Cuanto más romántica sea tu cita peor comerás

Cenar a la luz de las velas hace que pidas comida más grasa y con calorías extra

image

Un ambiente íntimo hace que nos despistemos; cuando os traigan la carta olvidaros del resto e intentad elegir una opción equilibrada en alimentos y porciones. (Foto: Getty Images)

Si has decidido aprovechar las vacaciones para dedicarte, en cuerpo y alma, a tu pareja, ¡bien por ti! A menudo solemos dejarla a un lado debido a la rutina, las obligaciones laborales y el estrés cotidiano.

Entiendo que quieras compensarle por no haber podido dedicarle más tiempo pero si quieres mantener ese tipín que tanto te ha costado conseguir, déjate de cenas románticas a la luz de las velas.

Este tipo de ‘moñadas’ te van a hacer engordar a marchas forzadas y volverás a casa con unos cuantos kilos de más tras las vacaciones, sumados a una ‘depre’ considerable.

No es que quiera estropearte la diversión ni cargarme el romanticismo de un plumazo, sino que según asegura un estudio publicado en el Journal of Marketing Research, comer en penumbra nos induce a tomar alimentos menos sanos e ingerir más calorías que quienes comen en espacios bien iluminados.

Y eso no es todo, además elegimos comida más grasienta como fritos y carnes rojas, y no nos privamos del dulces y los postres consistentes. ¿A qué se debe? ¿Qué hay en el ambiente que nos hace elegir peor y comer más de lo que realmente nos apetece? ¿Por qué nos dejamos llevar por la gula?

image

Al parecer, la iluminación tiene un papel muy importante en el proceso de la toma de decisiones de los inocentes e incautos comensales. Los resultados del estudio sugieren que las luces tenues generan patrones para bajar la guardia y tomar decisiones impulsivas.

“Cuanto estamos en salas bien iluminadas es como si estuvieramos alerta (parece que todo se ve y se nota, cualquier despiste o un mal gesto puede arruinar el momento). Y esto nos hace tomar decisiones más saludables, con visión de futuro", explica Dipayan Biswas, uno de los autores.

Esto es: a luces brillantes, opciones más.saludables.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación analizó los pedidos de 160 clientes situados en cuatro establecimientos diferentes de la misma cadena de restaurantes.

Los resultados demostraron que aquellos que comieron ‘con luz’ se decantaron por alimentos más sanos como verduras, pescados al horno y carnes asadas o a la plancha.

Por el contrario, según los registros de ventas, los comensales que cenaron en lugares con una iluminación tenue ingirieron un 40 por ciento más de calorías.

image

“¿Qué vas a pedir tú?” Un quebradero de cabeza para muchos que puede convertirse en un momento tenso y decisivo en una cita, ya que da muchas pistas sobre la forma de ser del otro. (Foto: Getty Images)

Más específicamente, los autores concluyeron que quienes comen o cenan en restaurantes bien iluminados tienen entre un 16 y un 24 por ciento más probabilidades de ordenar comida saludable que aquellos que lo hacen en lugares con interiores más oscuros.

Otros cuatro estudios de laboratorio adicionales que implicaban a 700 estudiantes en edad universitaria corroboraron dichos resultados.

Por otro lado, es cierto que la iluminación se utiliza para crear ambiente y mejorar la experiencia gastronómica. Por eso la mayoría de los restaurantes tienen luces suaves y indirectas, ¿esto es malo? Pues no siempre.

Pese a que un ambiente en penumbra nos incita a consumir alimentos poco saludables, algunos expertos señalan que, en realidad, solemos comer menos y más despacio, porque queremos disfrutar más de la comida y sacarle partido a la cita.

Entonces, ¿qué podemos hacer para pedir mejor? Los autores de la investigación afirman que no debemos bajar la guardia. Esta sería la mejor manera de evitar comer en exceso cuando tenemos una cita romántica.

image

Si renuncias a comer lo que te gusta o a pedirte un suculento postre por el ‘qué dirá’, tu relación está abocada al fracaso. (Foto: Getty Images)

Por si la voluntad nos falla, hay un par de trucos interesantes. Los investigadores advirtieron (en estudios de seguimiento) que la cafeína nos ayuda a escapar del embrujo de los restaurantes demasiado románticos manteniendo el estado de alerta de los comensales. Así que, antes de pedir el postre, ¡tómate un café!

Otra solución muy in es mandarnos un aviso a nosotros mismos para no despistarnos demasiado a la hora de pedir. Programa una alarma en tu móvil con algún mensaje explícito del tipo: “Elige un plato equilibrado, mañana te alegrarás”… o cualquier otra cosa que se te haga recapacitar en un momento de debilidad. De este modo, concluyen los expertos, incluso los comensales que estaban cenando en habitaciones con poca luz tendrían las mismas probabilidades que el resto de hacer una elección saludable.

También te puede interesar:

¡Atención chocolate-adictos! Tomar este dulce para desayunar puede ayudarte a perder peso

Energéticos, ligeros, reconfortantes… Elige tu ‘smoothie’ y cuídate cada día

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente