Cuando rotonda es sinónimo de sinsentido

El sentido de las rotondas es el hacer fluir las incorporaciones a distintas vías en las intersecciones. Que todo vaya rodado, valga el chiste fácil, y se reduzca al mínimo el riesgo que siempre hay en una incorporación. No todo el mundo las ‘coge’ correctamente, pero su razón de ser es esa. Al menos, en teoría, porque por lo que se está viendo estos días en redes sociales en algunos casos su existencia no tiene sentido alguno. Y es que algunas parecen un jeroglífico de difícil lectura.

Rotondas que no llevan a ningún lado o no conectan con otras vías. (Foto: Getty Images)

La caja de los truenos la abrió el tuitero Rorin (@roritv) cuando decidió publicar hace un par de días una imagen a vista de pájaro de una glorieta que conoce muy bien por estar cerca de donde vive. “¿Os he enseñado alguna vez la rotonda de un polígono de mi ciudad que tiene solo una entrada y una salida?”, decía en su tuit. Con él, la foto de la glorieta en cuestión.

Conocedor de cómo funciona Twitter y de lo que podía llegar tras su pregunta, él mismo se respondió poco después a la que probablemente se haría algún internauta. “Y diréis, pero Rorin, eso está para hacer un cambio de sentido. Bueno, eso pensaba yo hasta que me he dado cuenta de que tiene la rotonda del intercambiado de la nacional a menos de 50 metros”, responde antes de que le pregunten.

La cuestión es que la glorieta de Rorin ha tenido tanto éxito que otros tuiteros han decidido sumarse al sinsentido de otras vistas en sus ciudades o conocidas ya sea de oídas o porque pasaron por allí. El resultado generado ha sido un hilo de rotondas sin sentido hasta el punto de que algunas podrían parecer hasta irreales.

Pero no, ahí están las pruebas gráficas de que existen. Puede que algunas solo sean el vestigio de un proyecto mayor que nunca llegó a terminarse o ¿un fallo de diseño?. Pero al final la existencia de todas conduce a la misma pregunta ¿por qué?

De esta última, bajo estas líneas, se han hecho eco en La Voz de Asturias, donde se preguntan si es “la más inútil” de la comunidad. Explican sobre ella que se encuentra en el polígono industrial de Reicastro, en Ujo, y que responde a un proyecto de urbanización no culminado que no explica, añaden, de ninguna manera por qué se hizo una glorieta que “no conecta con ninguna parte y solo permite un giro de 90 grados para llegar a unas plazas de aparcamiento”.