cuello (justo detrás de las orejas), en muñecas y parte interior de los codos. Con una pulsación de la fragancia en cada zona es suficiente.

Y sí, aunque pienses que no tiene nada que ver, si te hidratas tu olor perdurará más que si tienes la piel seca. Un truco es usar una loción con el mismo olor que el perfume.

Así prolongas tu efecto

Para conseguir que el aroma acompañe a lo largo del día, se recomienda aplicar la fragancia por la mañana y repetir el proceso pasadas entre 6 y 8 horas.

¿Aún no has encontrado tu fragancia?

Diversas investigaciones han comprobado que la sensación de un nuevo aroma despierta una gran actividad en el cerebro, que se pone en marcha para compararlo con los olores que ya conoce y asociarlo a un momento concreto.

Por lo tanto, descubrir aromas diferentes genera nuevas conexiones sinápticas en el cerebro, lo que nos mantiene activos y con la mente bien despierta. Por eso, no importa cómo te sientas, siempre habrá una fragancia ideal para ti. Estas son las que te recomiendan los perfumistas especializados en el tema de MAAR fragrances:

  • Si estás cansado: elige una fragancia floral, que te dará ese chute de energía que necesitas. Puedes probar con flores de naranjo.

  • Si estás nervioso/estresado: busca opciones elaboradas con aceite de sándalo, que es perfecto para la ansiedad y ayudará a que te relajes.

  • Si estás triste: te vendrán al pelo los aromas orientales y dulces, como la grosella negra, que te cargará de positivismo.

  • Si te cuesta conciliar el sueño: nada mejor que la lavanda o la mandarina, dos aromas tan relajantes que te ayudarán a dormirte y descansar como lo necesitas. también valdría una fragancia con aceite esencial de mandarina.

  • Si estás alegre: ponte la que quieras, tu fragancia favorita o esa que tienes guardado sin abrir hace meses. Sea cual sea la que elijas ¡seguro que aciertas!

Y recuerda, esto también vale para tu casa. Colocar velas aromáticas en las estancias principales puede ayudar a crear un ambiente más acogedor.

¿Estás de acuerdo en que las velas y fragancias ayudan al bienestar o consideras que son un capricho?

Más historias que pueden interesarte:

La regla a la hora de dormir que no debes romper en la cuarentena

Los ejercicios que, según los endocrinólogos, no puedes dejar de hacer durante la cuarentena

El poder oculto del abeto (negro) que aleja las superbacterias