Cuando la tragedia cambió la vida de Joaquin Phoenix

Joaquin Phoenix tenía 19 años cuando su vida dio un vuelco trágico. El más trágico de todos. Su hermano River se desplomaba afuera de un club nocturno con convulsiones. Mientras su hermana Rain intentaba mantenerlo con vida a través de respiración boca a boca, Joaquin llamaba a los servicios de emergencias pidiendo ayuda. “Por favor, vengan [...] Creo que ha tomado Valium o algo así. No lo sé. ¡Por favor! ¡Se está muriendo! ¡Por favor, vengan!” es la súplica que repite el actor entre lágrimas y desesperación, como se oye en la llamada más tarde filtrada a la prensa.

Copyright: © 2019 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved. TM & © DC Comics

River era una de las jóvenes promesas de Hollywood que había alcanzado el status de ídolo adolescente gracias a una filmografía que incluía éxitos como Cuenta conmigo (1986) o La costa de los mosquitos (1986), así como su papel del joven Indy en Indiana Jones y la última cruzada (1989) y Mi Idaho privado (1991). Pero en la noche de Halloween de 1993 moría por intoxicación cuando tenía tan solo 23 años afuera del Viper Room, un club nocturno de moda en Sunset Boulevard que por entonces era propiedad de Johnny Depp. Fue tres días después del cumpleaños diecinueve de Joaquin.

Existen diferentes versiones de lo sucedido aquella noche. River tenía previsto compartir escenario con P, una banda que contaba con su amigo Flea, el bajista de los Red Hot Chili Peppers. La novia del actor, Samantha Mathis, su madre y su amigo Bob Forrest son algunas de las personas que escribieron artículos y biografías sobre lo sucedido. Mientras Heart, la madre de los Phoenix, aseguró en una carta publicada en Los Angeles Times el 24 de noviembre de aquel año que su hijo no era adicto a las drogas y que se encontraba como pez fuera del agua, dejándose llevar por la efusividad de Hollywood cuando acababa de regresar de un rodaje en Utah cuando sucedió la tragedia. Mientras, Forrest aseguró en su libro que ambos consumían grandes cantidades de crack, cocaína y heroína. Dos semanas después, la autopsia revelaba que contaba con “altas concentraciones de morfina y cocaína en la sangre, y otras sustancias en menores cantidades”, desencadenando “una intoxicación por drogas múltiple severa”.

Aquel momento marcó un antes y un después en la vida de Joaquin, tanto personal como profesional, y en su manera en cómo conecta con la prensa. La tragedia dio pie a las especulaciones, los paparazis y el interés mediático, y toda la familia se alejó de Hollywood. Joaquin , que llevaba actuando en series desde los 8 años, dejó su carrera a un lado.

Así como la familia había abandonado Venezuela en 1977 cuando formaban parte de la comunidad de los Hijos de Dios, se marcharon de nuevo a Costa Rica. Los padres de Phoenix vivieron con sus hijos dentro de dicha secta hasta que recibieron una carta que anunciaba la nueva “táctica” del grupo de utilizar el sexo para atraer seguidores. “A la mierda con eso, nos vamos de aquí” dijeron sus padres, según recordó Joaquin a Vanity Fair. Tras llegar a Florida, la familia se hizo conocida en el ámbito local a través de concursos de talentos en donde River y Rain cantaban y bailaban, y poco después se instalaban en Los Angeles.

En 1986, River saltó al estrellato gracias al drama de Rob Reiner Cuenta conmigo, mientras Joaquin -por entonces conocido como Leaf Phoenix- hacía sus pinitos en series y películas. River apuntaba a convertirse en una de las estrellas más importantes de su generación, tanto que Joaquin era conocido como “el hermano de...” en Hollywood. La madre de ambos temía a los excesos del negocio y una vez que sus hijos comenzaron a tener trabajo en la industria, se mudaron a Florida para tener una vida familiar alejada de la profesión que les llamaba desde la costa oeste. Sin embargo, tras la tragedia, todos se marcharon al rancho que el padre había adquirido en Costa Rica unos años atrás.

Se alejaron del ojo público y la prensa, de los dimes y diretes de la industria que rellenaron tabloides durante meses con la triste muerte de River. Y pasarían tres años hasta que Joaquin probara con volver a plantarse delante de una cámara. Abandonó su rincón seguro junto a su madre para asistir al casting de Todo por un sueño (1995) para Gus Van Sant en Nueva York. Joaquin obtuvo el papel de inmediato, compartiendo escenas con Nicole Kidman en el primer papel adulto de su carrera. Así comenzó su camino en solitario en la industria, acechado por la sombra del adiós a su hermano que el propio negocio se empeñaba en recordarle a través de comparaciones y preguntas en entrevistas que pretendían hacerle hablar de la tragedia.

Pasarían varios años hasta que Hollywood dejara de conocerlo como “el hermano de...”. Primero fue con Gladiator (2000), aunque el reconocimiento individual llegaría en 2005, doce años después de la muerte de su hermano, cuando se metió en la piel de Johnny Cash en el biopic En la cuerda floja. Desde entonces su talento no ha dejado de sorprendernos, dejándose llevar por completo por los rincones más extremos de sus personajes. Hasta el momento suma tres nominaciones a los Oscar y ahora, con Joker, va a por la cuarta.

Joaquin alcanzó el reconocimiento labrándose su camino a través del trabajo, alejándose de las controversias y sin alimentar el apetito por las revelaciones personales. Quizás por las enseñanzas de su madre que supo alejarlo del ojo público cuando fue necesario o por sus experiencias lidiando con la mirada del mundo en el momento más difícil de su vida, ha mantenido una vida alejada de las polémicas, mientras se presta a dar muy pocas entrevistas. Y así, manteniendo un muro entre su persona y el personaje público, es uno de los actores más interesantes de su generación, experimentando un éxito que el propio River le auguró en vida.Cuando tenía 15 o 16 años, mi hermano River llegó del trabajo con una copia en VHS de Toro Salvaje. Me hizo que me sentara y que la viera. Y la mañana siguiente me despertó y me hizo verla de nuevo” recordó en un discurso en el reciente Festival de Cine de Toronto. “Me dijo: ‘vas a empezar a actuar de nuevo. Esto es lo que vas a hacer’. No me preguntó, me lo dijo. Y por eso estoy en deuda con él porque la actuación me ha dado una vida increíble”.

Pocas veces ha hablado de River en público, pero cuando lo hace, sus palabras cambian. Solo hay que verlo en el discurso en TIFF para comprobar cómo sonríe al contar la anécdota. Lo puedes ver en el minuto 5:30:

O cómo añade detalles con orgullo, por ejemplo cuando le contó la misma historia a Vanity Fair, añadiendo que estaban en la cocina de su casa en Florida cuando River le dijo: “Vas a ser actor y serás más conocido que yo”.

“No sé por qué lo dijo o qué sabía por entonces. Llevaba tiempo sin actuar. Pero lo dijo con tanto peso, con tal conococimiento que parecía absurdo por entonces, pero ahora, claro, echando la vista atrás, pienso ‘¿cómo mierda lo supo?’” sentenció.

Para seguir leyendo:

Crítica de 'Joker': bienvenidos al show de Joaquin Phoenix

El final del Joker tiene más de una explicación

Visitar las escaleras del Joker, la nueva moda entre turistas