Consejos para hacer sentir seguros a los niños durante la cuarentena

Los más pequeños de la casa están dando la talla. Llevan más tiempo que nadie encerrados en sus casas y no han salido para nada, ni siquiera a comprar el pan o tirar la basura con sus padres. El miedo ante la incertidumbre puede pasarles factura y ‘embrutecer’ su comportamiento. Así puedes hacerles más llevadero el confinamiento

Al alargar la cuarentena, la falta de actividad debido a las 'vacaciones' de Semana Santa, puede llegar a provocar una ligera disminución del estado de ánimo en los más pequeños. Por eso estos días hay que estar más pendiente de ellos. (Foto: Getty)

Con estas ideas que nos ha proporcionado la psicóloga Sonia Martínez, directora de los Centros Crece Bien, podrás ayudar a gestionar las emociones de los niños durante el período de cuarentena.

Enseña a tu hijo a identificar cuando se pone nervioso

  1.  Invítale a que se toque su corazón para ver si late rápido.

  2. Pídele que se ponga un dedo debajo de la nariz para ver si respira fuerte.

  3. Si está sentado, por ejemplo, leyendo o haciendo deberes, dile que se ponga las palmas de manos encima de los muslos para ver si están tranquilas o quieren moverse.

Con estos gestos se dará cuenta de las señales que le manda su propio cuerpo cuando está alterado y será consciente de ello. De este modo sabrá que tiene que intentar serenarse para no sufrir un ataque de nervios.

Los signos de alarma

Si tu hijo está estresado es probable que observes alteraciones en su conducta: cambios de humor, quejas y protestas, rabietas frecuentes, patrones del sueño irregulares, mojará la cama... “Algunos niños notan cambios fisiológicos como una sensación de inquietud interior, presión en el pecho, mareo o malestar en la tripa. Otros pueden experimentar dolor de estómago o de cabeza, mientras que algunos tienen problemas para concentrarse o terminar la tarea escolar. Los más mayores pueden mostrarse irritables y enfadados, mentir o desafiar la autoridad”, explica en el El País el doctor Jesús Paños, responsable de la Unidad de Psicología Clínica de la Infancia y la Adolescencia del Hospital San Rafael, en Madrid.

Ayúdale a rebajar la tensión

Preparar y crear -dentro de casa- espacios y momentos de tranquilidad servirá para tener un ‘refugio’ al que acudir cuando veamos que la situación se está descontrolando. Para ello es bueno sentarse con ellos y hablarles de las opciones que entre todos podéis aportar para mantener la calma y el equilibrio. ¿Cómo?

  1. Con pequeños rituales diarios que den tranquilidad: un cuento antes de dormir, estiramientos de yoga infantil, juegos de mesa...

  2. Un ‘rincón de la calma’ donde pueda ir a relajarse. Tenéis que buscar un sitio que le guste y tratar de que contenga cosas que le transmitan serenidad como mandalas para pintar, peluches, música,...

  3.  El juego del ‘robot-muñeco de trapo". Pídele que se imagine que es un robot y que se mueva como él durante unos minutos. Posteriormente le decimos que se ha convertido en un muñeco de trapo y que ha de moverse relajando el tronco, los brazos, las piernas...¡veréis que divertido!

¡Y a respirar! Aprender relajación o alguna técnica de respiración para niños serán muy útiles si la situación se alarga en el tiempo. La clave para que funcione es que la respiración sea calmada y lenta, sin esfuerzo. Encontrarás tutoriales en Internet y aplicaciones para móviles. Otra posibilidad son los baños con espuma, los masajes o los ejercicios de yoga.

"Hoy hago yo la cena, y así ayudo a Mamá". Dejar que los más pequeños de la casa asuman roles de mayores puede ayudarles a sentirse mejor consigo mismos al contribuir al bienestar familiar. (Foto: Getty)

Los padres (y mayores), un espejo donde se miran

Para Alberto Soler, psicólogo clínico y especializado en crianza. "Mantener la calma es lo importante. Hay que enfatizar en el tema del autocontrol para padres. Si a nosotros nos genera tensión la situación actual tenemos que pensar que a los niños más aún. Las manualidades están muy bien, pero es más importante la tranquilidad y el buen trato".

En este sentido, es bueno ponerles retos positivos con los que ayuden en casa y sientan que ayudan y ponen su granito de aren. Para que lo entienda, cuéntale las cosas quea ti te gustaría conseguir durante estas semanas que vamos a estar en casa...  "En estos días me leo un libro seguro, ordeno la cocina o ayudo a tu hermano pequeño con la lectura”, apunta la psicóloga Raquel Huéscar, quien además señala que debemos reforzar los mensajes optimistas:De esta saldremos, y con algo más de lo que partimos”.

“Hay que intentar evitar los comentarios exagerados y catastrofistas delante de ellos. Somos el modelo en el que se fijan nuestros hijos para poder procesar e interpretar lo que está ocurriendo a su alrededor, y por eso hay que vigilar cómo hablamos sobre estos problemas, porque si no, reconocerán la ansiedad de los padres y comenzarán a estresarse”, advierte el Dr. Paños.

“Cuando un avión se mueve mucho lo que verdaderamente asusta es sentir que la azafata está nerviosa. Pues los niños nos miran a nosotros y cómo lo estamos llevando, somos su figura de seguridad", explica Huéscar.

Por eso, este es el momento ideal para trabajar un poco las relaciones personales, que con el ritmo frenético del día a día teníamos apartadas, y aprovechar para fortalecer los vínculos familiares al “conversar, pensar con calma, mirarnos, sentirnos… Recuperar todo aquello de lo que intentamos huir en nuestra vida rápida y poco consciente", añade la psicóloga.

La escritura es una de las técnicas más útiles para sobrellevar la cuarentena. Enséñales a plasmar sus emociones con dibujos, símbolos o frases cortas. También se aconseja hacer un pequeño resumen a modo de diario y jugar a grabarlo con el móvil, contando anécdotas divertidas y las actividades realizadas, para poder contárselo a lod que no ven, pero que saben que están, como los abuelos o primos. (Foto: Getty)

No te pases con los estímulos

"Hay un bombardeo de cosas para hacer con los niños y entretenerlos. Realmente los niños necesitan menos actividades educativas y más padres, tranquilos, amorosos y afectuosos que sean capaces de mantener la calma en esa situación tan complicada", sostiene Soler.

En cuanto a las pantallas, estar en cuarentena no implica romper con las normas anteriores. Mucho cuidado porque podrías estar perjudicando tu salud y sentando un mal precedente. Te necesita más a ti, ¿recuerdas? Sentir tu aliento (trata de enviarle entre 3 y 5 mensajes positivos al día) y el contacto físico le harán mucho bien.

En definitiva, para dar confianza e independencia a tus hijos durante la cuarentena debes repartir tareas, motivarles a leer y cocinar, jugar con ellos (a la silla vacía, a las palabras encadenadas, a enlazar frases para inventar historias... ), poner música, hacer meditación en familia, pero sobre todo, debes explicarle lo que ocurre y llevar a la práctica la ‘escucha activa’.

¿Qué método te funciona a ti para calmar una rabieta infantil o una salida de tono de un adolescente?

Más historias que pueden interesarte:

¿Cuánto tiempo pueden pasar los niños pequeños frente a las pantallas?

¿Haces esto con tu bebé?

Deja ya de darle antibióticos a tu bebé, le estás poniendo en peligro

Para esto (sí) conviene que tu hijo tenga RRSS